Viernes 11/10/2019.

Los militares se aferran al poder

Mundo

Si estos son los logros de la Primavera Árabe, saben a muy poco

  • Las ilusiones de miles de egipcios que abarrotaron la plaza de Tahrir han sido secuestradas, se han desvacenido en un año de transición.
  • Horas después del cierre de los colegios, la Junta militar anunciaba que los poderes del nuevo presidente serían limitados, que ellos controlarán el legislativo y que se se reservan el derecho de vetar la nueva Constitución.
    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:
  • Deja tu comentario

Las ilusiones de miles de egipcios que abarrotaron la plaza de Tahrir (o plaza de la Liberación) a principios de 2011 han sido secuestradas, se han desvacenido en tan sólo un año de transición. La presión popular que derrocó a Hosni Mubarak tras 30 años de dictadura supuso el principio de un nuevo ciclo político, pero no el fin del anterior. La esperanza ha dado paso a la resignación.

"La revolución está muerta", sentenciaba categóricamente Omnia Nabil, uno de los muchos jóvenes que participó en las protestas, al diario 'The Washington Post'. Y es que las reivindicaciones que impulsaron la Primavera egipcia están lejos de hacerse realidad a pesar de las primeras elecciones libres de la historia del país.

La segunda vuelta de los comicios presidenciales reducía las opciones de los egipcios a una irremediable vuelta al pasado, a saber: elegir entre el candidato impuesto por los militares, que controlan Egipto desde la anterior revolución en 1952, y los islamistas, que abogan por una política que tengan la ley islámica (sharia) como referente de la vida social.

La desconfianza ante ambos candidatos ha marcado los comicios, para los que estaban llamados 51 millones de egipcios. Lo explica bien la frase de una votante, Omneya Amer, que hacía cola para elegir al "menos malo" de los candidatos.

La baja participación (por debajo del 50%) ha puesto en evidencia que ni Mohamed Morsi, cabeza de los Hermanos Musulmanes y presumible vencedor a la espera de los resultados finales, ni Ahmed Shafiq, ex primer ministro de Mubarak y candidato de los militares, representan los valores que dieron alas a la Primavera Árabe.

La gran baza que explotaban los defensores de Mursi es que su elección permitiría la generación de un contrapoder al Ejército, auténtico sustento de las décadas de gobierno de Mubarak. Pero las maniobras de la Junta Militar, encargada de gestionar la transición, han confirmado las sospechas.

"No sabemos quien será presidente pero sabemos qué tipo de presidencia será: subordinada a los militares", explicaba antes de las elecciones Hesham Sallam, investigador egipcio de la Universidad de Georgetown.

Sólo dos días antes de los comicios, el Tribunal Constitucional ordenó, a instancias de los militares, la disolución del Parlamento por un simple vicio de forma en su formación, y donde los Hermanos Musulmanes habían alcanzado una amplia mayoría. La primera institución democráticamente elegida tras la revuelta, el poder legislativo del país, quedaba suspendida.

Tan sólo unas horas después del cierre de los colegios electorales, la Junta militar anunciaba una declaración constitucional que los poderes del nuevo presidente serían limitados y que serían ellos, los generales, quienes controlarán el legislativo y decidirán, por tanto, el presupuesto. Y lo que resulta más importante para el futuro del país, se reservan el derecho de vetar la nueva Constitución.

Un 'golpe de Estado' de los militares

Además, el Ejército seguirá manejando el ministerio de Defensa, es decir, decidirá las actuaciones de las fuerzas de seguridad, que durante el último año han matado a más de un centenar de egipcios, provocado miles de heridos, protagonizado otras tantas detenciones arbitrarias y juicios militares contra opositores, así como una férrea censura. La represión no ha acabado, ni tiene visos de hacelo.

Por este motivo, muchos egipcios hablan ya de un auténtico golpe de Estado de los militares, que controlan el país desde la anterior Revolución de 1952, y que no están dispuestos a ceder sus privilegios granjeados durante décadas de dictadura. En nombre del orden y la estabilidad, la Junta Militar, compuesta por ex miembros y generales del régimen de Mubarak, se aferra al poder.

Sin parlamento, sin constitución y si se confirma, con un presidente islamista a la cabeza, la Primavera Árabe deberá esperar para ver cumplidas sus esperanzas. “Pedíamos pan, libertad y justicia social. Nos han dado Ejército, policía y policía militar”, sentenciaba un cartel ampliamente difundido por activistas egipcios.

Lo bueno de la primavera árabe ha sido un impulso contra las dictaduras

La primavera árabe es un proceso lento y el cambio solo se conseguirá poco a poco, comenta el experto en Oriente Medio del Think Tank FRIDE, Barah Mikhail. “El estado está suspendido. Toda revolución implica un restablecimiento de la ley y el orden y esto todavía no ha ocurrido en Egipto”, añade el corresponsal estadounidense, Abdallah Schleifer.

Sin parlamento, sin constitución y si se confirma, con un presidente islamista a la cabeza, algunos sectores apuntan que la primavera árabe habría fracasado en el país. Apenas un 50% ha acudido a las urnas, según el diario Al Ahram Online y la Junta Militar ha recortado los poderes del presidente y ha decidido disolver el parlamento.

"Egipto, no vislumbra así un panorama alentador, pero sí se ha construido al menos la base para la democracia", comenta Mikhail . Las primaveras árabes han iniciado una “tendencia en la lucha contra las dictaduras y los abusos de los derechos humanos”, por lo que aunque sus frutos no se verán a corto plazo, el experto afirma que se va por el buen camino. “No podemos esperar una revolución total en el mundo árabe, pero esto no significa que esto suponga un fracaso”.

“Hay que esperar un cambio que va venir poco a poco, pero no hay incompatibilidad entre los resultados de ahora (en referencia al triunfo electoral de los islamistas) y la voluntad de occidente”, aclara el experto. “Los Hermanos Musulmanes son pragmáticos, saben que tienen que ser conciliadores. Tienen sus ideologías, pero no hay que olvidar que plantean un desarrollo económico basado en el liberalismo”

Seguir a teinteresa en...

KIT BUENOS DÍAS (El mejor resumen de prensa en tu mail)

Recibir noticias
    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:
  • Deja tu comentario

Kit Buenos Días

Abril 2020
Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30