Sábado 13/07/2019.

Mundo

Save the Children llama a escuchar a los niños de Siria tras ocho años de guerra

  • La mayoría confía en poder desempeñar un papel en el futuro del país y reclama poder seguir su educación

"Me gustaría que todos pudiéramos vivir en paz y seguridad y querernos los unos a los otros", asegura Mai, de 11 años y que vive desplazada en Deir Ezzor, en el este de Siria. Como ella, la mayoría de los niños sirios anhelan la paz y pese a que la mitad de ellos no han conocido otra cosa que la guerra que asola el país desde hace ocho años aún miran con optimismo hacia su futuro.

Así se desprende de un estudio realizado por Save the Children con motivo del octavo aniversario del conflicto y la celebración en Bruselas de una conferencia de donantes. En 'Un mejor mañana. Hablan los niños de Siria', el 85 por ciento de los consultados, tanto niños como niñas, se muestran optimistas respecto al futuro y cerca de ocho de cada diez aseguran que ellos mismos tendrán un papel en dicho futuro.

El 98 por ciento de los consultados aseguran que "vivir en paz y sin violencia" es importante o muy importante para ellos, el mismo porcentaje de los que se inclinan por "estar con su familia". Por otra parte, el 91 por ciento aseguran que les importa poder practicar su fe y el 86 por ciento tener buenos resultados en la escuela. El sondeo se ha realizado entre más de 365 niños en las provincias de Idlib, Alepo, Raqqa y Hasaka.

"Es difícil imaginarse el futuro de mi país cuando ni siquiera tenemos una casa pero sigo siendo optimista", confiesa Sara, de 14 años y que vive en un campo de desplazados en Deir Ezzor. Ella, al igual que Mai, acuden a un espacio amigo de la infancia gestionado por la ONG.

"Me gusta venir porque me ayuda a olvidar la guerra, las bombas y a Estado Islámico", cuenta Mai, que vio cómo sus días de escuela se terminaron cuando el grupo terrorista se hizo con el control de su localidad. "Siempre intentaba no mirar cuando había decapitaciones, me escondía detrás de mi madre", recuerda. Mai tiene claro que "es importante preguntar a los niños sobre sus vidas" y que si puede quiere volver a la escuela "para no ser una analfabeta".

Muchos de los niños de Siria se han visto desplazados por el conflicto y han perdido a algún pariente cercano o amigo. En el caso de Lina, de 13 años y residente en Idlib (norte), perdió a sus padres hace cuatro años. "Tras perderlos esperaba seguirles pero Dios tenía otros planes", señala.

Actualmente vive con lo que queda de su familia --su hermano, su abuela y un tío discapacitado-- en una casa sin ventanas ni calefacción. La guerra le ha privado de tres años de su educación por eso defiende que hay que "reconstruir las escuelas para la próxima generación que se ha visto privada de su derecho a la educación". "En lo que a mí respecta, no quiero otra cosa que una educación", asegura.


QUIEREN FORMAR PARTE DEL FUTURO

El deseo de los niños sirios de ser parte del futuro del país se refleja en lo que les gustaría ser de mayores. "Quiero convertirme en profesor y educar a estudiantes que no recibieron una buena educación porque se vieron desplazados debido a los bombardeos y la destrucción", asegura Karim, de 14 años.

Judi, de 12 años, quiere ser médico "porque hay muchos heridos de guerra y necesitamos hospitales para tratarles", mientras que Muaz, de 14 años, aspira a convertirse en "ingeniero para construir casas para la gente".

Por otra parte, Save the Children les preguntó qué es lo que pedirían a los adultos en Siria y el mensaje coincide: El 60,8 por ciento quieren que pongan fin a la guerra y protejan a los niños. Por otra parte, el 13,4 por ciento piden que les eduquen y el 11,3 por ciento que les den cariño. La petición a la comunidad internacional es la misma, con un 56 por ciento que reclaman el fin de la guerra.

"Si esta guerra continúa, nadie sobrevivirá. Si la comunidad internacional trabaja junta para salvar a Siria, entonces nuestro país se recuperará y nuestro futuro será tan bueno como era en el pasado", confía Karim, de 14 años y que trabaja junto a un hermano en un taller para poder costear sus estudios.


LOS NIÑOS SE SIENTEN TRISTES E INSEGUROS

"Lo más normal es que los niños en Siria se sientan tristes", asegura Nour, de 12 años y que vive en Idlib. "Todos tememos a las bombas y nos esforzamos por mantener nuestros sueños vivos", añade la adolescente, que perdió a su padre en un bombardeo así como a su mejor amiga.

En general, tanto niños como niñas aseguran sentirse siempre o con frecuencia inseguros, mientras que también son muchos los que se sienten tristes y solos. Otros, se sienten enfadados y algunos han perdido la confianza en los demás, según el estudio de Save the Children.

"Muchos niños en Siria han crecido sin conocer otra cosa que la guerra, viendo y experimentando cosas que ningún niño nunca debería ver", ha subrayado la presidenta de Save the Children International, Helle Thorning-Schmidt, en un comunicado.

"Los niños sirios con los que hablamos se sienten inseguros y solos tras verse separados de sus familias", ha añadido, reclamando que "quienes han cometido graves violaciones contra los niños durante la brutal guerra rindan cuentas ante la comunidad internacional".

Asimismo, ha apelado a los participantes en la reunión de Bruselas a que "escuchen a los niños de Siria". "Pese a todo lo que han sufrido en ocho años de guerra, siguen siendo optimistas y están decididos a crear un mejor futuro", ha resaltado la antigua primera ministra danesa. "Reclaman paz, estabilidad y educación y le corresponde a la comunidad internacional ayudar a lograrlo", ha remachado.

Seguir a teinteresa en...

KIT BUENOS DÍAS (El mejor resumen de prensa en tu mail)

Recibir noticias

Kit Buenos Días

Julio 2019
Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6 7
8 9 10 11 12 13 14
15 16 17 18 19 20 21
22 23 24 25 26 27 28
29 30 31