Martes 06/11/2018.

Los momentos más célebres de la historia de los debates de EEUU

Malas contestaciones, deslices por poca preparación, un aspecto descuidado, frases para la historia como “yo no soy Bush”, miradas desafiantes o ataques desmedidos… Son algunos aspectos que dejan los momentos más celebres de los debates de la historia política de Estados Unidos. El Instituto Franklin recuerda algunos de estos momentos y toma como base un reportaje de la CNN, un vídeo que se puede ver también en esta información.

El instituto señala que es obligado citar en cualquier clase de comunicación política el debate que enfrentó al entonces senador John Kennedy con el presidente Richard Nixon, en 1960. La imagen de un presidente sudoroso, sin afeitar y cansado frente a un bronceado y sonriente aspirante se emplea para subraya la importancia del lenguaje no verbal. 

En el vídeo también se recuerdan frases desafortunadas, por el momento en el que se pronuncian. "No hay dominación de la Unión Soviética en el este de Europa”, afirmó Ford en 1976 en su debate con Jimmy Carter. Era una frase nueva para los espectadores de la época, apunta el diario ‘The Guardian’. Ford perdió las elecciones.

Los ataques y la ironía pasan a la historia. En el encuentro del 21 de octubre de 1984 Walter Mondale atacó a un veterano Ronald Reagan a propósito de su edad. Reagan respondió con elegancia: “No voy a hacer de mi edad un tema de campaña ni tampoco voy a explotar la juventud e inexperiencia de mi adversario”.

A algunos candidatos se les reprocha la frialdad. A Dukakis, un opositor de la pena de muerte, se le preguntó en el debate de 1988 con George Bush padre si cambiaría de opinión si su esposa, Kitty, fuera violada y asesinada. Dukakis, en vez de atacar la cuestión, respondió: "No, no creo. Me opondré a la pena de muerte toda mi vida”.

Una respuesta contundente y recordada como la que dio Ross Perot a George Bush en el debate a tres junto a Bill Clinton en 1992. Bush intentó atacar a Perot en el flanco de la experiencia y éste le devolvió la ofensiva con una frase demoledora: “Experiencia en endeudar al país en 4.000 millones de dólares seguro que no tengo”.

No hay que desprestigiar o menospreciar a los que se consideran del mismo bando. John McCain llegó a decirle en su segundo debate a Obama en 2008: “Yo no soy Bush”; se defendía de las continúas referencias al anterior presidente republicano. Tampoco es buen recurso aludir a la situación de otros países. “No quiero acabar como España”, declaró Mitt Romney frente a Obama para hablar de déficit y gasto público. 


Kit Buenos Días

Septiembre 2019
Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
2 3 4 5 6 7 8
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30