Sábado 18/08/2018.

Mundo

Los nuevos líderes chinos deberán enfrentarse al creciente descontento de las clases medias

  • El nuevo mandatario tendrá que responder a una opinión pública cada vez menos dispuesta a tolerar el enriquecimiento extravagante de las élites locales o nacionalistas.
  • Si no llevan a cabo cambios en el sistema económico y político en la próxima década, se podría producir una verdadera inestabilidad.
    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:
  • Deja tu comentario
  • El alto coste de querer controlar a la población china EFE

Último gigante de un mundo comunista desaparecido el siglo pasado, el Partido Comunista Chino (PCC) sobrevive gracias a fuertes dosis de esquizofrenia acrobática, que alterna la mano de hierro en una sociedad que ha abrazado el capitalismo, y el culto al nacionalismo oscurantista.

El congreso del Partido Comunista Chino (PCC), que se inicia el jueves, entronizará a un hombre del aparato, Xi Jinping, de 59 años, para sustituir a otro apparatchik, el presidente Hu Jintao, de 69 años. 

En un desafío sin precedentes, el nuevo mandatario tendrá que responder a una opinión pública incipiente pero cada vez más protestona, y cada vez menos dispuesta a tolerar el enriquecimiento extravagante de las élites locales o nacionalistas.

Este décimo octavo congreso del PCC se celebrará en una capital donde la densidad de 'ferraris', 'lamborghinis', 'maseratis' y 'porches Cayenne' no tiene parangón en ninguna otra parte del mundo.

Verdadera "aristocracia roja", los "hijos de los príncipes" --sus padres fueron los revolucionarios de ayer-- surfean en la ola de un capitalismo casi salvaje, donde la opacidad de los mercados públicos y las relaciones con las poderosas empresas estatales permiten amasar rápidas fortunas bursátiles.

Menos espectacular, el fenomenal "boom" económico de los últimos diez años ha dejado una clase media equipada de automóviles, ordenadores, teléfonos inteligentes, y consumidores de publicidad, moda, cine, turismo e incluso de información sin censura.

La clase de media de China alcanzará los 600 millones de habitantes en 2020. Algo que plantea el nuevo reto de atender la armonía social y hacer frente a los conflictos y rebeliones sociales, fruto del nuevo inconformismo, que ha llevado a los chinos a celebrar unas 180.000 protestas en 2011. Además, en el crecimiento de la clase media llevará consigo un aumento de la demanda de la inversión doméstica.

Aparte de garantizar la estabilidad social, las preocupaciones de los nuevos dirigentes chinos deberán garantizar el alto ritmo de crecimiento económico y preservar la soberanía nacional y la hegemonía del Partido Comunista.

Las reformas en curso en el plano ambiental, social y tecnlógico, recogidas en el plan quinquenal en vigor hasta 2015, auguran cambios sustanciales en el modelo productivo, según un análisis del director del Observatorio de la Política China, Xulio Ríos.


Pero a contracorriente de esta metamorfosis, el Partido y el Estado comunistas, y su pragmatismo parecen abocados a un verdadero estancamiento político. En nombre de la "armonía" y de la "estabilidad", las dos palabras clave del régimen, procedentes de Confucio (551-479 AC), el "sabio" nacional, los disidentes siguen detenidos, la prensa amordazada y los sindicatos independientes prohibidos.

Para Jean-Philippe Béja, politólogo especialista de China, "el gobierno por consenso en la cúpula es una de las causas del inmovilismo en el campo de la reforma política".

Crece el nacionalismo


Sin ideología, pero fortalecida por su nuevo estatus de segunda potencia mundial, China cultiva un patriotismo omnímodo, que esconde mal el resurgimiento del nacionalismo, fuente de preocupación de sus vecinos.

La retórica marxista leninista, prácticamente desaparecida de la prensa, hace sonreír a las nuevas generaciones, dispuestas a levantarse para defender el nuevo orgullo nacional.

"Como la fe en el socialismo es más bien un problema, los dirigentes chinos buscan otras fuentes de legitimidad. Y el nacionalismo es el sustituto ideal", estima Béja, para quien el "PC puede enorgullecerse de haber realizado el sueño de todos los dirigentes del país desde la guerra del opio (1839): devolver a China su lugar en el mundo".

La propaganda oficial recuerda en todo momento la época de las "humillaciones" de China, enfrentada a las potencias extranjeras desde el siglo XIX a 1945.

Sempiterno "cabeza de turco!" de los comunistas chinos, Japón se encuentra de nuevo bajo su ira por cinco islotes deshabitados en el mar de China, que tanto Pekín como Tokio reivindican. Pero el PC ha sacado a la gente a las calles y la virulencia del nacionalismo y del populismo ha dejado estupefactos a muchos extranjeros.

La recuperación de Hong Kong en 1997, de Macao en 1999 -- la de Taiwán sigue siendo una "causa sagrada" -- y la intransigencia absoluta del régimen sobre Tíbet exalta el sentimiento nacional al tiempo que cimienta a la cúpula comunista.

O China se reforma o caerá en la inestabilidad


"Pienso que si no llevan a cabo cambios en el sistema económico y político en la próxima década, se podría producir una verdadera inestabilidad, que daría paso a una política exterior más nacionalista y agresiva", estimó la semana pasada Winston Lord, exembajador estadounidense en China y exsecretario de Estado adjunto de Richard Nixon.

El crecimiento del presupuesto del Ejército Popular de Liberación ha superado con creces el del PIB en estos últimos diez años.

Y para distraer la atención creciente de la opinión china sobre los escándalos del enriquecimiento de las élites, el recurso a la fibra nacionalista podría ser muy útil.

Pero el arma es de doble filo: "muchos dirigentes tienen a sus hijos en el extranjero -incluso en Japón- o trabajan en multinacionales. Son vulnerables a las acusaciones ultranacionalistas de 'vender el país'" advierte Jean-Philippe Béja.

Seguir a teinteresa en...

KIT BUENOS DÍAS (El mejor resumen de prensa en tu mail)

Recibir noticias
    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:
  • Deja tu comentario

Kit Buenos Días

Agosto 2018
Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30 31