Lunes 05/12/2016.

Ocio

A propósito de José Tomás

La reaparición del torero de Galapagar se convirtió en un gran acontecimiento y se calcula que la plaza de Valencia ingresó 14 millones.

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:
  • Deja tu comentario

La vuelta a los ruedos de José Tomás, el gran acontecimiento de la temporada A propósito de José Tomás

El torero de Galapagar ha vuelto a despertar la pasión por los toros y llena las plazas y las ciudades de las plazas. En Valencia se calcula que la corrida del sábado 23 ha dejado 14 millones de euros entre españoles, italianos y franceses, que eran los tres idiomas que más se oían alrededor de una plaza donde “sólo” cabíamos 11.000 personas tras una última reforma que dio más espacio a cada asiento, con lo que se perdieron unas 4.000 plazas.

 

“Reaparición con ganas pero sin cuajar ninguno de los dos toros, que tampoco le acompañaron”. Así de contundente se expresó ayer un experto en toros sentado a mi lado y que no ha habido forma humana de que me deje citarle en este artículo. Y es una pena porque no se deja influir por la fama del torero sino por la faena y la suerte del día; y el día no fue bueno, con cogida incluida. “Es que 450 días sin torear pasan factura, necesita un rodaje”, exclama otro compañero de mega-sitio con reposabrazos incluido.

 

Y a propósito de nuestro torero y de mi anónimo compañero experto en lides, aproveché para lanzarle preguntas como saetas. Me aclaró tantas dudas y me regaló tan justas e imparciales opiniones, que se las brindo a continuación porque sería injusto no compartirlas. Va por ustedes…

 

En los primeros años del siglo XX, ¿qué toreros han hecho historia y qué han aportado a este arte? Juan Belmonte, en la década de los 20, “fue el primero que se quedó quieto ante el toro”. En la década de los 30, Joselito “tenía un don natural para adelantarse a las reacciones del toro: le intuía”. En los años 40, Antonio Ordóñez sumó a su “poder, temple y arte” el descubrimiento del “rincón de Ordóñez”. En el cruce del cuello con el lomo del animal, está el llamado “hoyo de las agujas”, una pequeña hendidura en forma de agujero redondo que todo torero busca en la estocada final. Pues Ordóñez descubrió que “si clavaba la espada un poco más a la derecha de este agujero, en dirección hacia la cabeza del toro, la muerte era segura y la estocada mucho más eficaz”.

 

¿Y en los últimos 50 años? Además de Ordóñez, el experto cita a “Paco Camino, el Niño sabio de Camas (Sevilla) porque a los 14 años corregía a su padre, matador y gran estoqueador; y José Tomás, quien pasará a la historia por su valor, pues por arte o temple hay otros mejores”.

 

Después de esta tarde, ¿se ha acabado el mito? “No sólo no se ha terminado, sino que el mito va a crecer porque se rodea de un halo de misterio y de silencio. Un mito nunca es próximo; la cercanía a la gente lo anularía”. José Tomás no permite que sus corridas se televisen porque ha afirmado en varias ocasiones que él no está dispuesto a jugarse la vida mientras que el empresario se lleva el beneficio, lo que acrecienta su misterio.


 

¿Cuál es la mejor afición? “Hay plazas más toreristas y plazas más toristas”. “Sevilla es más torerista porque es más de toreros que de toros; Madrid es al revés, se fija más en el toro, por eso es más exigente”. Para el experto, las mejores Ferias son las de Madrid, Bilbao y Sevilla, “por este orden”.

 

 

Principales pases

 

Con capote

 

  • Verónica: pase largo cogiendo el capote con las dos manos
  • Media verónica: lo mismo que el anterior pero el torero corta el pase colocando el capote junto a la cadera.
  • Chicuelina: el torero enrosca el capote alrededor de su cuerpo y gira sobre sí mismo por el lado contrario a la embestida del toro
  • Tafallera o gaonera: es la misma figura que la verónica pero con el capote invertido, es decir, el torero se pone de medio lado dando un poco la espalda al toro.

 

Con muleta

 

  • Natural: pase con la izquierda sin apoyo del estoque (o espada) que el torero sostiene con la otra mano.
  • Derechazo: lo mismo que el pase natural pero con apoyo de estoque y con la mano derecha.
  • Redondo: es un derechazo pero girando alrededor del toro 360º; toro y torero “se enroscan”. Es una figura difícil porque obliga al toro a doblar el lomo hacia el interior.
  • Pase de pecho: es el final de dos pases naturales; el torero pasa la muleta por encima del lomo del toro, desde la cabeza hasta el final del cuerpo del animal.
  • Molinete: es una chicuelina pero con muleta.
  • Manoletina (en recuerdo de Manolete): el torero se pasa la muleta por detrás de la espalda, la balancea y torea al toro por la derecha.
  • Bernardina (en recuerdo del torero catalán Joaquín Bernardo): es lo mismo que la manoletina pero toreando por la izquierda.

Seguir a teinteresa en...

KIT BUENOS DÍAS (El mejor resumen de prensa en tu mail)

Recibir noticias
    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:
  • Deja tu comentario