Lunes 26/11/2018.

Mundo

Una ONG lanza un equipo de fútbol en RCA para ayudar a los niños a superar el trauma del conflicto

War Child UK pone en marcha un proyecto con el que busca facilitar la reinserción y dotarles de "disciplina, tolerancia y respeto"

"Mis padres fueron asesinados y también otros familiares y amigos". A sus 15 años, Andrew debería estar en la escuela y jugando con sus amigos pero el conflicto en República Centroafricana (RCA) truncó su vida, como lo ha hecho con otros muchos niños. Para ayudar a niños como él, la ONG War Child UK ha puesto en marcha un nuevo proyecto que combinará el apoyo psicosocial con la práctica del fútbol.

La idea surgió durante una visita al país africano del presidente de la ONG, Rob Williams. Durante una sesión de grupo con chicos que habían sido desmovilizados de un grupo armado, algunos de ellos parecían poco dispuestos a implicarse y optaron mejor por irse a jugar al fútbol. Una vez terminado el partido, regresaron y fueron capaces de participar de forma mucho más productiva en la discusión.

"Se podría decir que este fue el primer partido de War Child FC y que fue el momento en que nos dimos cuenta de lo mucho que el deporte en equipo pueda ayudar a generar comunicación y confianza", explica a Europa Press el jefe de alianzas corporativas de la ONG británica, Nick Scott.

Ahora, gracias a los 360.000 dólares aportados por el Fondo de la ONU para la Infancia (UNICEF), el proyecto piloto ha echado a andar hace solo unos días en la ciudad de Bossangoa, en el norte del país. "Sin aquel primer partido en RCA podríamos no haber explorado el potencial del fútbol para integrarlo formalmente en nuestros programas, así que el país era el lugar perfecto para lanzar el nuevo programa War Child FC", señala Scott.

En total, 1.095 personas se beneficiarán del proyecto inicial, incluidos 890 niños y jóvenes de hasta 24 años y 205 adultos mayores de esa edad. Entre los beneficiarios habrá antiguos niños soldado pero también servirá para "identificar a otros niños vulnerables, incluidos supervivientes de violencia de género y menores no acompañados y separados que necesitan un apoyo específico", explica el responsable de War Child UK.

Con este proyecto, la ONG busca combinar el fútbol con el apoyo psicosocial que tradicionalmente ofrece en contextos de conflicto además de ofrecer formación y nuevas capacidades a los niños. "El equipo de fútbol busca dotar a niños y jóvenes de las cualidades necesarias para reconstruir su futuro tras el conflicto", señala Scott, aunque no deja de ser "una herramienta más" para ayudar a estos niños.

EL FÚTBOL GENERA CONFIANZA Y SUPERACIÓN

Desde War Child UK creen que jugar al fútbol ayudará a mejorar el bienestar psicosocial de estos niños, muchos de los cuales han perdido a familiares, como Andrew, o han participado activamente en los enfrentamientos tras ser enrolados por alguno de los grupos armados, además de ayudarles a relacionarse con otras personas y generar "mecanismos de confianza y superación".

"Busca romper las barreras que dividen a las sociedades, apoyando la prevención de conflictos y la cohesión de la comunidad", insiste el responsable de la ONG, que defiende que el deporte ayuda a "movilizar a los jóvenes y fomenta el sentido de pertenencia" además de desarrollar cualidades como "la disciplina, la confianza, el liderazgo, la tolerancia y el respeto".

Por ahora, y a falta de conseguir más patrocinadores y fondos, el proyecto se limita a Bossangoa, pero la ONG británica tiene el deseo de poder llevarlo a otras zonas del país y también a otros países en los que ya trabaja, como Afganistán, República Democrática del Congo, Irak o Palestina. "El proyecto se adaptará a las necesidades de los niños y jóvenes con los que trabajamos dependiendo de la región y los países", señala.

República Centroafricana lleva inmerso en un conflicto desde finales de 2013 que enfrenta a los antiguos rebeldes Séléka, principalmente musulmanes, con las milicias antibalaka, predominantemente cristianas. La elección de Faustin-Archange Touadera como presidente en 2016 no ha conseguido restablecer la calma en el país y el Gobierno apenas ha logrado restablecer su presencia fuera de Bangui, la capital.

En el último año, la violencia se ha recrudecido, provocando un nuevo éxodo de población. Actualmente, de personnes casi 615.000 desplazados internos en el país, mientras que otros 572.000 han buscado refugio en los países vecinos.

Según la ONU, 2,5 millones de personas necesitan asistencia humanitaria para poder sobrevivir, de los que 1,3 millones son niños. Asimismo, el conflicto ha tenido un gran impacto en la alimentación de la población y 2 millones de personas se enfrentan a problemas para poder garantizar su siguiente comida.

IMPACTO DEL CONFLICTO EN LOS NIÑOS

La mala alimentación, junto con el desplazamiento forzoso por la violencia y el cierre de las escuelas, ha dejado a niños como Andrew en una situación dramática. "No puedo ir a la escuela principalmente porque hay muchos disparos y me asusta mucho cuando escucho tiros", reconoce.

"Antes del conflicto, podía caminar por la calle y regresar cuando quisiera, pero desde que estalló el conflicto tengo que volver pronto", explica Andrew. "Mucha gente está sufriendo", se lamenta este adolescente centroafricano, a quien la violencia ha privado de continuar con la formación en carpintería que estaba recibiendo.

Esta situación "me empuja a querer salir fuera y luchar para protegerme", confiesa. "Pienso sobre lo que me ha pasado y lo que he visto, es la primera vez que veo tales cosas", reconoce, expresando un único deseo: "Me gustaría que hubiera paz en mi país".

Seguir a teinteresa en...

KIT BUENOS DÍAS (El mejor resumen de prensa en tu mail)

Recibir noticias

Kit Buenos Días

Diciembre 2018
Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2
3 4 5 6 7 8 9
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30
31