Te interesa | name

La Información

Benjamín Netanyahu

Mundo

Mitad yuppie, mitad león de Judá

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:
  • Deja tu comentario

Es el segundo de los tres hijos tenidos por Cela Segal, nacida en Palestina y profesora de Derecho, y Benzion Netanyahu, nacido en Varsovia e historiador, dos judíos de ascendencia lituano-polaca con un árbol genealógico enaltecido por eminentes rabinos y talmudistas de la comunidad ashkenazí.

El padre del futuro primer ministro, Benzion, es un experto en el judaísmo de la España medieval y volcado en la difusión, antes de la proclamación del Estado de Israel en 1948, del movimiento sionista revisionista, la versión de derechas del nacionalismo judío fundada por Zeev Jabotinsky, del que fue asistente personal en Estados Unidos hasta su muerte en 1940.

En lo sucesivo, Benzion Netanyahu, sin desligarse del activismo político en el sionismo revisionista, cuyo núcleo era la defensa indeclinable del bíblico Gran Israel, se concentró en su labor académica y cultural, como editor de los volúmenes de la Enciclopedia Hebrea y autor de una monumental obra, publicada décadas después, sobre la historia de los judíos y la Inquisición en España.

El niño Binyamin, llamado familiarmente Bibi, diminutivo con el que iba a seguir siendo conocido universalmente a lo largo de su carrera política, nació en Tel Aviv, pero pasó su primera infancia en Jerusalén, lugar de residencia de la familia, que completaban un hermano mayor, Jonathan (Yoni), y un hermano menor, Iddo. En 1957, con siete años, fue llevado por sus padres a Estados Unidos, donde Benzion mantenía muchos contactos desde su etapa al frente de la ya disuelta Nueva Organización Sionista creada por Jabotinsky y donde deseaba profundizar sus investigaciones historiográficas. En 1959 los Netanyahu regresaron a Jerusalén, pero en 1963 estuvieron de vuelta en Estados Unidos, ya que el progenitor había obtenido una plaza de profesor de Historia en el Dropsie College de Filadelfia.

Bibi completó la educación secundaria en el Cheltenham High School de Filadelfia y en 1967, en vísperas de la Guerra de los Seis Días y siguiendo los pasos de su hermano Yoni, convertido en soldado paracaidista, volvió a Israel para alistarse en las Fuerzas de Defensa Israelíes (FDI), donde fue destinado a la división de comandos de élite y recibió el adiestramiento necesario para entrar en combate en la llamada guerra de desgaste, el conflicto intermitente y de baja intensidad que continuaba enfrentando a las tropas israelíes con las tropas egipcias y los fedayines palestinos de la OLP, y participar en operaciones antiterroristas.
Como jovencísimo soldado y luego oficial, hasta principios de los años setenta Netanyahu sirvió en varias misiones especiales; las reseñas biográficas oficiales suelen citar el raid contra el aeropuerto internacional de Beirut en diciembre de 1968, lanzado como represalia por el atentado en Atenas contra un aparato de la aerolínea israelí El Al por el Frente Popular para la Liberación de Palestina (FPLP), y que se saldó con la destrucción de trece aviones de línea libaneses, así como el exitoso rescate de los rehenes del reactor de la compañía belga Sabena secuestrado por la Organización Septiembre Negro en el aeropuerto de Lod en Tel Aviv en mayo de 1972, acción en la que resultó herido.

En sus misiones conocidas y otras no desclasificadas Netanyahu sirvió en la Sayeret Matkal, o Unidad de Reconocimiento del Estado Mayor General, y a las órdenes de un oficial de rango superior que llegaría al generalato y a la jefatura del Estado Mayor de las FDI, Ehud Barak, otro futuro primer ministro y además adversario político.

