Miércoles 21/02/2018.

| Política

Política

Cataluña tendría una "crisis extraordinaria" que "golpearía todo su tejido productivo" con una independencia unilateral

La deuda sería del 120% del PIB, llevaría a una crisis fiscal a muy corto plazo y los bancos catalanes no podrían recurrir al BCE Advierten de que no hay demostración "empírica" que haga predecir un "cambio revolucionario" en el "talento" de las nuevas instituciones
    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:
  • Deja tu comentario

La deuda sería del 120% del PIB, llevaría a una crisis fiscal a muy corto plazo y los bancos catalanes no podrían recurrir al BCE

Advierten de que no hay demostración "empírica" que haga predecir un "cambio revolucionario" en el "talento" de las nuevas instituciones

Una declaración unilateral de independencia de Cataluña abocaría al nuevo Estado a una "crisis extraordinaria que golpearía todo el tejido productivo" con un "efecto económico incuantificable". Esta es una de las conclusiones de un informe realizado por la consultora Llorente y Cuenca, en colaboración con el Servicio de Estudios de Solchaga Recio & Asociados.

El citado informe contempla tres posibles supuestos para una independencia de Cataluña, pero ninguno de ellos estaría exento de costes, también para España. En cualquier caso, advierte a quienes basan sus esperanzas independentistas en una mejor gestión con el autogobierno pleno, de que no hay una "contrastación empírica" de que vaya a haber un "cambio revolucionario en el talento" del entorno institucional de una Cataluña independiente y añade que "el comportamiento de las autoridades autonómicas "tampoco" lo predice.

Esta Nota Técnica, recogida por Europa Press, expone lo que podría ocurrir en el caso de: una independencia unilateral, que dejara a Cataluña fuera de la UE; en la hipótesis de que la secesión fuera pactada y en el supuesto de que se produjera un conflicto diplomático cuya solución alternativa pasar por una mediación de alguna institución europea, pero con los dos territorios dentro de la Unión.

Para el primero de los supuestos, que considera el más probable "a la vista de la regulación internacional", es decir, el de una Cataluña independiente fuera de la UE, concluye que ésta "se vería abocada a una crisis extraordinaria que golpearía todo el tejido productivo del nuevo país con un efecto económico incuantificable".

ECONOMIA "ENCLAUSTRADA" EN UN PEQUEÑO MERCADO LOCAL

Esta decisión supondría para Cataluña quedarse fuera del Mercado Unico, con efectos "muy negativos" sobre las exportaciones catalanas. "No sólo sufrirían las ventas al resto de España sino al conjunto de la Unión, dejando a la economía catalana enclaustrada en el corto plazo en un pequeño mercado local".

La situación se agravaría si el cierre de la frontera lleva parejada una guerra comercial por parte de Cataluña contra las importaciones provenientes de Europa o, al menos, del resto de España. "El efecto negativo sobre la renta catalana será aún mayor", precisa el texto.

La primera consecuencia de esta salida del Mercado Unico sería un retraimiento de la inversión empresarial ante la reducción del tamaño del mercado, con incidencia negativa en el comportamiento del PIB.

En este escenario, los analistas consideran que, aunque la independencia pondría fin a las transferencias fiscales al resto de España, "los costes económicos de la segregación de Cataluña del mercado europeo serían extraordinarios".

LOS BANCOS CATALANES NO TENDRIAN FINANCIACION DEL BCE

A esto tendrían que añadir los costes de la construcción de un Estado y la creación de una moneda. Una primera opción, apuntan, podría ser el mantenimiento del "euro", pero los bancos catalanes no tendrían acceso al BCE y tampoco "a ningún tipo de consideración sobre la política monetaria, las futuras misiones de supervisión por parte de la institución con sede en Frankfurt y los fondos de rescate habilitados por Europa".

Además, una decisión de estas características acarrearía un "elevado riesgo" ya que el nuevo Estado se ancla a una moneda sobre la que no tiene ningún tipo de "jurisdicción".

Por ello, en este estudio se considera que "los problemas de sostenibilidad fiscal del nuevo Estado a corto plazo" harían aconsejable que Cataluña emitiera su propia moneda "lo que precedería a una notable devaluación". Pero esto también tiene sus contrapartidas, ya que, según explican, "las ventajas de una moneda propia serían menores frente a los costes derivados de cubrir el riesgo de tipo de cambio para los exportadores".

