Martes 10/01/2017.

Mundo

Ciberguerra fría: Obama amenaza con represalias contra Putin

  • Barack Obama ha prometido vengarse de Vladimir Putin por interferir en las elecciones estadounidenses.
  • Hackers ligados presuntamente a Moscú robaron y filtraron documentos que desacreditaron a Hillary Clinton.
  • Estados Unidos ha ciberatacado a aliados de Rusia, como Irán.


  • Obama: El ciberataque ruso no afectó a legitimidad de las elecciones en EE.UU.

Esta semana, la CIA y el FBI han acusado directamente a Rusia de orquestar ciberataques para desestabilizar el proceso democrático electoral estadounidense y favorecer a Donald Trump. Barack Obama ha dicho que habrá represalias contra el Vladimir Putin y su Gobierno. Todo apunta a una guerra larvada, en el ciberespacio: a la intensificación de una ciberguerra fría.

Obama amenaza a Putin

“Usted dice que Rusia está detrás de los ataques, ¿van a pagar algún precio por ello?”, le pregunta el periodista de la televisión pública estadounidense NPR al presidente estadounidense en una entrevista publicada este viernes. “Tenemos que actuar. Y lo haremos. Nosotros elegiremos el momento y el lugar”, ha respondido el presidente saliente. “Puede que las acciones sean explícitas y públicas, otras no. Pero Putin está al tanto de lo que pienso en este sentido, porque se lo he dicho directamente”.

<iframe width="560" height="315" src="https://www.youtube.com/embed/Z5Z1WN_aaRw" frameborder="0" allowfullscreen></iframe>

Todo el mundo recoge inteligencia, ha reconocido, nombrando a las agencias de Israel, Reino Unido o la propia Rusia. “Pero hay una diferencia entre eso y activar esa ‘inteligencia’ [Intel] para influir en las elecciones”, ha diferenciado. Washington se prepara para una respuesta “proporcionada” pero “relevante”.

Los correos del Partido Demócrata

Internet ha amplificado las consecuencias del espionaje y la propaganda. Y esa es la diferencia entre la filtración de los correos del Comité Nacional Demócrata y cualquier otro caso de espionaje.

La máxima autoridad de espionaje del país, responsable entre otras agencias de la CIA, James R. Clapper, acusó formalmente a Rusia el pasado 7 de octubre de estar detrás de los ciberataques que robaron y filtraron a través de Wikileaks correos muy dañinos para la campaña de Hillary Clinton. Este viernes el FBI ha respaldado esa conclusión.

Entre los más de 20.000 documentos, había correos electrónicos que probaban que los máximos responsables del Partido Demócrata habían operado contra el oponente de Clinton en las primarias, Bernie Sanders. Se revelaba también la lista de donantes de la candidata, e e-mails en los que explícitamente se prometían puestos y favores a cambio de donaciones.

El escándalo llevó a dimitir a la presidenta del partido, Debbie Wasserman. Pero tuvo, sobre todo, un impacto difícil de valorar en votos demócratas. Clinton había quedado expuesta como “puro establishment”, y con ello debilitada en los estados clave como Wisconsin, Michigan o Pensilvania, en los que Trump cortejó a la clase castigada por la crisis, por los burócratas de Washington o por los financieros de Wall Street con los que ella hacía negocios.

Este sábado Clinton ha asegurado que perdió las elecciones por este ciberataque.

Ciberguerra generalizada

Todos los países se están preparando para la ciberguerra”, analiza para Te Interesa Julián Inza, Consejero Delegado de Trust Conformity Assessment Body y responsable de seguridad de la Asociación de Usuarios de Internet. “En el CNI ha desplegado un sistema de sensores y tiene un índice de alerta cibernética que indica que recibimos ataques. En la legislación europea se están haciendo cambios para proteger las infraestructuras del Estado y de empresas privadas esenciales, como las de energía, transportes o del sistema bancario”.

Los bandos están, de hecho, bastante definidos y son muy similares a los de la Guerra Fría. China y Rusia atacan con frecuencia a Estados Unidos, y éste se alía con Israel para enfrentarse a Irán.

En 2010, por ejemplo, el “gusano” digital Stuxnet logró paralizar las centrifugadoras de uranio de la central iraní de Natanz. Era la primera vez que se conseguía paralizar una infraestructura del mundo real, desconectada de la red global y protegida con mecanismos SCADA (Control de Supervisión y Adquisición de Datos, en sus siglas en inglés).

Hace tres años el contratista de seguridad informática Edward Snowden reveló que la Agencia Nacional de Seguridad estadounidense espiaba a todos los ciudadanos del mundo, incluidos los suyos, y que tenía pinchados teléfonos móviles de sus propios aliados, como el de la canciller alemana Angela Merkel.

¿Sanciones o respuesta en el ciberespacio?

Las palabras de Barack Obama de este viernes han dejado en el aire si las represalias anunciadas tomarán la forma de más sanciones económicas, como las que se han aplicado a Rusia por Estados Unidos y la Unión Europea tras la intervención en Ucrania, o si serán más bien propias del ciberespacio y, por tanto, probablemente nunca se hagan públicas.

Pero, en tan sólo cuatro semanas, Donald Trump va a jurar el cargo y él y su equipo se espera que formen un Gobierno más pro ruso. El próximo ministro de Exteriores (secretario de Estado) Rex Tillerson es amigo personal de Vladimir Putin, y Trump ha sido más gentil en sus declaraciones con el ruso que con muchos de los políticos estadounidenses.

Si Obama impone en estas últimas semanas sanciones en cargos u organizaciones rusas, Trump podrá darles marcha atrás cuando jure el cargo.

En Twitter, el presidente electo se ha preguntado por qué la administración ha “esperado tanto para actuar” si Rusia o “alguna otra entidad” ha llevado a cabo los ataques.

La Casa Blanca asegura que no intervino antes de las elecciones para no escalar el conflicto justo antes del proceso electoral.

El Congreso del país, mientras, presiona a Trump para que reconozca públicamente la validez de las investigaciones de las agencias de inteligencia que, pronto, va a dirigir, informa el New York Times. Sin embargo el dice en privado que algunos dentro de la CIA van a por él, y que no va a reconocer nada en público al menos hasta ser formalmente elegido. Hay un movimiento, llamado “hamilton electors”, que pide que se aplique la doctrina de uno de los padres fundadores de Estados Unidos y que los 37 electores republicanos voten en contra de un candidato elegido por el pueblo pero con la ayuda de un poder extranjero.


Seguir a teinteresa en...

KIT BUENOS DÍAS (El mejor resumen de prensa en tu mail)

Recibir noticias
Etiquetas:

Kit Buenos Días

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
2 3 4 5 6 7 8
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31