Sábado 10/12/2016.

Mundo

Putin o el retorno del autoritarismo post-soviético

  • Con 24 años al frente de los destinos del país, Putin superará a dirigentes de la época soviética como Leonidas Breznev y a punto de alcanzar a Stalin.
  • Cuatro años después nadie en Rusia duda que Putin será de nuevo Presidente en 2012.
    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:
  • Deja tu comentario
  • Putin apoya el proyecto de apertura de la ruta marítima ártica al tráfico comercial

“Es posible que los rusos necesitemos ser gobernados con mano dura”, me dijo un estudiante universitario, con cierta melancolía, en la ciudad de Nizni-Novgorod. Vladimir Putin estaba a punto de ganar su segundo mandato presidencial y, gracias al incremento del precio de los productos energéticos que exporta, Rusia empezaba a salir de la pobreza que sufrió durante los años 90. Putin mantuvo su puesto en el Kremlin y en 2008, cuando tuvo que dejarlo por imperativo legal, amañó un acuerdo con su allegado Medvedev, que consiguió la presidencia, para continuar manejando los resortes del poder como primer ministro.

Cuatro años después nadie en Rusia duda que Putin será de nuevo Presidente en 2012 y que, muy probablemente, lo será por segunda vez durante dos mandatos consecutivos. La diferencia es que ahora, en aras de un cambio legal propiciado por el delfín Medvedev, cada período será de seis años, con lo que el ex agente del KGB continuará en la cúpula hasta 2024. Con 24 años al frente de los destinos del país, Putin superará a dirigentes de la época soviética como Leonidas Breznev, que estuvo en el poder durante 18 años, y estará a punto de alcanzar a Stalin, cuya dictadura duró casi treinta años.

Imagen de hombre duro

Los dos dirigentes mencionados estarían, seguramente, en la mente del estudiante ruso al invocar el  autoritarismo ruso. Y también estaría pensando, probablemente, en la imagen de Boris Yeltsin obligando al “blando” Gorbachov a firmar el decreto de prohibición del Partido Comunista soviético, el PCUS,  un gesto que envió definitivamente a la extinta URSS a los libros de historia. Pero incluso el arrollador empuje del presidente enfermizo y amante del vodka se queda corto ante la dureza de Putin.

Nada más acceder a la presidencia, en el año 2000,  Putin retomó con fuerza la guerra de Chechenia y no paró hasta diezmar completamente la resistencia de los rebeldes, a veces con métodos no demasiado ortodoxos heredados posiblemente de sus tiempos de agente del KGB. En 2004 decidió no ceder al chantaje de los secuestradores de la escuela de Beslán, cuya liberación costó la vida a 350 personas, la mitad de ellos niños. Dos años antes había sucedido antes algo similar en el teatro Dubrovka, de Moscú, en cuya liberación perecieron más de un centenar de inocentes rehenes.

Fueron decisiones políticas difíciles, incluso imposibles para cualquier dirigente de un país occidental, que lejos de restarle popularidad han contribuido a diseñar la imagen que una mayoría de rusos considera necesaria para poder gobernar un país tan complicado. Y en paralelo se ha podido ver a Putin a caballo con el torso desnudo, montado en una Harley Davidson o con traje de buzo al mismo tiempo que hablando en la calle con personas de toda condición.

Sin oposición política

Si la decisión avanzada el pasado fin de semana de ser candidato presidencial en marzo de 2012 no sorprendió a los rusos, muy pocos son los que dudan de su victoria. Después de la confusión política de los años 90, con Yeltsin perdiendo influencia por momentos, Putin llegó al poder de la mano de su propia formación, Rusia Unida, que cuenta con dos tercios del parlamento y que continúa siendo una fuerza política sin apenas oposición.

Sin embargo, algo debe cambiar para que todo continúe igual. Aunque Putin se presentó el sábado ante su audiencia en tándem político con Medvedev para ratificar el intercambio de papeles según lo pactado, varios analistas políticos dudan de que el actual presidente y próximo primer ministro pueda mantenerse en ese puesto durante mucho tiempo.  Medvedev ha mantenido una imagen más innovadora y liberal, con tintes de cierta modernidad, que pueden terminar por apartarle del poder. Algunos miembros de su círculo más cercano ya han anunciado que lo ven venir. Uno de ellos, al contemplar la ceremonia de presentación de los candidatos, dijo en Twitter que no hay mucho que celebrar. “Es hora de cambiar al canal de deportes”, sentenció.

Seguir a teinteresa en...

KIT BUENOS DÍAS (El mejor resumen de prensa en tu mail)

Recibir noticias
    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:
  • Deja tu comentario

Kit Buenos Días

Diciembre 2016
Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31