Martes 12/12/2017.

Mundo

¿Hacia dónde viaja el islamismo?

  • Para muchos israelíes, los Hermanos Musulmanes son lobos con piel de cordero.
  • Se vislumbra la posibilidad  de que el islamismo pueda convivir con las fuerzas laicas que han protagonizado la 'Primavera árabe'.
  • En Egipto, la amenza proviene de las fuerzas salafistas, que se han situado en segundo lugar en las elecciones.




    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:
  • Deja tu comentario

Los Hermanos Musulmanes han ganado las elecciones en Egipto, Túnez y Marruecos con un discurso moderado. Para muchos israelíes son lobos con piel de cordero. 

Uno de los mayores expertos en movimientos islamistas, Fawaz A. Gerges, se introdujo en la militancia musulmana durante los primeros años del siglo XXI en busca de una explicación a lo sucedido el 11 de septiembre de 2001. De aquella incursión surgió un libro que tituló “El viaje del yihadista” (La Vanguardia Ediciones, 2007) en el que desentrañaba el largo y complicado camino que condujo a los musulmanes al radicalismo más peligroso. El texto bucea en las fuentes de un islamismo que nació alejado de la política, pero que, a fuerza de choques con el poder, terminó buscando su propio hueco por medio de zarpazos violentos.

Lo que se vislumbra ahora es un cambio de rumbo, una especie de repliegue que ha abierto la posibilidad de que el islamismo pueda convivir con las fuerzas laicas que han protagonizado la llamada “primavera árabe”. Al fin y al cabo, después de décadas de lucha soterrada contra el poder, no han sido ellos los que han roto el muro de las dictaduras que les mantenían a raya sino la llamada sociedad civil, la ciudadanía que practica un estilo de vida mucho más abierto, que respeta el papel de la mujer y que cree en la democracia representativa más que en la “Sharía”.

El nuevo viaje del islamismo atraviesa un momento crucial. Los Hermanos Musulmanes han ganado las primeras elecciones libres celebradas en Túnez y en Marruecos, se han puesto en cabeza en la primera fase de los comicios en Egipto y es muy posible que algo similar ocurra en Jordania e incluso en Siria cuando ello sea posible. Lo más importante, sin embargo, es lo que viene ahora. Ellos, que han llegado al poder con un discurso moderado, serán los encargados de dar forma a las Constituciones que regirán la vida de esos países en esta nueva etapa. Y el resultado será fundamental para la convivencia entre cientos de millones de personas, para las complicadas relaciones del mundo árabe con Israel y para la paz definitiva en Oriente Próximo.

El lado oscuro del islamismo

Pero como todo está todavía por hacer, hay quien expresa dudas acerca de las verdaderas intenciones de los islamistas. En Egipto, por ejemplo, la amenaza proviene de las llamadas fuerzas salafistas, que se han situado en segundo lugar en el proceso electoral y que defienden la Sharía, la Ley islámica, como fuente de la futura legislación. Si consiguieran imponer sus tesis no solo peligrarían los derechos de las mujeres, ahora en pleno florecimiento, sino algo tan aparentemente inocente como el turismo, una industria fundamental para la economía del país. Entre los egipcios que protagonizaron las manifestaciones de la plaza Tahrir a principios de año, y que volvieron a ella recientemente para protestar contra el excesivo control por parte del Ejército, se está extendiendo la opinión de que no les va a quedar más remedio que aceptar a los militares como garantes del laicismo, algo similar a lo que ocurre en Turquía.

La prensa israelí también mira estos días hacia el lado oscuro del islamismo, el que se mantiene anclado en el yihadismo de la “guerra santa” y todavía es capaz de causar horrorosas masacres en Afganistán o Iraq, como las perpetradas el día de la Ashura, la principal festividad religiosa de los chiíes. Muchos analistas hablan de “primavera islamista” y recuerdan que una de las primeras decisiones del primer Gobierno libio de la era pos Gadafi ha sido anular la Ley que prohibía la poligamia.

Al fin y al cabo, recuerdan, los mismos Hermanos Musulmanes que ahora se presentan como corderos fueron los que asesinaron al presidente egipcio Anuar el Sadat en 1981 como represalia por haberse atrevido a romper la unidad árabe firmando el primer acuerdo de paz con Israel en Camp David. Lo único que se puede argüir en su favor es que llevaban sufriendo décadas de represión después de haber sido prohibida la Hermandad en 1948. Su historia es larga en todo el mundo árabe, tanto como las esperanzas ahora originadas. De ellos, de su capacidad para respetar a las demás tendencias y de que en la lucha interna que se desarrolla en su seno terminen por imponerse definitivamente las tesis más moderadas, depende el futuro de la región e incluso la paz del mundo. El objetivo es quitarle la razón a Samuel Huntington y al famoso “choque de civilizaciones” que predijo.       

Seguir a teinteresa en...

KIT BUENOS DÍAS (El mejor resumen de prensa en tu mail)

Recibir noticias
    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:
  • Deja tu comentario

Kit Buenos Días

Diciembre 2017
Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 31