Viernes 15/12/2017.

al borde del caos

Mundo

Una década después del corralito, España vive sus síntomas

  • Con la ley de “un peso, un dólar” los argentinos se creyeron durante años los reyes del mambo con un alto nivel adquisitivo.
  • En España también hemos gastado lo que no existía basándonos en un sistema irreal.
    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:
  • Deja tu comentario
  • Un grupo de manifestantes víctimas del corralito protestan ante la Corte Suprema de Justicia de la Argentina JUAN MABROMATA/AFP/Getty Images

Diez años después del corralito de Argentina, la sombra de lo que ocurrió en el país sudamericano planea sobre España. Con un alto nivel de endeudamiento, una tasa de paro inasumible y un modelo económico poco competitivo, en España se podría vislumbrar un escenario similar.

Con España dentro del euro y respaldada por Europa, el corralito no podría pasar, pero ¿Y si la irresponsabilidad de nuestros sistema económico acaba con la paciencia de Alemania? Las grandes cantidades que conforman el Fondo de Estabilidad que han permitido el rescate de Irlanda, Portugal y Grecia han salido en su gran mayoría de los bolsillos de los contribuyentes de las grandes economías europeas como Francia y Alemania, pero ¿hasta cuándo?

Ahora mismo el Fondo de Estabilidad Financiera no tendría suficiente dinero para hacer frente a un hipotético rescate de Italia o España. Los ministros de economía reunidos en Bruselas esta semana acordaron reforzar el capital a través de la ayuda del Fondo Monetario Internacional, ya que no han conseguido atraer el interés de los inversores y llegar al billón de euros que pretendían.

Estos días en medios y círculos de análisis económico empieza a especularse con una ruptura de la zona euro. Si esto finalmente ocurriese, las posibilidades de un corralito español serían más probables.

En Argentina, se implantó en el año 1991 la ley de convertibilidad por la que se equiparaba de forma automática el valor de la moneda nacional al dólar. Un peso argentino se podía cambiar por un precio fijo de un dólar. La medida hizo aumentar considerablemente el poder adquisitivo de los argentinos. Los productos importados y los viajes al extranjero eran baratísimos. Los argentinos se creyeron durante años los reyes del mambo y viajaban por el mundo con apenas unos pocos pesos.

Carlos Repetto, un joven argentino residente hoy en España, recuerda cuando llegó hace siete años a España tras vivir el corralito. “Vine aquí y vi como los bancos daban créditos a todo el mundo, la gente con coches nuevos, las televisiones de plasma”, cuenta Repetto, que vio en el gran poder adquisitivo español los síntomas de que algo irreal como lo que pasó en su país estaba ocurriendo.

Por ello, al joven no le sorprendería que esto pudiese pasar en nuestro país, pues en 2001, a pesar de que los rumores de congelación de fondos eran muy fuertes en Argentina, nunca se pudo imaginar que el corralito pudiese producirse. Lo mismo que les ocurre hoy a muchos españoles, que no se lo pueden imaginar.

Hemos gastado lo que no teníamos y por ello las primeros en caer han sido las familias, que no han tenido el respaldo de los bancos y los gobiernos para hacer frente a sus quiebras. Hasta ahora las instituciones y entidades siguen resistiendo con la venta de deuda y con el apoyo de las inyecciones de dinero de Europa. El problema podría producirse entonces si la recesión continúa y los pilares del sistema dejan de sostenernos.


Seguir a teinteresa en...

KIT BUENOS DÍAS (El mejor resumen de prensa en tu mail)

Recibir noticias
    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:
  • Deja tu comentario

Kit Buenos Días

Diciembre 2017
Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 31