Domingo 24/09/2017.

Ocio

Sinéad O'Connor: la joven estrella que destrozó su carrera en tres minutos

  • La cantante admite en una entrevista sus tendencias suicidas y su escabroso pasado con su madre
  • Una actuación en directo para la televisión estadounidense, el principio del fin para la cantante irlandesa

Sinéad O'Connor lo tenía todo para triunfar. Un disco de calidad, una grabación para la historia, una imagen reconocible y una gran personalidad. Quizás la última fue su perdición. La intérprete de Nothing Compares 2U, ya con 50 años, ha admitido no estar pasando por buenos momento. En su última entrevista la cantante habló sin tapujos de los abusos sexuales que recibía de su madre y de la dificil situación en la que se encontraba por sus tendencias suicidas. 

La entrevista llega una mes después de ser ingresada en un hospital, internamiento que ella misma pidió para evitar atiborrarse de todas pastillas que encontrase por casa. Fue entonces cuando grabó un directo a Facebook para gritar al mundo lo sola que se sentía.

¿Cómo una estrella tan brillante se sumió en una espiral de destrucción tan profunda?

El declive de la cantante tiene fecha concreta. Fue en una conexión en directo desde Saturday Night Live donde la intérprete irlandesa decidió expresar su opinión sobre los abusos sexuales en la Iglesia rajando una foto del Papa Juan Pablo II al grito de “lucha contra el verdadero enemigo”. Un acto de rebeldía que le valieron la calificación nacional de “bruja”, eventos para quemas sus discos, el veto en las radios y en definitiva el fin de su carrera.

Esta es la historia de Sinéad O'Connor


El éxito de una joven promesa

Pero antes de convertirse en el enemigo público número uno, Sinnead fue querida. Su segundo disco I Do Not Want What I Haven't Got  le valió cuatro nominaciones a los Grammy y el galardón a Mejor Álbum de Música Alternativa, un premio que no recogió por estar en contra de “el éxito material”. La grabación Nothing Compares 2U, escrita por Prince,la catapultó de forma definitiva al éxito internacional y hoy es reconocido como uno de los grandes temas de la historia de la música. 


La noche en que destrozó su carrera

Una chica joven, con un aura envolvente, una imagen única y una voz potente. La artista irlandesa era el personaje del momento, y como todos los cantantes en el candelero debía tener un hueco en el famoso late show Saturday Night Live.

Todo se torció para ella aquel 2 de octubre de 1992. Siempre con un fuerte compromiso por sus ideales, Sinead decidió, por sorpresa para todos, no cantar la canción programada para en su lugar interpretar, a capella y mirando fijamente a la cámara, el tema “War” con letra de Bob Marley para protestar contra los abusos sexuales en el seno de la Iglesia Católica. Un acto de rebeldía más, de no haber sido por la tralla final. Al final de la actuación, justo cuando pronunciaba la palabra demonio, Sinead sacaba una foto del papa Juan Pablo II para hacerla añicos enfrente de la cámara. “Lucha contra el verdadero enemigo”.

La reacción fue instantánea. El propio actor presentador de turno admitió que le habría “dado una bofetada” a Sinead si ese fuese su show. La joven cantante se convertía así en el personaje a odiar. Su prometedora carrera terminaba.

 



Los abucheos que la hundieron

El show debía continuar. Por ello Sinead intentó seguir con su ronda de conciertos y actuaciones a pesar de todo.

El 16 de octubre del 92, dos semanas después de la actuación en el SNL, Sinead era invitada a cantar en el Madison Square Garden de New York por el 30 aniversario de Bob Dylan.

Los abucheos no la dejaron comenzar con su actuación. Mientras todo el publico la gritaba al unisono, ella permanecía desafiante e impasible durante dos largos minutos y medio. Luego cogía el micro y cantaba furiosa la versión de “War” de Bob Dylan, la misma que cantó en el show en vivo. Quedaba entonces para la eternidad la imagen de la joven Sinnead, una mujer que luchó por sus ideales en una sociedad que no la comprendía a golpe de estrofa. Al terminar salió del escenario llorando; mientras el público no paraba de abuchear




Caída en picado

Desde entonces su carrera se sumió en las tinieblas. Sus discos no consiguieron seguir la estela de lo conseguido y su nombre sólo saltó a los periódicos si había que añadir una nueva polémica en su historial. Personalmente su vida se desequilibraba. Se ordenó sacerdotisa católica por un grupo religioso independiente a finales de los noventa. En 2003 se le diagnosticó un trastorno bipolar. En 2015 la policía la salvaba de un intento de suicidio tras publicar en Facebook que había “consumido una sobredosis".

Mientras, los heroicos actos de rebeldía como el episodio en el SNL o su actuación en el Madison Square Garden ganan millones de visitas en Youtube. Lo que hoy algunos consideran un valiente acto de defensa de las creencias y valores personales, entonces fue motivo de una censura insalvable. Un episodio del que Sinnéad no se ha conseguido recuperar.

 



Seguir a teinteresa en...

KIT BUENOS DÍAS (El mejor resumen de prensa en tu mail)

Recibir noticias