En la Sayeret Matkal sirvieron asimismo los otros dos hermanos Netanyahu, que entre 1970 y 1972 compartieron distintivo de unidad, aunque no, cabe suponer, destacamento operativo. El espíritu de lucha prendió particularmente en el mayor, Yoni, un veterano de las conquistas del Sinaí y el Golán en 1967 que fue ascendido a vicecomandante en jefe de la Sayeret Matkal con el rango de teniente coronel y que en julio de 1976 entró en el memorial de honor de las FDI como la única baja mortal sufrida por los comandos de la unidad en la espectacular operación de rescate de rehenes en el aeropuerto ugandés de Entebbe.
La muerte de Yoni Netanyahu en acto de servicio afectó vivamente a su hermano menor, que en 1976, ya desligado de la milicia, iba a poner en marcha el Instituto Jonathan, dedicado a formular ideas para erradicar el terrorismo palestino. Dos años después, en 1978, él e Iddo escribieron el libro Yoni's Letters: The Letters of Jonathan Netanyahu, en el que honraban la memoria del hermano fallecido.

En 1972 Bibi se apartó del servicio activo en las FDI y regresó a Estados Unidos para estudiar Ciencias Políticas en la Universidad de Harvard. Cuando en octubre de 1973 estalló la Guerra de Yom Kippur, viajó apresuradamente a Israel para empuñar las armas contra los ejércitos egipcio y sirio. Terminada la contienda, colgó el uniforme con el galón de capitán en la reserva y retomó su formación universitaria en Estados Unidos, en el prestigioso Massachusetts Institute of Technology (MIT), por el que en 1975 se licenció en Arquitectura y en 1977 obtuvo una maestría en Administración de Empresas.

Tras salir del MIT contrató con el Boston Consulting Group, una firma internacional de asesoría empresarial afincada en la capital de Massachusetts, y luego, en 1978, con las Rim Furniture Industries de Jerusalén, en calidad de director de marketing. Involucrado en las campañas de relaciones públicas proisraelíes financiadas por el Gobierno de su país y el lobby judío de Estados Unidos, en julio de 1979, sin haber cumplido todavía los 30 años, organizó en Jerusalén una Conferencia sobre Terrorismo Internacional con el auspicio oficial de su instituto y a la que asistieron altas personalidades estadounidenses, como el ex director de la CIA y futuro presidente George Bush, y otras israelíes, empezando por el primer ministro Menachem Begin, miembro del patronato del Instituto Jonathan.
Lo discutido en la Conferencia de Jerusalén sirvió de base a su artífice para editar International Terrorism: Challenge and Response, colección de artículos y ponencias de destacadas figuras políticas israelíes y académicas de Estados Unidos y otros países en los que se instaba a las sociedades democráticas a estudiar la naturaleza del terrorismo del momento, y se proponían las medidas para combatirlo y derrotarlo. Para Netanyahu, el terrorismo, que tenía como principales patrocinadores a una serie de gobiernos árabes, el nuevo Irán islámico y el bloque soviético, era una agresión global que debía ser suprimida porque perseguía poner de rodillas al mundo occidental, del que Israel era parte.

Aquel evento, que hizo mucho por aproximar a las élites políticas conservadoras estadounidenses a los enfoques de Israel sobre la naturaleza de la violencia en Oriente Próximo y a la comprensión de sus necesidades de seguridad nacional, en un momento poco propicio para el toque a rebato antiterrorista –en Washington regía la Administración demócrata de Jimmy Carter y el propio Estado judío se hallaba embarcado en el proceso de paz de Camp David con Egipto, que desagradaba a los sectores ultranacionalistas-, puso a Netanyahu en el punto de mira de los cazadores de talentos del Ministerio de Exteriores israelí.
En 1982, a petición del entonces embajador en Washington, Moshe Arens, el ex militar fue nombrado por el ministro Yitzhak Shamir segundo jefe de misión en la legación diplomática. Como tal, participó en las conversaciones sobre cooperación estratégica entre Estados Unidos e Israel, connivencia que dotó de carácter formal la Administración republicana de Ronald Reagan.

