Martes 12/02/2019.

Mundo

Los aliados discuten este miércoles las implicaciones de la ruptura del Tratado Nuclear y el gasto en defensa

España se suma el jueves al caza europeo del futuro con Francia y Alemania

Los ministros de Defensa de la OTAN discutirán este miércoles las implicaciones de la más que probable ruptura del Tratado de Fuerzas Nucleares de alcance intermedio (INF) sellado en 1987 entre Washington y Moscú, después de que el presidente ruso, Vladimir Putin, anunciase el pasado 2 de febrero que también suspenderá su participación, como ha hecho Estados Unidos, aunque no se esperan decisiones todavía, según han avanzado fuentes diplomáticas.

"El INF está en peligro real. Seguimos pidiendo a Rusia que vuelvan a su cumplimiento en el periodo de seis meses mientras todavía pueden para salvar el Tratado. Será de gran importancia para todos", ha avanzado el secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, en rueda de prensa la víspera de la reunión de dos días en la Alianza, que se verá afectada por la huelga general en Bélgica del miércoles y en la que se estrena el secretario de Defensa en funciones estadounidense, Patrick M. Shanahan.

El presidente estadounidense, Donald Trump, avanzó el 1 de febrero que Estados Unidos suspendía su participación en el Tratado e iniciaba el proceso de retirada definitiva --que se completará en seis meses si Moscú no garantiza que cumple el Tratado de forma plena y verificable antes de se consuma el plazo-- tras vencerse el plazo de 60 días que le dio para destruir sus polémicos sistemas de misiles SSC-8 y el mandatario ruso respondió, un día después, anunciando la suspensión de su participación en el Tratado y respaldó la idea de que el país desarrollara un nuevo misil supersónico de alcance medio.

"No tenemos intención de desplegar nuevos misiles nucleares terrestres en Europa", ha asegurado Stoltenberg, que ha insistido en que "la OTAN no quiere una nueva carrera armamentística" que "no estaría en el interés de nadie". Eso sí, la OTAN mantendrá "una disuasión y defensa efectiva" y no ha querido "especular" sobre "cuáles serán los próximos pasos".

"Cualquier paso que tomemos serán coordinados, medidos y defensivos", ha incidido. "No tenemos que mimetizar lo que Rusia hace pero tenemos que garantizar que tenemos una disuasión y defensa efectivas", ha remachado.

"Comenzaremos el desarrollo de un mecanismo defensivo y mantendremos informados a nuestros aliados a lo largo de todo el proceso", ha avanzado este martes la embajadora estadounidense ante la OTAN, Kay Bailey Hutchison, que insistido en que será una capacidad "convencional", no nuclear y ha justificado el paso tras más de cinco años de esfuerzos sin resultado para que Rusia cumpla el Tratado.

Moscú sólo reconoció la existencia de su polémico misil en noviembre de 2017 pese a que lleva haciendo pruebas desde mediados del 2000 y desplegó múltiples sistemas a finales de 2018, según Estados Unidos.

Los aliados han cerrado filas con Estados Unidos frente a Rusia, aunque temen las consecuencias de la ruptura del Tratado, que consideran una piedra angular de la arquitectura de seguridad europea y el impacto que ello tendrá para otros tratados clave, como el nuevo Start de reducción de armas nucleares estratégicas que expira en 2021 y reclaman negociar un nuevo tratado que cubra también a otros países que tiene misiles de alcance intermedio, incluido China.

Los ministros de Defensa también esperan aprobar la puesta en marcha --por fases, no de forma inmediata como reclamaba Estados Unidos-- de la iniciativa acordada en la cumbre de julio para garantizar la disponibilidad en 30 días de 30 batallones terrestres, 30 escuadrones de aire y 30 buques de combate, listos para utilizar en el marco del refuerzo militar de la OTAN y darán directrices políticas para el nuevo ciclo de planificación de la defensa.

Durante la cena, revisarán el reparto de la carga en la OTAN y los esfuerzos de los aliados por elevar el gasto en defensa al 2% del Producto Interior Bruto, una reclamación insistente de la Administración de Trump.

Solo 16 aliados cumplirán el objetivo de destinar el 2% del PIB al gasto en defensa en 2024, según las estimaciones de la OTAN, que espera que los países europeos y Canadá destinen 100.000 billones de dólares más a defensa para 2020 y 350.000 millones de dólares más de aquí al 2024.

España espera elevar el gasto al 1,53% en 2024 e incumplirá así la meta, que tampoco cumplirán otros países como Alemania, que espera llegar al 1,5% para entonces, ni Italia, mientras que Francia sólo la cumplirá en 2025.

Al día siguiente, los titulares de Defensa repasarán las operaciones de la OTAN en Afganistán, Kosovo y en el Mediterráneo y, con la jefa de la diplomacia europea, Federica Mogherini, la cooperación con la UE y las iniciativas para reforzar la defensa europea, que tanto Stoltenberg como Estados Unidos han dejado claro que deben ser complementarias y no entrar en competencia con la OTAN.

ESPAÑA SE SUMA AL CAZA EUROPEO CON FRANCIA Y ALEMANIA

La ministra de Defensa, Margarita Robles, firmará este jueves en Bruselas con sus homólogas de Francia y Alemania una carta de intenciones para sumarse al proyecto del futuro avión de combate europeo.

El proyecto nació el pasado mes de junio con el objetivo de ser el avión de combate de quinta generación que sustituya, a partir de 2040, a los cazas europeos en servicio, como el Eurofighter y el Rafale.

AFGANISTÁN Y KOSOVO

Respecto a las operaciones de la OTAN, Stoltenberg ha respaldado los esfuerzos del Gobierno afgano para negociar un acuerdo de paz con los talibán pero ha dejado claro que no es un acuerdo sobre "la fecha de salida" de las fuerzas internacionales y que los aliados decidirán "juntos" su presencia militar sobre el terreno en función de "condiciones" sobre el terreno, a determinar con los afganos.

En el caso de la operación en Kosovo, Stoltenberg ha avanzado que la operación KFOR ha contribuido a la estabilidad de los Balcanes durante 20 años y "no será afectada para nada" tras la aprobación de la transformación de las fuerzas de seguridad kosovar en un auténtico Ejército pero sí se revisarán "los diferentes tipos de consolidación de las capacidades" a las que contribuye la OTAN, aunque tampoco se esperan decisiones, según han avanzado fuentes aliadas.

España, que no ha reconocido a Kosovo, rechaza que la OTAN contribuya a entrenar al Ejército kosovar, aunque Estados Unidos, Alemania y Reino Unido, empujan para mantener la implicación sobre el terreno.

Seguir a teinteresa en...

KIT BUENOS DÍAS (El mejor resumen de prensa en tu mail)

Recibir noticias

Kit Buenos Días

Febrero 2019
Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28