Viernes 15/06/2018.

| Europa

MIGRACIÓN

Europa

El Aquarius vuelve a poner el foco europeo en el Mediterráneo

  • El Aquarius llegará a España el domingo tras un gesto sin precendetes por parte del Gobierno de España
  • Iralia ha cerrado sus fronteras y aumenta la presión en Bruselas, para llegar a un acuerdo común de los 28 estados miembro

629 personas estaban en medio del mar y gracias a una embarcación de una ONG ahora están a salvo. El Aquarius, de SOS Meditarraneé con personal sanitario de Médicos Sin Fronteras a bordo, ha salvado la vida de 629 personas que intentaban alcanzar tierra europea huyendo de sus países de origen. Tierras en las que se vive una guerra o donde el hambre golpea de forma incesante a su población. El caso de Aquarius ha vuelto a poner sobre Europa el foco de la migración. Un problema que sigue sin resolverse pero que lleva a miles de personas a la fosa común en la que se ha convertido el Mar Mediterráneo.

La Unión Europea sigue sin tener una política común sobre el asunto migratorio, un tema que no solo afecta a los países del sur, los lugares de llegada, sino que es continental. El Aquarius llegará a España el domingo, tras un gesto del Gobierno español sin precedentes, después de que Italia haya decidido cerrar sus puertos prohibiendo que las ONG desembarquen a las personas que rescatan en medio del mar. En cambio, si son sus buques quienes realizan esas labores de rescate si permite el desembarco.

Miles de personas siguen arriesgando su vida cada día por alcanzar Europa mientras que desde Bruselas no parece que se perfile una política común entre todos los estados miembro para acoger a los migrantes. A finales del próximo mes de junio se reúne el Consejo Europeo y obligará a cada uno de los países a posicionarse. El debate se centrará en el reglamento de Dublin III que obliga al país que recibe a los solicitantes de asilo a tramitar dichas solicitudes. Este acuerdo divide a los países: por un lado está quienes exigen mano dura contra la migración ilegal y por otro los que piden colaboración para que el reparto sea efectivo.

España, Italia, Grecia o Malta son los que viven diariamente en sus fronteras el drama migratorio de forma que exigen al resto de estados que colaboren para que las cuotas de reparto se hagan efectivas; frente a ellos, Hungría, Polonia, República checa y Eslovaquia que se niegan a acoger. Desde las instituciones europeas admiten públicamente que será difícil llegar a un acuerdo y las declaraciones muestran cada día un poco más de distanciamiento. El último en pronunciarse ha sido el ministro de Interior alemán, Horst Seehofer, que ha comprado las tesis ultraderechistas que llegan del este.


Italia cierra sus fronteras

Italia ha dado un golpe de timón y ha convertido en reales sus promesas antiinmigración. El domingo por la tarde, el ministro de Interior, Matteo Salvini, anunció que cerraba los puertos del país y negaba la llegada de migrantes a Italia. El líder de la Liga confirmaba así el giro italiano en las políticas migratorias y de asilo. Más de 600 personas habían sido rescatadas en el mar por la ONG Mediterranée, iban a bordo del Aquarius y no llegarían a Italia.

Es imprescindible una contestación clara al gobierno italiano pero la UE no estará en condiciones de hacerlo hasta que no cambie los principios de su política migratoria” explica a teinteresa.es la profesora de Derecho Penal de la Universidad Complutense de Madrid Margarita Martínez. “

“Con independencia de las consecuencias jurídicas que pudiera tener el que Italia niegue la posibilidad de desembarcar en sus puertos, la actitud y palabras del ultraderechista Salvini, Ministro del Interior, lamentablemente a muchos nos recuerdan  al fascismo que hace no tanto tiempo hundió a Europa” señala Martínez en relación a la fuerza que están cogiendo algunos discursos en Europa.

No solo es Italia, Hungría o Austria ya tienen en sus Gobiernos a partidos de extrema derecha que mantienen esa postura de confrontación con la migración, “es prioritario estar alerta ante estos movimientos xenófobos”. “Salvini y su discurso despiadado contra la inmigración es un ejemplo que es imprescindible contestar. Es necesario que la UE reaccione con dureza y decididamente ante este tipo de discursos que estigmatizan a inmigrantes y refugiados y a la postre los deshumanizan", concluye Martínez.

La pregunta es si está o no Europa preparada para estructurar una respuesta, “pensemos cómo el blindaje de fronteras es un pilar de la política migratoria europea, que no facilita vías seguras de acceso, y que está convirtiendo el Mediterráneo en el mayor cementerio del mundo. Pensemos en cómo trata la UE a estas personas cuando acceden a territorio, permitiendo por ejemplo la denominada Directiva de retorno que podamos privar de libertad, encerrar en centros de detención, hasta un año y medio a personas por el solo hecho de buscar una vida mejor lejos del lugar donde han nacido”.


Las cifras continúan aumentando

El principal problema es que a pesar de que Bruselas no perfila una política común los números hablan sin necesidad de escuchar a la política. De los 160.000 refugiados que los países se comprometieron a reubicar tan solo se ha respuesta a 34.691, provenientes de Italia y Grecia. Esta cifra representa tan solo al 22% de los solicitantes. A España solo han llegado 1.359 personas.

Este 2018, 44.570 personas han llegado a Europa según la Organización Internacional para las Migraciones. De ellas, 35.445 lo han hecho a través del mar y 792 han muerto o están desaparecidas.

Seguir a teinteresa en...

KIT BUENOS DÍAS (El mejor resumen de prensa en tu mail)

Recibir noticias

Kit Buenos Días

Septiembre 2018
Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2
3 4 5 6 7 8 9
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30