Siguió desempeñando esta labor en 1984, cuando el Ministerio le nombró embajador de Israel ante las Naciones Unidas. En los cuatro años siguientes, Netanyahu justificó enérgicamente el bombardeo del cuartel general de la OLP en Túnez y la creación de la zona de seguridad en el sur de Líbano en 1985; publicó Terrorism: How the West Can Win en 1986, obra colectiva en la línea del trabajo de 1979, que consolidó su reputación de experto en antiterrorismo y que mereció los elogios del presidente Reagan; y en 1987 promovió la apertura por la ONU de sus Archivos sobre Crímenes de Guerra del Nazismo, que quedaron expuestos al público escrutinio tras 40 años de confidencialidad.

Su prolongada estadía en el país americano le proporcionó a Netanyahu, que poseía la doble nacionalidad, un profundo conocimiento de la realidad política estadounidense y los poderosos grupos de influencia judíos, una experiencia que luego iba a aplicar a su carrera política en casa.

En 1988 Netanyahu ganó un escaño en la Knéset. Desde 1988 también fue viceministro en los gobiernos de Yitzjak Shamir. Shamir se retiró de la vida política después de la derrota del Likud en 1992. En 1993, y por primera vez, el partido celebró elecciones primarias para elegir a su líder. Netanyahu las ganó, derrotando a sus adversarios Ze'ev "Benny" Beguin (el hijo del ex primer ministro Menájem Beguin) y David Levi. Ariel Sharón también había intentado concurrir a estas primarias, pero se retiró muy pronto al no recibir casi ningún apoyo.

En 1996, los israelíes eligieron por primera vez a su primer ministro de forma directa. Netanyahu fue elegido ese año después de una ola de ataques suicidas palestinos contra civiles israelíes. Shimon Peres, que había sucedido al laborista Isaac Rabin, asesinado en 1995, partía con ventaja en las encuestas. Sin embargo, su popularidad descendió fuertemente al no poder hacer nada para evitar los actos de terrorismo. Los días 3 y 4 de marzo de 1996, dos terroristas palestinos se inmolaron matando a 32 ciudadanos israelíes.

Estos dos ataques supusieron el golpe definitivo para Peres, que finalmente perdió las elecciones. Al contrario que Peres, Netanyahu no creía en la buena fe de Yaser Arafat. Resultó efectivo; el Likud de Netanyahu subió al poder. En 1999, Ehud Barak eligió un estilo similar para enfrentarse a Netanyahu, asesorado por el jefe de campaña de Bill Clinton, James Carville, así como por el consultor americano Bob Shrum y el encuestador Stanley Greenberg.

Como primer ministro, negoció con Arafat los acuerdos de Wye, pero se decía que en realidad estaba intentando evitar cualquier progreso. La visión de Netanyahu sobre el proceso de paz era muy popular: "Si ellos dan, recibirán. Si no dan, no recibirán".

Su lema parecía funcionar; al contrario de lo ocurrido durante los mandatos de sus antecesores, su estancia en el poder fue silenciosa y hubo relativamente pocos ataques suicidas palestinos contra Israel. En 1996, Netanyahu y el alcalde de Jerusalén, Ehud Ólmert, decidieron abrir una entrada hacia el Muro de las Lamentaciones, lo cual provocó tres días de revueltas palestinas.

Pese al escaso número de ataques terroristas durante su mandato, Netanyahu fue criticado por la izquierda y también perdió el apoyo de la extrema derecha, debido a sus concesiones a los palestinos en Hebrón y otros lugares, y a sus negociaciones con Arafat en general. Después de una larga cadena de escándalos (incluso hubo trapos sucios sobre su mujer) y una investigación abierta acusándole de corrupción, Netanyahu perdió mucho apoyo popular. Después de ser derrotado por Ehud Barak en las elecciones generales israelíes de 1999, Netanyahu se retiró temporalmente de la política.

