Lunes 10/12/2018.

| Política

Política

CONVENCIÓN PP. EL FUTURO DE CIFUENTES DIVIDE AL PARTIDO EN UNA CONVENCIÓN “QUE NACIÓ MUERTA”

La cúpula del Partido Popular ha acabado la segunda jornada de la Convención Nacional de Sevilla relativamente satisfecha ante los “negros” pronósticos que tenía antes de que comenzara por el escándalo del Máster de Cristina Cifuentes, que se ha convertido en el centro de atención y que ha dividido a la formación, entre quienes consideran que debe dimitir cuanto antes y quienes consideran que sobrevive a la mayor crisis de su carrera.

Los comentarios públicos y los corrillos privados sobre Cifuentes han monopolizado el cónclave popular hasta el punto de que tanto el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, como la secretaria general del PP y ministra de Defensa, María Dolores de Cospedal, han tenido que salir públicamente a respaldar a su compañera de formación, a quienes muchos dentro del partido daban por acabada antes de que el viernes arrancara la Convención.
Los ministros de Rajoy, que venían a la cumbre de Sevilla a exponer las bondades de su gestión y que pretendían publicitar los Presupuestos Generales del Estado, han pasado prácticamente desapercibidos a pesar de que este sábado estaba preconcebido para ser el día de mayor contenido político. De hecho, varios de ellos han tenido que enfrentarse a preguntas de los medios de comunicación sobre el caso Cifuentes, en vez de sobre su labor en el Ejecutivo.
Fuentes de la dirección nacional del PP destacaron a Servimedia que la salida de prisión de Carles Puigdemont en Alemania ha quedado relegada a un segundo plano cuando, hace unas semanas, en el partido habían analizado que era lo único que podría desviar el foco de los planes de la Convención Nacional.
Cifuentes fue este sábado la principal protagonista del almuerzo que Rajoy ofreció al Comité de Dirección del PP y a sus barones territoriales. Fuentes asistentes explicaron a Servimedia que la polémica de la madrileña fue tema de conversación en varios momentos de una comida “sin tensión” en la que se pusieron sobre la mesa casos de otros partidos que han tenido menos trascendencia mediática.
Entre otros casos hablaron del exlehendakari Patxi López, que en un currículum como candidato indicaba ser ingeniero sin tener el título; Alberto Núñez Feijóo se refirió a una exconsejera de Galicia que aprovechó su etapa en el gobierno para sacar una plaza de oposición como catedrática; y el extremeño José Antonio Monago recordó que el hermano de Pedro Sánchez obtuvo el año pasado una plaza en la Diputación de Badajoz como coordinador de actividades musicales sin ser músico y sin tribunal que lo aprobara.
DIVISIÓN SOBRE CIFUENTES
La dirección nacional del PP, con Mariano Rajoy y María Dolores de Cospedal, se ha empeñado en cerrar filas en torno a Cifuentes con declaraciones públicas e incluso con una ovación cerrada en el plenario de la Convención de Sevilla. Sin embargo, en las filas populares crecen las grietas sobre la honorabilidad de la presidenta de la Comunidad de Madrid, a la que unos defienden con cierta fe y otros reclaman que renuncie cuanto antes.
Quienes dan por amortizada a Cifuentes sostienen que su credibilidad es “irrecuperable” tras dos semanas en las que ha guardado silencio y, sobre todo, después de que el rector de la Universidad Rey Juan Carlos, Javier Ramos, afirmara el viernes que no hay constancia documental de que la política terminara el Máster en el que se matriculó.
Además, le reprochan que haya utilizado la Convención Nacional del PP para tratar de limpiar su imagen cuando debía ser la catapulta de lanzamiento para algunos candidatos autonómicos y municipales que se han visto perjudicados.
En el PP cada vez hay más dirigentes que en corrillos expresan sin tapujos que Cifuentes está “acabada” porque su versión de los hechos “no encaja” con la documentación que ha aparecido en los últimos días. Tal es la desconfianza en varios sectores que algunos cargos populares afirman a Servimedia que la presidenta de la Comunidad de Madrid “no es creíble” y “está mintiendo”.
Sin embargo, en el otro extremo hay destacados dirigentes que ven una “cacería” contra Cifuentes como la que en el pasado sufrieron el exministro José Manuel Soria, el expresidente de Murcia Pedro Antonio Sánchez e incluso la exalcaldesa de Valencia Rita Barberá. Afirman incluso que aquí se están reproduciendo la misma estrategia y tiempos similares que en los tres casos mencionados, porque “cuando acaban con uno van a por otro” del PP.
Quienes han tenido la oportunidad de hablar personalmente con Cifuentes creen mayoritariamente su versión porque la ven “muy segura y entera”, sin rasgo alguno de querer engañarles. Por eso, la defienden de los ataques sobre su Máster, señalan a la Universidad Rey Juan Carlos como responsable pero no descartan que le acaba pasando factura política.
En líneas generales, hay gran unanimidad en que Cifuentes está “quemada” y, en consecuencia, su futuro “no pinta bien”. Vaticinan que el escándalo puede explotarle en las manos “tarde o temprano” y que en cualquier momento puede verse obligada a abandonar el cargo.
REPETIR COMO CANDIDATA
En el PP crece la idea de que Cifuentes en ningún caso repetirá como candidata en las autonómicas de 2019, ni siquiera en la hipótesis de que sobreviva a esta crisis, y comienzan las quinielas sobre quién debería sustituirla.
Por un lado, se habla desde hace días de su ‘mano derecha’ y consejero de Presidencia, Ángel Garrido, como un posible presidente “de transición” si ahora tuviera que dimitir. Por otro lado, para la próxima campaña se especula con los nombres de Pablo Casado y Ana Pastor, que ya sonaban para el Ayuntamiento, o de otros mandatarios que Rajoy podría sacarse de la manga.
Fuentes cercanas a Cifuentes aseguran que ella no va a dimitir “en ningún caso”, ni ahora ni dentro de unos días si aparecen nuevas pruebas. Ante su equipo defiende firmemente su inocencia y sostiene que si tiene que irse van a tener que echarla, “sea Ciudadanos o el PP”. De hecho, un alto cargo popular señala directamente a Rivera y Rajoy como las dos personas que ahora mismo sostienen a la madrileña y las únicas que pueden poner fin a la historia.
La creación de una comisión de investigación en la Asamblea de Madrid sobre el Máster de la Universidad Rey Juan Carlos, a ojos de las numerosas fuentes consultadas por Servimedia, puede ser “beneficiosa” para Cifuentes porque le regala tiempo para mantenerse en el puesto y defenderse en sede parlamentaria mientras se aclaran las cosas. Sin embargo, sus detractores lamentan el perjuicio que supone para los intereses del partido en el resto de España e insisten en que debe apartarse.
Sin embargo, en el PP de Madrid no descartan la posibilidad de que Cifuentes decida aferrarse al cargo incluso en el caso de que Ciudadanos le retire su apoyo, pues aducen que sólo tendría que prorrogar los presupuestos autonómicos y tendría margen para continuar hasta las próximas elecciones, confiando en que el caso perdiera fuerza y pudiera repetir como candidata.

Seguir a teinteresa en...

KIT BUENOS DÍAS (El mejor resumen de prensa en tu mail)

Recibir noticias

Kit Buenos Días

Diciembre 2018
Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30
31