Martes 25/09/2018.

| Política

Política

El grupo rebelde ARSA condena el plan de repatriación de refugiados rohinyás

El rebelde Ejército de Salvación Rohinyá de Arakán (ARSA) condenó este fin de semana el plan acordado por Birmania (Myanmar) y Bangladesh para repatriar a 655.500 refugiados de la minoría rohinyá que se encuentran en el segundo país.

El rebelde Ejército de Salvación Rohinyá de Arakán (ARSA) condenó este fin de semana el plan acordado por Birmania (Myanmar) y Bangladesh para repatriar a 655.500 refugiados de la minoría rohinyá que se encuentran en el segundo país.

El ARSA, que con sus ataques del pasado 25 de agosto desencadenó la actual crisis en el estado birmano de Rakáin (antes Arakán), señaló en un comunicado que la verdadera intención del "gobierno terrorista birmano" es encerrar a los refugiados en campos de concentración y quedarse con sus tierras.

"Los refugiados rohinyás repatriados desde Bangladesh nunca podrán volver a vivir en sus tierras y aldeas ancestrales, más bien pasarán no solo el resto de sus vidas sino también de las vidas de las próximas generaciones en campos de concentración", indica la nota firmada por el jefe del ARSA, Ata Ullah.

Ata Ullah, también conocido como Hafiz Tohar, Ameer Abu Amar o Abu Amar Jununi, es rohinyá por parte de su padre, nació en la ciudad paquistaní de Karachi y estudió en la saudí Meca.

Según el líder del grupo surgido en 2012, las autoridades birmanas "ya han confiscado las tierras y aldeas ancestrales de los rohinyás" en el estado de Rakáin (antes Arakan) para reasentar en ellas a budistas o para crear parques industriales o granjas.

"Exhortamos al gobierno terrorista de Aung San Suu Kyi a ser más realista, prudente, civilizado y humano cuando proponga soluciones a la actual crisis humanitaria de los rohinyás", señaló el Ata Ullah.

Bangladesh y Birmania acordaron el 23 de noviembre último la repatriación de los rohinyás que escaparon a territorio bangladeshí tras el ataque del ARSA contra una treintena de puestos policiales y militares del 25 de agosto en Rakáin, para huir de la ola de violencia originada por las operaciones de seguridad de represalia.

Unos 655.500 rohinyás han escapado a Bangladesh desde entonces, según datos de la ONU, y de estos alrededor del 60 por ciento de los registrados en el distrito oriental de Cox's Bazar son niños.

La repatriación debería comenzar este 23 de enero y, según lo acordado esta semana, la operación durará un máximo de dos años y se realizará teniendo en cuenta a las familias como una unidad y a través de un sistema de albergues temporales.

Birmania instalará a los refugiados en centros temporales y se ha comprometido a reconstruir de "manera expédita" las casas destruidas de los refugiados.

El ARSA recuerda en su nota que las autoridades birmanas todavía mantienen en campamentos en Rakáin a los más de 120.000 rohinyás que resultaron desplazados durante la ola violencia sectaria de 2012.

Amnistía Internacional (AI) opinó esta semana que los planes de repatriación son "alarmantemente prematuros" y alertó contra los retornos forzosos.

Los rohinyás constituyen una minoría mayoritariamente musulmana cuyos miembros son por lo general considerados extranjeros tanto en Bangladesh como en Birmania.

Seguir a teinteresa en...

KIT BUENOS DÍAS (El mejor resumen de prensa en tu mail)

Recibir noticias

Kit Buenos Días

Septiembre 2018
Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2
3 4 5 6 7 8 9
24 25 26 27 28 29 30