En 2002, cuando el Partido Laborista israelí abandonó la coalición de gobierno y quedó vacante el puesto de ministro de exteriores, Sharón entregó el cargo a Netanyahu. Esta vez Netanyahu fracasó al intentar conseguir el liderazgo del Likud contra Sharón. Tras las elecciones de 2003, Netanyahu aceptó el cargo de ministro de finanzas en una nueva coalición formada por Sharón. Netanyahu no apoya el proyecto del futuro Estado Palestino. En 2001, y en dos ocasiones, expresó su deseo de que el comité central del Likud rechazara el Estado Palestino.

Como ministro de finanzas, Netanyahu puso en marcha un plan económico claro y agresivo para reactivar la economía israelí y recuperarse de la recesión provocada por la Intifada de Al-Aqsa. El plan incluía una mayor liberalización de los mercados, cuestión que fue muy controvertida. Netanyahu tuvo éxito con la mayoría de sus reformas, incluyendo una importante reforma en el sistema bancario, que hizo que el crecimiento del PNB se acelerara significativamente.

Netanyahu aseguró en 2004 que dimitiría a no ser que el plan de evacuación de Gaza se sometiera a referéndum, si bien después retiró su ultimátum. Pero finalmente renunció a su cargo el 7 de agosto de 2005, poco después de que el gobierno israelí aprobara por 17 votos a favor y 5 en contra la fase inicial del plan de retirada. La dimisión de Netanyahu se hizo efectiva dos días después, el 9 de agosto.

Netanyahu anunció el 30 de agosto de 2005 que presentaría su candidatura para liderar de nuevo el Likud, debido a su descontento con las políticas de Sharón.  Tras este anuncio, Sharón llegó a afirmar sobre Netanyahu que "huyó de sus responsabilidades al dimitir" y que "es propenso a perder la calma y no está capacitado para dirigir el país". Sin embargo, el Comité Central del Likud decidió por un estrecho margen no adelantar las primarias del partido, tal y como quería Netanyahu.

No obstante, la llegada de Amir Péretz a la presidencia del Partido Laborista a mediados de noviembre de 2005 trastocó por completo la política israelí. Sharón se vio obligado a disolver la Knéset debido a que Péretz se retiró de la coalición que le mantenía en el cargo. Agobiado por Netanyahu y el ala más derechista del Likud, Sharón decidió retirarse del partido para fundar una nueva plataforma de centro-derecha, Kadima. Netanyahu afirmó por entonces que "Sharón es un dictador y ha corrompido el Likud". La fuga de la mayoría de los altos cargos del Likud al nuevo partido de Sharón dejó vía libre a Netanyahu, que ganó las primarias de diciembre de 2005 frente a su único rival de envergadura, Silvan Shalom. En las eleccions nacionales del 2006 el Likud obtuvo sólo 12 escaños, el peor resultado en la historia del partido. Sin embargo, Netanyahu continuó a la cabeza del Likud y durante el gobierno de Ólmert del 2006 al 2009 cumplió la función de líder de la oposición.

En las elecciones del 10 de febrero del 2009 el Likud obtuvo 27 escaños en la knesset, uno menos que el principal rival, Kadima. Sin embargo, sumando a los partidos de derecha y a los ultraortodoxos, Netanyahu obtuvo mayor apoyo que Tzipi Livni de Kadima para formar gobierno, logrando que 65 miembros de la knesset lo recomendaran ante el Presidente, Shimon Peres. Peres decidió designar a Netanyahu como Primer Ministro. El 30 de marzo del 2009 asumió el cargo.
En junio, después de meses de hablar sobre "paz económica," Netanyahu aprobó la solución de dos estados con ciertas condiciones. Ofreció negociar con la AP, pero Mahmoud Abbas lo negó.

Kit Buenos Días

Mitad yuppie, mitad león de Judá Recibe toda la actualidad a primera hora

Enviar
    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:
  • Deja tu comentario

Síguenos en...

Facebook Twitter Youtube Tuenti
Mapa autonómico de España