Miércoles 28/08/2019.

Mundo

¿Cómo se lucha contra los atentados "low cost”?

  • Los golpes del nuevo terrorismo tienen bajo coste
  • Eso hace más difícil perseguir su financiación para prevenirlos
  • El atentado de Orlando, con una simple pistola, o el de Niza y Berlín, con camiones, han tenido un coste de unos pocos centenares de euros


A finales de 2014, Estado Islámico (Daesh)pidió a sus seguidores que asesinaran a estadounidenses y europeos (especialmente a franceses) por cualquier medio. “Aplástale la cabeza con una piedra, o apuñálalo con un cuchillo o atropéllalo con tu coche, o arrójalo desde un lugar alto, o estrangúlalo o envenénalo”, profirió en un comunicado en varios idiomas el ahora fallecido portavoz terrorista Abu Mohamed al Adnani.

Lo que hacía era animar a sus seguidores a convertirse en “lobos solitarios”, autores de pequeños atentados fáciles de cometer y con mucho impacto mediático. Pero estaba lanzando, también, un nuevo tipo de yihad. Una bajo coste.

Desde entonces se han producido decenas de atentados en territorio occidental, centenares en todo el mundo. Y muchos de ellos han costado unos pocos centenares, quizá miles de euros. El último ejemplo ha sido el atropello masivo perpetrado en el mercadillo de navidad en Berlín, presuntamente con un camión robado.


Los atentados “baratos” son los más habituales

En 2016 se han producido grandes atentados reivindicados por Estado Islámico en Bélgica, Francia y Alemania. En marzo tres terroristas acabaron con la vida de 35 personas con cinturones explosivos en el aeropuerto de Bruselas. En junio, otro lobo solitario mató a tiros a 50 personas en una discoteca en Orlando, Estados Unidos. El mes siguiente, un terrorista atropelló con un camión a decenas de personas en Niza; asesinó a 86 y dejó malheridas a otro centenar.

El nexo común de todas estas masacres es que se han llevado a cabo a un precio reducido. Es la impronta de Estado Islámico frente a Al Qaeda: mata más con menos dinero. “Es una de las novedades del terrorismo”, apunta a Te Interesa Ignacio Cembrero, autor del libro La España de Alá. “El coste es tan bajo que perseguir la financiación no sirve para luchar contra estos terroristas”.

Los atentados del 11 de septiembre de 2001 (3.000 muertos) en Estados Unidos supusieron un desembolso por Al Qaeda de entre 400.000 y 500.000 dólares, según la comisión independiente del Congreso: alojamiento, clases de vuelo, pasaportes falsos, etc. El de 2015 en los locales de ocio de París (sala Bataclán, entre otros), con 137 muertos, supuso aproximadamente 7.500 euros, todo según un análisis de Reuters. Aproximadamente un 2% que en el 11S.

El drama de París se llevó a cabo con Kalashnikov, que pueden ser adquiridos por menos de 700 euros, y con unas balas del calibre utilizado que se venden por internet por entre 500 y 1.000 euros; los cinturones bomba habrían costado alrededor de 150 euros, porque se elaboraban con una sustancia llamada “madre de Satán”, cuyo componente principal se adquiere en cualquier farmacia por cinco o 10 euros. A eso habría que añadirle el alquiler de dos apartamentos en París para alojar a, al menos, ocho atacantes, durante unos días, por un total de menos de 700 euros; y el alquiler del Volkswagen Polo, el Seat Leon y el Renault Clio para llevar a los terroristas de Bruselas a París, por 600 euros. Hay otros gastos más confusos, como lo que costó llegar a Europa a través de las islas griegas al terrorista que se hizo explotar en el Estadio de Francia. Reuters lo estimó en 1.200 euros, aunque incluyendo el pago a las mafias podría subir en otros 5.000 euros.


Internacional terrorista de bajo coste

Y eso que el atentado de París tenía cierta sofisticación. Casi gratuitos han sido los atentados con camión, moles a gran velocidad convertidas en arma para realizar matanzas. Es la nueva weapon of choice de Estado Islámico.

¿Cómo se persigue la financiación, pues, de esta internacional terrorista de bajo coste? “La pregunta se puede hacer, pero no hay respuesta, porque se mueven a niveles de gasto indetectables”, confiesa Cembrero.

Francia aumentó en más de 1.000 millones de euros su gasto en seguridad tras las últimas olas de atentados. Pero hay objetivos muy difíciles de proteger, y si se protegen o se desincentiva ese ataque, los terroristas buscan otro.



Seguir a teinteresa en...

KIT BUENOS DÍAS (El mejor resumen de prensa en tu mail)

Recibir noticias

Kit Buenos Días

Septiembre 2019
Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
2 3 4 5 6 7 8
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30