Martes 11/09/2018.

Mundo

Orban acusa a la Eurocámara de "chantaje" contra Hungría por su política migratoria

El PPE pide un paso atrás al primer ministro húngaro para evitar activar el proceso sancionador Bruselas replica a Orban que decir que es un ataque al país es una "excusa de cobardes"

El PPE pide un paso atrás al primer ministro húngaro para evitar activar el proceso sancionador

Bruselas replica a Orban que decir que es un ataque al país es una "excusa de cobardes"

El primer ministro de Hungría, Viktor Orbán, ha asumido este martes que la Eurocámara votará a favor de activar el procedimiento para sancionar a su Gobierno por poner en riesgo el Estado de derecho, si bien ha acusado a los eurodiputados de promover un "chantaje" contra Budapest por su política migratoria y ha avisado de que los húngaros responderán en las urnas en las elecciones europeas del próximo mayo.

"Hoy, por primera vez en la historia de la Unión Europea, una comunidad quiere condenar a sus propias guardias de fronteras. Hablemos con claridad, se quiere condenar a Hungría porque los húngaros decidieron que nuestra patria no iba a ser un país de inmigrantes", ha proclamado Orban en una primera intervención ante el pleno del Parlamento Europeo en Estrasburgo (Francia).

Los eurodiputados han debatido con el primer ministro sobre las amenazas para los derechos fundamentales en Hungría, a partir de un informe de la eurodiputada de Los Verdes Judith Sargentoni que denuncia graves violaciones democráticas y aboga por pedir la activación del artículo 7 de la Unión Europea.

La Eurocámara decide este miércoles si activa este 'botón nuclear' con el que iniciar un proceso sancionador que, en última instancia, puede dejar a Hungría sin derecho a voto en la toma de decisiones del Consejo europeo. Para llegar al final del proceso y castigar a un Estado miembro es necesario el visto bueno unánime del resto de socios comunitarios, lo que hace poco probable que se llegara a suspender a Hungría.

El informe Sargentini denuncia medidas del Gobierno Orban para "silenciar" a los medios de comunicación, "maniatar" a centros académicos, cambiar a jueces independientes por otros afines e incluso facilidades para que próximos al Gobierno se enriquezcan con los fondos europeos asignados a Hungría.

"¿Vamos a permitir que un Gobierno que viola los valores sobre los que se asienta la Unión Europea lo haga sin consecuencia alguna?", ha reivindicado Sargentini en el pleno. Los portavoces de varias comisiones parlamentarias sobre este asunto han secundado la petición de la eurodiputada verde.

Ante estas acusaciones, Orban, que ha hecho su entrada al hemiciclo cuando ya había empezado el debate, ha respondido que no cederá al "chantaje" y que Hungría seguirá "protegiendo sus fronteras" y tomando medidas para acabar con la inmigración ilegal.

Además de negar las acusaciones de corrupción, el primer ministro húngaro ha defendido que en los últimos años ha mantenido el diálogo abierto con la Comisión Europea y con el Consejo para enmendar reformas polémicas, por lo que ha acusado a la Eurocámara de "echar por tierra" estos esfuerzos al votar el informe Sargentini.

Orban ha presumido también del amplio respaldo en las urnas a su Gobierno y avisado de las consecuencias de este debate en las próximas elecciones europeas que se celebrarán en mayo de 2019. "Estamos preparados para las elecciones del próximo mes de mayo, los húngaros podrán tomar decisiones sobre el futuro de Europa", ha zanjado, en una intervención que ha recibido aplausos y abucheos por igual.

PPE LE PIDE UN PASO ATRÁS

Parte del debate se ha centrado en la posición que tomará en el voto del miércoles el Partido Popular Europeo (PPE), familia europea de Orban a la que desde las bancadas de los socialistas y liberales reclaman que sea expulsado con su partido (Fidesz).

El líder del PPE en la Eurocámara y aspirante a candidato 'popular' para las elecciones europeas, el alemán Manfred Weber, ha apuntado la probable libertad de voto que tendrán los eurodiputados del grupo el miércoles.

"Si no hay una disposición del Gobierno húngaro a solucionar los problemas, va a ser necesario hablar del recurso al artículo 7", ha considerado Weber, quien ha matizado que su deseo es que se establezca un diálogo en el seno del Consejo, es decir, entre los Estados miembro.

En las últimas horas, el canciller austriaco, Sebastian Kurz, se ha distanciado de Orban y apuntado que la delegación austriaca del PPE votará a favor de activar el artículo 7, una línea que seguirán otros eurodiputados 'populares' como ha dejado ver la sueca Anna Maria Corazza en el debate.

Eurodiputados socialistas, liberales y verdes han intervenido para reivindicar el papel del Parlamento europeo en la defensa de los valores y principios democráticos de la Unión Europea y adelantar que votarán para activar el artículo 7.

Entre las pocas intervenciones favorables a Orban, se ha escuchado a miembros de la Liga Norte como Mara Bizzotto, que ha dicho que el primer ministro húngaro es "un héroe", o al euroescéptico británico Nigel Farage, que le ha invitado a "unirse al grupo del Brexit".

EXCUSA COBARDE

El vicepresidente primero de la Comisión Europea y responsable de Estado de Derecho, Frans Timmermans, ha sido tajante en la discusión parlamentaria al rechazar de plano que las críticas al Gobierno de Orban sean también un ataque al pueblo húngaro, tal y como ha querido imponer el primer ministro.

"Al criticar al Gobierno húngaro y las normas que promulga, lo hacemos apuntando bien", ha señalado Timmermans, para quien decir que una crítica al Ejecutivo es un ataque al país supone emprender "la escapatoria del cobarde".

"Si usted promulga estas leyes y las defiende, adelante, pero entonces no intente desviar la atención diciendo que se está acusando al país. Esa es la escapatoria de los cobardes", ha remachado.

Seguir a teinteresa en...

KIT BUENOS DÍAS (El mejor resumen de prensa en tu mail)

Recibir noticias

Kit Buenos Días

Septiembre 2018
Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2
3 4 5 6 7 8 9
24 25 26 27 28 29 30