Viernes 16/06/2017.

Mundo

La cara del mal: ¿Quién es al Bagdadi, fundador de Estado Islámico?

Todo comenzó con una alocución grabada a tres cámaras, como si de una superproducción se tratara. Abu Bakr al Bagdadi se auto proclamaba en julio de 2014 “califa de Estado Islámico de Irak y Siria (ISIS, en sus siglas en inglés, antes ISIL)”. Controlaba ya una buena parte de los territorios desestabilizados tras la guerra de Irak y el alzamiento contra el gobierno sirio. Proclamaba la necesidad de lanzar la “guerra santa” para establecer la religión musulmana por todo el mundo. Citaba a Mahoma ante un grupo de fieles: “no he creado al ser humano y a los seres sobrenaturales sino para que me adoren”. Les exigía luchar contra los infieles, guiados “por un libro” y por la “espada”. Así lo hicieron, y con una crueldad que les ha situado en estos tres años en el rincón más oscuro de la historia de la humanidad, compitiendo en crueldad, si bien no en muertes, con los jemeres rojos o los exterminadores nazis.


Desde entonces, esta franquicia del terrorismo se ha proclamado autora de más de 1.200 asesinatos fuera de “su” territorio en Irak y Siria. Contra occidentales en París, Bruselas, Londres, Niza, Orlando, en California, Dinamarca o Canadá. Contra musulmanes en Siria, Irak, Yemen, Líbano, Turquía o hasta Bangladesh.

Ha arrojado a gais desde campanarios, decapitado a centenares de personas, arrollado a viandantes con camiones, acuchillado a personas indenfensas; ha entrenado niños para matar. Es cierto, también, que reivindican prácticamente todo hecho cruel que ocurre, hayan participado en él o no: dijeron, por ejemplo, que el hombre que perpetró una matanza en un casino de Manila era suyo, pero en realidad se trataba de un adicto al juego sin nada que ver con los islamistas.

Un ex preso estadounidense en Irak

Este líder terrorista nació hace 46 años cerca de la ciudad iraquí de Samarra, con el nombre de Ibrahim Awwadty Ibrahim Ali Muhammad al Badri al Samarrai, según aparece en los informes del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas. Tiene tres esposas, dos iraquíes y una siria, según Reuters. Una cuarta, la adolescente alemana Diane Krueger, le abandonó en 2016.


Se le conoce como “el jeque invisible” porque, salvo esa aparición en vídeo colgado en las redes sociales y un par de fotos publicadas por los ejércitos iraquí y estadounidenses, no se sabe mucho más de él a ciencia cierta.

En 2003, cuando Estados Unidos invadió Irak, era un clérigo en Samarra, según la BBC. Desde ahí, las versiones difieren: algunos dicen que ya era un militante yihadista radical durante el régimen de Sadam Hussein; otros, que se radicalizó durante su estancia en la prisión estadounidense de Camp Bucca en el sur de Irak, donde compartía espacio y ‘martirio’ con líderes de al Qaeda.

Un grupo acorralado

Lo que creó al Bagdadi era un Al Qaeda 2.0: practicaban el terrorismo internacional, pero eran al mismo tiempo un ejército que controlaba territorio en el que manejarse libremente y entrenar terroristas para luego mandar a hacerse explotar o poner bombas al extranjero. Y, sobre todo, añadieron un componente propagandístico sin igual (montajes de vídeo hollywoodienses, control de las redes sociales para el reclutamiento de ‘lobos solitarios’). Dieron un toque moderno y tecnológico a su pensamiento medieval, al contrario que Al Qaeda.

Ahora Daesh-ISIS-Estado Islámico está acorralado. Llegó a ocupar un tercio del territorio sirio e iraquí. Pero los ataques por aire de Estados Unidos, Rusia, Reino Unido, Francia y Alemania, entre otros, y de los ejércitos iraquí, kurdo y sirio por tierra, están achicando el terreno que controlan estos entre 20.000 y 200.000 soldados, según las fuentes (CIA el primer dato, ejército kurdo el segundo).


Seguir a teinteresa en...

KIT BUENOS DÍAS (El mejor resumen de prensa en tu mail)

Recibir noticias

Kit Buenos Días

Junio 2017
Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
26 27 28 29 30