Por todo ello, concluyen, "una secesión unilateral" que dejara a Cataluña fuera de la UE tendría efectos "muy negativos" sobre la economía catalana. Además, precisan que el notable "shock" sobre la renta de Cataluña dejaría a las autoridades con un proyecto de crecimiento por definir que podría pasar "por cualquier escenario". En el caso de España, las consecuencias serían "menores" y "derivadas de la construcción de una frontera física sujeta al arancel común" a lo que se añadiría la pérdida de los saldos fiscales provenientes de Cataluña.

El estudio considera también que el reparto de activos y pasivos es una cuestión que, con acuerdo o sin él, España y el nuevo Estado deberían evaluar. Y aunque ve esta división "harto complicada" cree que la deuda pública catalana superaría el 120 por ciento del PIB.

La deuda reconocida en el Protocolo de Déficit Excesivo (PDE) para esta CCAA es del 22 por ciento de su PIB, que sumada a la de las empresas públicas catalanas, el 3,2 por ciento, y a la parte alícuota de la deuda pública de la Administración Central que debe consignar el nuevo Estado, sería del 83 por ciento del PIB. Pero precisan que las cuentas actuales estiman pasivos adicionales no reconocidos en los estándares europeos de cerca de un tercio sobre la serie oficial, por lo que la ratio alcanzaría ese 120 por ciento que apuntan.

SECESION PACTADA: LA DEUDA COMPLICARIA LA VIABILIDAD DEL NUEVO ESTADO

También para el caso de una secesión pactada, un escenario que ven menos probable, contemplan que el reparto de pasivos y activos podría dejar al nuevo Estado en una situación fiscal "compleja" y "con serios problemas de liquidez".

Además, la valoración asentada sobre los flujos fiscales y comerciales tendría que ser "tamizada" por el stock de deuda pública que "asumiría el Estado naciente" y que "complicaría en grado sumo su sostenibilidad en el corto plazo". Ello a pesar de que la secesión pactada tuviera un impacto positivo sobre la economía catalana en términos fiscales.

No obstante, el informe cree que una secesión pactada tendría costes para ambos territorios. Incluso apunta que para España serían "sustanciales", lo que, precisa, "reduce la probabilidad de tal escenario".

Así, expone que, para empezar, las negociaciones serían "tensas" y, con independencia del resultado, "elevarían la incertidumbre sobre los dos territorios y provocarían una salida de capitales neta", además de "paralizarse" la inversión y la economía entraría en un "impasse" hasta concluir las negociaciones.

También habría que tener en cuenta el "nacionalismo económico" que se produciría en ambos territorios, que reduciría los flujos comerciales. Estas consecuencias negativas del "efecto frontera" podrían prolongarse aún cuando ambos países se mantuvieran en la UE y agravarse por las cuestiones regulatorias que tenderían a reducir estos flujos en el largo plazo.

SITUACION POLITICAMENTE EXPLOSIVA

El informe contempla un tercer supuesto, que sería una secesión traumática --no violenta-- de Cataluña, que pasara por una mediación europea y que, durante un periodo sin determinar, ambos territorios se mantuvieran en la Unión. Este escenario, admite, no sería sostenible, pero los analistas han querido contemplar todas las hipótesis en este estudio. Además, señala que España, como Estado soberano no puede dejar el arbitraje en manos de la UE.

No obstante, explican que en este caso, la secesión unilateral impediría cualquier negociación sobre el reparto de activos y pasivos de la actual administración, mientras que Cataluña podría retener todos sus ingresos fiscales. Es decir, que el Tesoro nacional debería hacer frente a sus vencimientos de deuda, pero la Agencia Tributaria y la Seguridad Social no tendría acceso a los ingresos generados por Cataluña. "Tal situación sería políticamente explosiva", advierten.

Seguir a teinteresa en...

KIT BUENOS DÍAS (El mejor resumen de prensa en tu mail)

Recibir noticias
    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:
  • Deja tu comentario

Kit Buenos Días

Febrero 2018
Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28