Sábado 08/08/2020.

Mundo

El renacer público de la OPAQ por las tensiones entre Rusia y Occidente

La Organización para la Prohibición de las Armas Químicas (OPAQ) vio desaparecer el silencio en el que había estado trabajando a favor del desarme para convertirse estos años en un sismógrafo de las tensiones entre Rusia y Occidente.
  • El renacer público de la OPAQ por las tensiones entre Rusia y Occidente EFE

La Organización para la Prohibición de las Armas Químicas (OPAQ) vio desaparecer el silencio en el que había estado trabajando a favor del desarme para convertirse estos años en un sismógrafo de las tensiones entre Rusia y Occidente.

"La OPAQ era una organización aburrida en el sentido técnico, pero de repente ha adquirido un poder geopolítico que la sitúa en el centro del mundo. Sus expertos tiene que aprender a trabajar bajo la presión que supone la guerra propagandística actual", explicó a Efe el experto en armas químicas y biológicas, Sico van der Meer.

Con 192 Estados miembros en la actualidad, la OPAQ nació en 1997 para promover, supervisar y verificar las labores de destrucción de las armas químicas en el mundo, un trabajo que su equipo logró llevar a cabo desde el anonimato de su oficina en La Haya.

Sin embargo, eso ha cambiado radicalmente con el estallido de la guerra en Siria, que vino acompañada de múltiples denuncias sobre el presunto uso de armas químicas por parte del régimen de Bachar al Asad contra civiles en diferentes zonas, como Guta Oriental en agosto de 2013, Jan Shijún en abril de 2017 o el pasado día 7 en Duma.

Asimismo, el envenenamiento del exespía ruso Serguéi Skripal y su hija Yulia en la ciudad británica de Salisbury acabó por trasladar lo que los analistas de todo el mundo llaman ya "la nueva Guerra Fría" a la sala Ypres de la OPAQ, que lleva el nombre de la ciudad belga donde se utilizó gas venenoso durante un conflicto bélico por primera vez, en 1915, en plena I Guerra Mundial.

"La OPAQ ha hecho un gran trabajo contra el tabú de las armas químicas, pero siempre bajo el radar, nadie sabía nada de lo que ocurría allí, y de alguna manera eso ayudó al desarme porque los países afectados negociaban sin tener miedo ni la presión de la opinión pública", aseguró el investigador del instituto holandés Clingendael.

Los nuevos tiempos ponen a este organismo en el centro del debate, lo cual, para Van der Meer es "necesario para que alguien ponga orden y dé un poco de certeza" en medio de "la constante" propaganda entre los grandes poderes.

Al mismo tiempo, el renacer público de la OPAQ se debe, en parte, al rápido deterioro de las relaciones entre Rusia y los países occidentales, lo cual -como se ve actualmente con el caso Skripal o con Siria- está dificultando el trabajo de este tipo de organismos donde es necesaria la independencia y la colaboración entre los Estados.

Un equipo de la OPAQ lleva desde el sábado en Damasco intentando iniciar una investigación en Duma, pero las autoridades rusas y sirias se lo impiden "por razones de seguridad", y en medio de exigencias de cooperación desde la Unión Europea y Estados Unidos.

Además, el mandato de la OPAQ se limita a lo técnico, a confirmar si hubo o no uso de armamento prohibido, y por tanto, no puede señalar al culpable de un ataque.

"Es necesario un debate urgente para que eso cambie porque si la OPAQ tiene información suficiente de dónde procede un ataque químico, debe tener la legitimidad de acusar a los perpetradores del mismo. Estamos viendo cómo con el caso de Salisbury la OPAQ está usando términos neutrales para no señalar a nadie", analizó.

Pasar a primera línea también ha provocado que la OPAQ sea objeto de críticas, como las del ministro de Exteriores ruso, Serguéi Lavrov, quien insinuó "falta de independencia" entre los expertos de este organismo, acusaciones que "dañan la imagen" de esta organización, alertó, entre otros, el embajador británico en La Haya, Peter Wilson.

La OPAQ fue creada como una plataforma para técnicos, expertos y diplomáticos con el objetivo de poner fin a las armas químicas, pero el debate en sus salas se centra ahora en el intercambio de críticas y acusaciones entre los Estados parte.

De hecho, la guerra diplomática entre un frente y otro, que debería librarse de forma confidencial en las dependencias de la OPAQ, se está reflejando en las redes sociales, donde las diferentes delegaciones, como la británica y la rusa, retransmiten en Twitter las intervenciones que tienen lugar durante las reuniones.

Seguir a teinteresa en...

KIT BUENOS DÍAS (El mejor resumen de prensa en tu mail)

Recibir noticias

Kit Buenos Días

Agosto 2020
Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30
31