Martes 10/12/2019.

| Política

Política

GIBRALTAR. LA GUERRA DE LAS MALVINAS IMPIDIÓ SOLUCIONAR EL PROBLEMA DEL PEÑÓN

- Según el diplomático José Cuenca. El diplomático José Cuenca, autor del libro ‘De Suárez a Gorbachov’, asegura que la Guerra de las Malvinas (1982) impidió alcanzar un acuerdo satisfactorio entre España y el Reino Unido sobre la cuestión de Gibraltar.
Así se pronunció Cuenca, en declaraciones a Servimedia, para quien “la invasión de las Malvinas impidió suscribir un documento que ponía en marcha la dinámica para solucionar el problema de Gibraltar”.
En ese sentido, el diplomático recordó que durante la Transición se produjeron dos momentos relevantes sobre la entente del Peñón. El primero de ellos fue la Declaración de Lisboa (abril de 1980) que “supuso un paso al frente al establecer que ambas partes estaban decididas a negociar sobre todos los aspectos del problema”.
Si bien es cierto que no se incluyó expresamente la palabra “soberanía”, los británicos, liderados por Lord Carrington (secretario de Relaciones Exteriores británico entre 1979 y 1982), se comprometieron a que si había una interpelación en la Cámara de los Comunes incluyendo el tema de la soberanía, la apoyarían. “Cumplió su palabra”, aseveró.
El segundo de los aspectos relevantes es la declaración no nata de Sintra (abril de 1982) en la que se acordó desarrollar un documento fundamental para empezar a poner en marcha u”na dinámica irreversible para resolver la entente”.
La reunión, programada para el día 3 de abril, se canceló porque un día antes se produjo la invansión de Las Malvinas. “El problema quedó congelado mucho tiempo. En política internacional hay que tener suerte, y ahí tuvimos mala suerte”, aseguró.
FIGURAS DE LA TRANSICIÓN
Cuenca, que reconoció que “las formas de hacer diplomacia han cambiado mucho”, reivindicó como uno de los “momentos más felices de la Transición” la incorporación de España a la comunidad internacional, ya que “hay que tener de dónde se venía para ponderar lo que se consiguió”.
Por esa razón, el diplomático recordó que Adolfo Suárez lo hizo “extraordinariamente bien” en la escena internacional. El primer presidente de la democracia se planteó como cuatro objetivos fundamentales de España en política diplomática presentar ante el mundo la nueva España democrática, formalizar relaciones diplomáticas con países con los que no existían, como la URSS o los pertenecientes al Pacto de Varsovia; una apuesta decidida y firme por los derechos humanos y dar el banderazo de salida para integrar a España en las Comunidades Europeas.
De hecho, la primera decisión del Consejo de Ministros, tras su victoria en las elecciones de 1977, fue decretar el inicio de las negociaciones para incorporar a España en las comunidades europeas, lo que provocó que Suárez viajara por todas las capitales comunitarias para convencer a sus autoridades de la necesidad de que España formara parte de la Comunidad Económica Europea (CEE).
El hecho de que el presidente de EEUU de la época, Jimmy Carter, recibiera a Suárez para tratar el conflicto en Oriente Próximo, y el establecimiento de relaciones con la URSS, demuestran, según Cuenca, que “España despertaba el interés de todo el mundo”.
De Calvo Sotelo, el diplomático lamentó que nadie le recuerde como la presidente que sacó a España del “aislamiento de 150 años y que nos ancló en las instituciones internacionales”, ya que empezó las negociaciones para entrar en las comunidades europeas y consumó la negociación para entrar en la Alianza Atlántica. “Ese fue su gran éxito y ese fue su gran mérito”.
HOMBRE DE ESTADO
Cuenca consideró que el cambio de posición de Felipe González respecto de la pertenencia de España a la OTAN se debió a que “conoció desde dentro la realidad del poder”, ya que “no es lo mismo estar en la oposición que ejercer la responsabilidad de dirigir un país”. Cuando el expresidente socialista “se dio cuenta de la importancia que significaba para España estar dentro de la OTAN, mantuvo el referéndum porque se había comprometido a hacerlo, pero no lo hizo para salir de la Alianza sino para permanecer en ella. Eso es lo que hizo y lo hizo bien”.
Por último, respecto a Rusia, país que el diplomático conoce perfectamente debido a que fue embajador de España en ese país, Cuenca recordó que “Gorbachov quiso convertir el terrible sistema staliniano en un sistema de socialismo democrático”, tomando como modelo la Transición española, a pesar de que González le advirtió de que “las realidades políticas, económicas, sociológicas, históricas son enteramente diferentes” entre ambos países.
Una vez que el líder soviético abandonó sus responsabilidades, siempre recordó los “prudentes consejos que no se atrevió a seguir, reconociendo que se equivocó”.
Por último, el diplomático evocó que el rey Juan Carlos I jugó un “papel fundamental” durante la Transición, ya que presentó a España ante el mundo como un país moderno, dinámico, sólido, que se abría a la comunidad internacional”.

Seguir a teinteresa en...

KIT BUENOS DÍAS (El mejor resumen de prensa en tu mail)

Recibir noticias

Kit Buenos Días

Diciembre 2019
Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
2 3 4 5 6 7 8
9 10 11 12 13 14 15
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31