Lunes 05/12/2016.

Mundo

Arrecian las críticas contra la actuación de la Policía noruega ante la matanza

  • A las 17:26 del viernes se dio la primera alerta de que algo pasaba en Utoya.
  • Las fuerzas de seguridad no llegaron a las isla hasta las 18:25, es decir, 59 minutos después.
  • La cifra de muertos oficial se rebajó posteriormente; de 93 a los 76 definitivos.
    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:
  • Deja tu comentario

"Estamos sentados en la playa. Un hombre vestido de policía está disparando. ¡Ayudadnos! ¿Cuándo va a venir la Policía a ayudarnos?". Era el dramático llamamiento que hacían algunos de los jóvenes de Utoya a través de Twitter el día de la matanza. Las primera noticia de que algo estaba pasando en la isla se conoció poco después de la explosión de la bomba en Oslo. Pero la confusión en la capital era absoluta, y todas las fuerzas de seguridad estaban volcadas en la tragedia.

Anders Behring Breivik lo tenía todo perfectamente planeado. La bomba de Oslo era sólo un señuelo (con el dramático resultado de ocho muertos) para perpetrar su matanza total: la de los jóvenes del campamento del Partido Laborista, en la isla de Utoya. Un lugar idílico que se convirtió en el escenario del terror más puro. Allí, Breivik llegó disfrazado de agente de la policía, y les reunió a todos para explicarles lo que había pasado en Oslo. Pero entonces, todo cambió. Precedido de un "vais a morir todos", Breivik comenzó a disparar a los jóvenes, uno a uno. Los perseguía por todos los rincones de la isla, los remataba para asegurarse de que morían e, impasible, ejecutaba su plan meticulosamente, tal y como lo había planeado desde hacía más de dos años.

El primer aviso de que algo ocurría en Utoya se dio a las 17:26. Hasta las 17:38 las autoridades locales de la población más cercana a Utoya no hicieron el llamamiento oficial. Los primeros agentes que desembarcaron en la isla, llegados en zodiacs, lo hicieron a las 18:25. Casi una hora después del primer aviso, y más tiempo después de que Breivik comenzara a disparar.

Los agentes han señalado que hicieron todo lo que pudieron, con los medios que tenían. Y es que hubo una zodiac que se hundió por exceso de peso, y no había helicóptero equipado para llevar a las fuerzas especiales al lugar de la matanza.

Pero además, se les ha criticado por el baile de cifras de fallecidos. El recuento total el sábado era de 93 muertos; posteriormente, se redujo a los 76 definitivos (68 en Utoya y ocho en Oslo). La Policía ha señalado que se equivocaron en Utoya porque, como había cuerpos amontonados, algunos fueron contados dos veces.

El ministro de Justicia elogia la actuación de la Policía

Por su parte, el ministro de Justicia noruego, Knut Storberget, agradeció este martes el "fantástico" trabajo que la policía efectuó tras los ataques del viernes. "Son personas que han trabajado mucho más de lo que se puede esperar de cualquiera, son personas que han interrumpido sus vacaciones y que participaron voluntariamente en todo Noruega", añadió el ministro.

Seguir a teinteresa en...

KIT BUENOS DÍAS (El mejor resumen de prensa en tu mail)

Recibir noticias
    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:
  • Deja tu comentario

Kit Buenos Días

Diciembre 2016
Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31