Te interesa | Mundo

La Información

Su futuro es más que incierto

Tres millones de niños filipinos afectados por el tifón luchan contra el hambre y la orfandad

  • Las autoridades creen que habrá adopciones e intentan que los niños se recuperen del impacto de quedarse solos.
  • Los centros de acogida y de atención también se han visto afectados por el tifón.
    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:
  • Deja tu comentario
  • El presidente filipino defiende la respuesta a la crisis del tifón Haiyan

Tres millones de niños filipinos se han visto afectados, de una manera u otra, por el tifón que ha destruido los medios de subsistencia de millones de personas, campesinos, comerciantes o pescadores, según la ONG Save the Children.

"Hemos hablado con niños que han perdido a sus padres. Algunos explican que deben escarbar entre los escombros para encontrar algo que comer y agua. Es algo muy perturbador para ellos", dice Abril Sumaylo, portavoz de la ONG.

Desde la desaparición de sus padres y sus tres hermanos y hermanas en el tifón que devastó el puerto filipino de Tacloban, la niña Nica Cabutin, de 8 años, vive en un orfanato improvisado a donde deben llegar dentro de poco muchos niños más.

Nica fue encontrada, conmocionada, en las ruinas de Tacloban, en la isla de Leyte, aferrada a pedazos de tablas enlodados después del reflujo de las aguas que sumergieron la ciudad causando miles de muertos.

Ahora vive bajo la protección de asistentes sociales en un antiguo centro para mujeres maltratadas cuyos muros, pero no el tejado, resistieron al cataclismo.

"Mi familia fue arrastrada por el mar"

La casa de Nica y su familia fue "arrastrada por el mar", explica la responsable del centro, repitiendo las palabras que dijo la niña sobre los acontecimientos del 8 de noviembre, cuando uno de los tifones más poderosos jamás vistos se abatió sobre las islas centrales del archipiélago filipino.

"Ella nos dice que estaba en el segundo año de la escuela primaria y pensamos que tiene 8 años", afirma Carmela Bastes bajo la mirada extraviada de Nica, cuyos cabellos han sido cortados para poder curarle las dos heridas que tiene en la cabeza. El personal del centro ha buscado en vano a su familia en el barrio desolado de Alimasag. Eran seis personas y ahora solo queda ella, huérfana en medio de un paisaje desolador donde las tempestades suceden a las tempestades.

Según el último balance provisional de la ONU, el tifón Haiyan habría causado más de 4.000 muertos. Nica es una de las primeras huérfanas de Tacloban en ser confiada a la asistencia pública desde el paso del tifón, según Liliosa Baltazar, directora de Asuntos Sociales de la ciudad.

"No sabemos cuántos niños tendremos. Los responsables de los barrios nos confiarán los huérfanos poco a poco, pero por el momento ellos deben encargarse de sus propias familias", dijo. Nica está instalada en el primer piso del albergue. El tejado del edificio voló con el viento. Y como en todo Tacloban no hay agua ni electricidad. Los dos orfanatos de la ciudad, uno administrado por monjas y otro por una asociación, sufrieron daños y debieron ser evacuados. A su llegada al albergue, Nica lloraba sin poder contenerse. Más de una semana después de la catástrofe paraece encontrarse mejor.

Piden que los húerfanos sean adoptados

Una vez que los servicios sociales de la ciudad hayan sido restablecidos Nica y los otros huérfanos les serán confiados para ser, eventualmente, adoptados. "Hay que buscarles unas familias. No los podemos conservar eternamente en esta institución", explica Carmela Bastes. Las autoridades de Filipinas elevaron hoy a 3.976 el balance provisional de muertos provocados por el tifón Haiyan en la región central del país, donde fluye la ayuda humanitaria y siguen las tareas de reconstrucción.

En su último informe, el Consejo Nacional de Gestión Reducción de Riesgo de Desastres elevó, además, a 18.175 el número de heridos y a 1.598 el de los desaparecidos.

El organismo gubernamental también indicó que 10,3 millones de personas han quedado afectadas por el tifón, con 353.862 de ellas alojadas en 1.550 centros de evacuación.

Al menos 288.922 viviendas quedaron destruidas y otras 282.884 sufrieron daños en 574 municipios, señaló el Consejo que elevó los daños a los 10.300 millones de pesos (236 millones de dólares o 175 millones de euros) de los cuales, 1.295 millones, en infraestructuras.

Unas 23.000 personas han sido desplegadas en las zonas afectadas por el Haiyan para llevar a cabo tareas de rescate y rehabilitación para las que Gobierno y entidades privadas filipinas han destinado 119 millones de pesos (2,7 millones de dólares o 2 millones de euros).

Dos buques militares estadounidenses y un avión británico con más ayuda humanitaria llegaron ayer a la zona afectada, donde el Ejecutivo filipino anunció la construcción de barracas para los miles de supervivientes cuyas viviendas fueron destruidas.

Los equipos de rescate desplegados en la zona siguen encontrando cadáveres entre los escombros, algunos de ellos fallecidos recientemente, lo cual indica que aún podrían encontrarse supervivientes en las viviendas derrumbadas.

Haiyan, con vientos de hasta 315 kilómetros por hora, fue el tifón más fuerte registrado y el tercer desastre más mortífero en las historia reciente de Filipinas.

Kit Buenos Días

Tres millones de niños filipinos afectados por el tifón luchan contra el hambre y la orfandad Recibe toda la actualidad a primera hora

Enviar
    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:
  • Deja tu comentario

Síguenos en...

Facebook Twitter Youtube Tuenti
Mapa autonómico de España