Lunes 25/09/2017.

Mundo

Más allá del sueldo: cómo retener el talento millennial

  • Oficina de Google en Dublin

Ellos no necesitan aprenderse las calles de su ciudad. Tienen Google Maps. Saben de historia pero no han conocido más que la abundancia. La crisis les pilló en la universidad. Viven de alquiler. Quieren viajar. Quieren ser felices, no millonarios. Son los hijos del milenio.

En el lado contrario están los hijos del Baby Boom. Rondan los 50 y su pretensión vital era encontrar un trabajo en el que estar a gusto. Tener una familia. Comprar una casa. Estabilidad. Un buen sueldo y una ciudad amable. Una empresa con una jerarquía definida.


Una sociedad humanista

Pero ahora llegan los millennials y su pensamiento disruptivo, transversal, inmune a la jerarquía y las empresas no saben cómo aprovechar su talento. ¿Estamos ‘desaprovechando’ a nuestros jóvenes?

“Haber vivido toda su vida adulta rodeados de tecnología simplifica muchos procesos antes complejos y ‘abre espacios’ mentales. Las nuevas generaciones lo cubren con mirar la vida de otra manera”, explica Jaume Gurt autor del libro Diseña tu futuro y ex CEO de Infojobs.

Los jóvenes ya no buscan un buen salario. Prefieren una menor remuneración a cambio de valor añadido en otros aspectos empresariales, explica Gurt. Las empresas españolas ya lo están sufriendo, son incapaces de ‘retener’ los nuevos y prometedores talentos que podrían dar un impulso a su negocio porque son rígidas, arcaicas.

Estos talentos “piden vibrar, sentirse vivos, no ser un número en una empresa de miles de empleados”, dice Gurt.

Las tecnológicas ya lo han visto venir. Google es el paraíso del millennial, el denominado “mejor lugar del mundo para trabajar”. Ofrece a sus empleados toboganes, juegos, meriendas gratis, horario flexible, buenos sueldos, ambiente positivo, participativo, diverso, favorece el trabajo en equipo.

Aunque al final los toboganes son anecdóticos, lo que importa es que el trabajador sea feliz con su empleo, porque rendirá más, eso traerá éxitos empresariales, lo que le hará más feliz y creará un “círculo vicioso de productividad”.

Cualificados, sociales, tecnológicos

“Hay que enamorar al talento” dice este experto que acude a universidades y empresas a explicar esta necesidad, una visión humanista, centrada en las personas, del mundo. “Estoy convencido de que es posible trabajar en una empresa, ser feliz, soñar, desarrollarte y tener éxito”.

Lo que ocurre cuando las empresas no son capaces de adaptarse a estas necesidades laborales es que los jóvenes se van. “Si no se sienten ‘parte de’ algo, muchos deciden emprender”, explica. “Son gente con mucha cualificación, tecnológicos, muy hábiles en aprender cosas nuevas y con voluntad”, explica aunque remarca que “los jóvenes no quieren emprender para hacer dinero, sino para tener libertad”.

No hay que olvidar que los estudios sobre esta nueva generación también los tachan de ‘caprichosos’. Una sociedad interconectada, cada vez más líquida, más flexible y veloz hace que la “gratificación instantánea” sea lo que buscan los millennials. Ser felices hoy. Ahora.

El plan de carrera de los jóvenes talentos no pasa de tres años”, explica el ex CEO de Infojobs, que asegura que preguntar en una entrevista de trabajo dónde te ves dentro de 15 años ya no tiene sentido.

El mercado de trabajo está cambiando. El 50% de los puestos que se ofertarán en 2020 aún no existen y la mayoría serán puestos STEM, es decir, relacionados con ciencias, tecnología y matemáticas. Los robots automatizarán la mayoría de procesos. Se destruirán puestos de trabajo y otros se crearán.

Pero las personas también están cambiando. Las nuevas generaciones ya son el futuro y las empresas tienen que estar preparadas para este cambio disruptivo. El déficit de talento puede atajarse, si se aprende a “enamorar”. 


Seguir a teinteresa en...

KIT BUENOS DÍAS (El mejor resumen de prensa en tu mail)

Recibir noticias

Kit Buenos Días

Diciembre 2017
Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 31