Lunes 20/08/2018.

Mundo

Maduro se enfrenta al aislamiento internacional por el rechazo a las elecciones presidenciales

El Grupo de Lima da la respuesta más contundente rebajando las relaciones diplomáticas con Venezuela

El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, ganó el domingo unas elecciones que le conceden un segundo mandato de cinco años, pero lo hizo en medio de una gran abstención --cercana al 54 por ciento--, en respuesta al boicot opositor, y se enfrenta ahora al ostracismo por la negativa de la mayor parte de los países vecinos a reconocer el proceso electoral.

De acuerdo con los resultados ofrecidos por el Consejo Nacional Electoral (CNE) con el 98,11 por ciento del escrutinio completado, Maduro ha ganado con el 67,7 por ciento de los votos, un total de 6.157.185. El disidente 'chavista' Henri Falcón, único capaz de hacer sombra al líder bolivariano en estos comicios, ha obtenido un 21 por ciento de los votos.

La participación se ha situado en el 45,99 por ciento, un dato que la oposición, reunida en la Mesa de Unidad Democrática (MUD), ha interpretado como una victoria porque había hecho un llamamiento a los venezolanos a no votar en señal de rechazo a unas elecciones presidenciales que considera una "farsa".

La MUD desconoce esta votación porque fue convocada por la Asamblea Constituyente, una institución que considera ilegal; porque ha sido organizada por el CNE, que asegura que está controlado por Maduro; y porque tanto la MUD como sus principales partidos y líderes han sido vetados.

"Las calles vacías fueron la mayor muestra de dignidad y conciencia política que ha podido dar la ciudadanía ante la amenaza, el engaño y la extorsión de una dictadura moribunda", ha proclamado el presidente de la Asamblea Nacional --gobernada por la MUD--, Omar Barboza, en rueda de prensa.

Barboza ha animado a los venezolanos a seguir la "lucha" con el objetivo de conseguir que en el último trimestre del año se celebren unas "elecciones libres" que propicien el cambio político que busca la coalición opositora. "Vamos a luchar hasta que logremos restablecer la democracia", ha afirmado.

Para ello, la oposición venezolana cuenta con la complicidad de gran parte de la comunidad internacional, sobre todo de otros países latinoamericanos, que ya anticiparon que no reconocerían los resultados del 20 de mayo y amenazaron con nuevas sanciones contra el Palacio de Miraflores.

OFENSIVA DIPLOMÁTICA

El más contundente ha sido el Grupo de Lima, creado por un total de catorce países --Argentina, Brasil, Canadá, Chile, Colombia, Costa Rica, Guatemala, Guyana, Honduras, México, Panamá, Paraguay, Perú y Santa Lucía-- para superar la parálisis sobre Venezuela en la Organización de Estados Americanos (OEA).

Han confirmado que no reconocerán los resultados electorales "por no cumplir con los estándares internacionales de un proceso democrático, libre y justo" y han anunciado que llamarán a consultas a sus embajadores en Caracas y convocarán a los emisarios venezolanos en sus respectivas capitales como señal de "protesta".

Además, han planteado la posible adopción de medidas en el ámbito regional, que incluirían sanciones económicas, comerciales y financieras contra funcionarios venezolanos, así como para coordinar la respuesta a la "grave situación humanitaria", todo ello con el objetivo de "favorecer el restablecimiento del orden democrático" en Venezuela.

Desde Estados Unidos, el vicepresidente, Mike Pence, ha ratificado que la Casa Blanca no reconocerá los comicios porque no fueron "ni libres ni justos" y ha instado a Maduro a permitir que el pueblo venezolano "sea escuchado", amenazando con nuevas sanciones: "Estados Unidos no permanecerá ocioso mientras Venezuela se desmorona".

Australia se ha alineado con la posición mayoritaria y, a través de un comunicado suscrito por otros cinco países desde Buenos Aires, donde estos días se celebra una reunión de cancilleres del G-20, ha rechazado las elecciones venezolanas porque "no han contado con garantías".

REPROCHES DESDE EUROPA

España, por su parte, ha indicado a través del Ministerio de Exteriores que "estudiará junto a sus socios europeos la adopción de medidas oportunas" por considerar que en el proceso electoral que culminó el 20 de mayo ha habido "deficiencias democráticas fundamentales".

"El Gobierno de España no puede permanecer ajeno a la grave situación en Venezuela, que afecta a los casi 200.000 ciudadanos españoles que residen en el país, al conjunto del hermano pueblo venezolano y a los países iberoamericanos y caribeños que reciben a creciente emigración provocada por esa grave situación", ha dicho.

El ministro de Exteriores británico, Boris Johnson, se ha mostrado "decepcionado pero no sorprendido de que Maduro haya continuado con unas elecciones profundamente viciadas para asegurar su propia supervivencia" y ha subrayado la "urgente necesidad de restaurar el orden democrático" en Venezuela.

Con tal fin, el jefe de la diplomacia británica ha avanzado desde Buenos Aires que Reino Unido "trabajará de cerca en las próximas semanas con sus socios de la Unión Europea y de la región para decidir cómo se puede seguir apoyando una solución política" en Venezuela.

También desde la capital argentina, el canciller alemán, Heiko Maas, ha declarado que "no fueron las elecciones libres, justas y transparentes que se merecía el pueblo venezolano", debido a la "intimidación a la que es sometida la oposición".

NÚCLEO BOLIVARIANO

Las únicas voces internacionales que han salido en defensa de Venezuela han sido los tradicionales aliados políticos del 'chavismo'.

El nuevo presidente cubano y su predecesor, Miguel Díaz-Canel y Raúl Castro, respectivamente, han trasladado "las más calurosas felicitaciones" a Maduro por su "contundente victoria" y han ratificado que Venezuela contará con la "solidaridad" de la isla caribeña "en los nuevos desafíos".

"El pueblo venezolano soberano ha triunfado nuevamente ante el golpismo e intervencionismo del imperio norteamericano. Los pueblos libres jamás nos someteremos. Felicidades al hermano Nicolás Maduro y al valeroso pueblo de Venezuela", ha escrito en Twitter el presidente boliviano, Evo Morales.

El Gobierno de Salvador Sánchez Cerén en El Salvador ha destacado que "Venezuela ha dado ejemplo" porque, "en lugar de optar por la violencia, optó por la democracia, el respeto a su Constitución y las leyes, así como la obediencia a la voluntad del pueblo expresada en las urnas".

En China, el portavoz del Ministerio de Exteriores, Lu Kang, ha aclarado que el gigante asiático seguirá "la práctica diplomática", esto es, reconocer el proceso electoral y sus resultados, y ha instado a los demás actores internacionales a "respetar la decisión del pueblo venezolano".

Rusia, por otro lado, ha denunciado la "influencia negativa" de "factores externos" en dichas elecciones y ha alertado de que "los llamamientos a no reconocerlas buscan crear un vacío político que podría desestabilizar seriamente la situación en el país y en torno a este" con "consecuencias negativas de largo alcance".

Seguir a teinteresa en...

KIT BUENOS DÍAS (El mejor resumen de prensa en tu mail)

Recibir noticias

Kit Buenos Días

Agosto 2018
Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30 31