Martes 06/11/2018.

En un nuevo informe de las Naciones Unidas

Mundo

Las mujeres en Irak, principal objetivo de la violencia del EI según más de 500 testimonios

  • Violadas, vendidas como esclavas por ser consideradas apóstatas, apaleadas, así maltratan y vejan los milicianos del Estado Islámico a las mujeres en Irak. Estos datos provienen del último informe de Naciones Unidas, con testimonios de más de 500 personas locales.
  • Los turcomanos, cristianos y yazidíes también sufren la ira de los yihadistas, que no tienen piedad al imponer el sunismo radical.
    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:
  • Deja tu comentario

Las mujeres son uno de los colectivos más dañados y castigados en las zonas de conflictos y el las guerras: Sudán del Sur, el Congo, Irak, Siria... El último informe del Alto Comisionado de la ONU y de la UNAMI (Misión en Irak de las Naciones Unidas) así lo refleja con unos datos escalofriantes que reflejan las injusticias a las que son sometidas las mujeres como consecuencia del avance del Estado Islámico y el salvajismo que profesa en la defensa de un sunismo radical.  Cerca de 1,8 millones de iraquíes se han visto obligados a abandonar sus casas, más de 9.000 civiles han muerto y más de 17.000 han resultado heridos ante la amenaza del yihadismo radical.

Así este último informe, fechado con datos hasta el 10 de septiembre, refleja que el Estado Islámico se está cebando de manera sistemática con las mujeres: abogados, médicos, mujeres pertenecientes a las minorías yazidí y kurdas, todas ellas son el objetivo del terrorismo del EI en su área de influencia.Este informe ha sido elaborado con los testimonios de más de 500 personas que han visto con sus propios ojos la barbarie que día a día sacude a Irak, que han sido testigos de horrores inimaginables, que sufren en sus propias carnes la violencia más atroz.

Según las informaciones que baraja el documento hay datos de testigos que afirman que los terroristas del Estado Islámico han llegado a asaltar las casas de mujeres relacionadas con el mundo de la abogacía. En el caso de una la mataron sin contemplaciones, a ella y a su marido. Otro caso relata que una de las candidatas para un puesto en las pasadas elecciones generales celebradas en Irak fue secuestrada ese mismo día en su casa, en una zona residencial próxima a Mosul.

Las profesionales sanitarias de los centros de Mosul explicaron a los organismos adscritos a la ONU que han estado recibiendo amenazas en el ejercicio de sus labores por no llevar el velo conforme a los preceptos radicales que dictan los milicianos del estado islámico. De hecho les obligan a que las mujeres casadas lleven el velo de color negro, mientras que las que mantienen estado civil de soltera lo lleven en otros colores.

Pero las amenazas del Estado Islámico no se quedan solo en meras palabras, los informes explican que el 21 de agosto los medios locales denunciaron que los yihadistas habían apaleado a mujeres en el mercado de Mosul por no ir cubiertas. Esto no es lo peor que les puede ocurrir a las mujeres que reciben la amenaza del EI, la violencia sexual sectaria, es decir, hacia colectivos que no profesan el sunismo, es el pan de cada día para las yazidíes o las cristianas en Irak.

Este informe denuncia casos como el que se produjo el 2 de agosto en la localidad yazidí de Maturat, (al sur del Monte Sinjar, donde se refugiaron gran cantidad de personas durante este verano). Entonces se produjo un secuestro masivo de mujeres y niños que fueron en su mayoría violados o asaltados. Días más tarde los testigos relatan que cerca de 400 féminas entre cristianas y yazidíes fueron trasladadas a Siria y allí 150 mujeres jóvenes y solteras fueron entregadas a milicianos del EI o vendidas como esclavas sexuales.

Tres testimonios de adolescentes muestran la barbarie

La UNAMI relata en su informe que consiguió contactar con una joven adolescente de etnia yazidí que había llegado a ser vendida como esclava sexual. El testimonio de la joven puede resultar escalofriante,  confesó que había visto cómo cientos de mujeres habían sido trasladadas para ser vendidas como mercancía y aclaró que ella misma había sido objeto de violaciones por parte de soldados del EI en varias ocasiones.

Aun más desgarrador si cabe es el de la joven Sara, de 15 años, que hace unos días recogía The Global Post. La joven sobrevivió a uno de estos raptos masivos que se produjeron en agosto hacia mujeres yazidíes, en su caso fue vendida a un hombre mayor como "regalo" y tuvo que sufrir constantes humillaciones, su único motivo para seguir con entereza, señalaba, era pensar en su familia y en su hermano. El hombre que la tenía recluida en su casa le hacía cortes en los brazos, para hacerle sentir débil y sin fuerzas. Dice que en muchas ocasiones pensó hasta en suicidarse, en quitarse la vida ante su desesperación.

Como explica Sara, las venden como esclavas sin ningún remordimiento, sus precios, oscilan entre los 100 y los 1.000 dólares por cabeza. La joven relata con detalle cómo fue su captura, tuvo que escapar hacia el monte Sinjar con su hermano, su mujer embarazada y su madre. A los hombres que intentaron salvar a las chicas secuestradas les dispararon sin miramientos.

Leila, yazidí de 19 años, tuvo que presenciar la muerte de su marido y de otros hombres que fueron tumbados boca abajo y a los que también ejecutaron sin miramientos. Mataban incluso a chicos de 14 años. Ella pudo escapar de sus captores en una noche en que los milicianos que las custodiaban se habían quedado dormidos, pero pudo ser testigo de cientos de violaciones de los derechos humanos.

Tal es la falta de humanidad de los yihadistas que los expertos aseguran que incluso han llegado a abrir oficinas para comerciar con las mujeres que secuestran.

La violencia sectaria amenaza también al resto de colectivos

Quizá mujeres y niños son los colectivos más afectados por los desastres e la guerra, pero el informe también quiere dejar claro que tanto cristianos, turcomanos iraquíes y yazidíes están sufriendo constantes violaciones de sus derechos más fundamentales porque son considerados apóstatas, que es la manera en la que se justifican los yihadistas para cometer sus atrocidades.

En el caso de los cristianos, hasta el 20 de julio, la ONU contabilizó que más de 400 familias se vieron obligadas a dejar sus casas y pertenencias en Mosul y huyeron como ante la llegada de los integristas islámicos. Pero esta huida no fue ni mucho menos tranquila ni pacífica, pues los yihadistas los asaltaban en los puntos de paso (conocidos como checkpoints) y muchos eran sometidos a vejaciones de tipo sexual o a violencia de otros tipos.

El informe cuenta un caso desgarrador, una madre cristiana tuvo que dejar a su hija de tres años a merced de un miliciano del EI que la secuestró, pues este la extorsionó diciendole que, o la dejaba con él o mataría al resto de su familia. Esta mujer fue retenida junto a otros miembros de su grupo y llevados a otro punto y por el momento no se han vuelto a tener noticias de ellos.

Los turcomanos viven también bajo el yugo del Estado Islámico, uno de los casos que se han vivido este reciente verano es el del asedio que sufrieron los cerca de 13.000 ciudadanos de la ciudad de Amerli, cuya mayoría religiosa pertenece a este colectivo. Ni agua, ni medicinas, ni provisiones, lo que ocasionó las muertes de algunos civiles por no poder acceder a los servicios sanitarios.



Seguir a teinteresa en...

KIT BUENOS DÍAS (El mejor resumen de prensa en tu mail)

Recibir noticias
    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:
  • Deja tu comentario

Kit Buenos Días

Diciembre 2019
Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
2 3 4 5 6 7 8
9 10 11 12 13 14 15
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31