Martes 05/11/2019.

Mundo

MSF constata de primera mano una "catástrofe médica" en dos centros de detención de Libia

La organización confirma al menos 22 muertos por tuberculosis y otras enfermedades en Zintan y Gharyan, y una media de tres fallecidos al mes

Un equipo de Médicos sin Fronteras desplazado recientemente a dos centros de detención en Libia han constatado en persona la "catastrófica situación" en Zintan y Gharyan, en el sur de Trípoli, donde al menos 22 personas han muerto desde septiembre de 2018 -- una media de tres al mes -- por tuberculosis y otras enfermedades.

En el campo malviven refugiados sacados del mar por las autoridades libias, custodias ahora de buena parte de la ruta de huída del Mediterráneo. Tanto la ONU como organizaciones no gubernamentales han denunciado las condiciones de su "salvamento" y posterior reclusión en un país sumido en el absoluto caos, con gobiernos paralelos que pugnan entre sí y en plena ofensiva del general opositor Jalifa Haftar contra las autoridades reconocidas por la comunidad internacional en Trípoli, precisamente.

MSF visitó por vez primera el campo de Zintan en mayo. Allí se encontraron con 900 detenidos, la mayoría eritreos, 700 de ellos "hacinados en un hangar con cuatro retretes, sin ducha y acceso esporádico a agua no potable".

En palabras del jefe de la misión de MSF, Julien Raickman, se trató de "un desastre sanitario". "Es probable que haya estallado un brote de tuberculosis hace meses", ha denunciado. La situación adquirió tintes tan dramáticos que los trabajadores de MSF se apartaron un poco de los parámetros de su misión de observación para comenzar a trasladar a los afectados -- un total de 16 personas -- a hospitales cercanos.

MSF va a intensificar su respuesta humanitaria en Libia con una intervención más directa en estos centros, ahora que tienen acceso. Las prioridades son restaurar el suministro de agua potable y facilitar una ruta de traslados que no se vea afectada por los combates, en particular los que rodean al centro de detención de Gharyan (a solo 100 kilómetros del frente de los combates entre Haftar y Trípoli).

En Gharyan quedan solo 29 detenidos en una situación "particularmente peligrosa" porque las hostilidades impiden el paso de las ambulancias y en cualquier momento el frente se puede extender hasta allí.

Desde la visita de MSF han sido trasladados 96 detenidos de Zintan a un campo especial del Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) en Trípoli, donde esperan evacuación. "Pero ¿qué va a ocurrir con el resto?", se pregunta Raickman. "Y ¿qué va a pasar con los hospitalizados cuando terminen su tratamiento?".

MSF denuncia así que los refugiados de Libia están condenados a "un ciclo de violencia y detenciones", en lo que describen como una "situación demasiado común" en este país, que ha asumido esta labor tras un polémico acuerdo con la Unión Europea, también culpable.

"Los estados europeos", termina denunciando MSF, "siguen empujando a los inmigrantes a Libia a sabiendas de lo que les espera, y en franca violación del derecho Internacional".

"El centro de detención de Zintan no es una excepción, es un claro recordatorio de un sistema de detención dañino alimentado deliberadamente por Europa que claramente pone en riesgo la vida de los refugiados", concluye.

Seguir a teinteresa en...

KIT BUENOS DÍAS (El mejor resumen de prensa en tu mail)

Recibir noticias

Kit Buenos Días

Noviembre 2019
Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30