Jueves 08/02/2018.

Mundo

HRW insta a las empresas de joyas y relojes a vigilar que se respeten los DDHH en sus cadenas de suministros

HRW denuncia que las marcas más importantes no estudien la contaminación que provocan y las condiciones laborales de los mineros

Human Rights Watch (HRW) ha reclamado este jueves a las empresas de joyas y de relojes que vigilen que no se cometan abusos de los Derechos Humanos en sus cadenas de suministros, tras haber descubierto que la mayoría de las compañías más grandes no lo hacen.

"Los minerales y las piedras preciosas se extraen en decenas de países a lo largo del mundo y luego son comercializados, exportados y procesados en otros países. Aunque las cadenas de suministros puedan ser largas y complejas, los joyeros y los relojeros tienen la responsabilidad de asegurar que sus trabajos no contribuyen a los abusos de Derechos Humanos en ningún punto", ha destacado HRW.

La investigación que la organización ha ha dado a conocer se ha distribuido de cara a las compras de San Valentín y se llama 'El coste oculto de la joyería: Derechos Humanos en las cadenas de suministro y la responsabilidad de las empresas dedicadas a las joyas'. HRW se ha centrado en estudiar de dónde obtienen los minerales preciosos 13 empresas de joyería y relojería cuyos beneficios sobrepasan los 24.000 millones de euros, alrededor del 10 por ciento de los beneficios de la industria.

'El coste oculto' ha puesto el foco sobre las condiciones abusivas en las que se extraen los minerales preciosos de algunas minas. "Hay niños que han resultado heridos y han incluso muerto por el duro trabajo en minas a pequeña escala de oro y de diamantes", ha destacado HRW.

"Hay comunidades que se han tenido que enfrentar a perjuicios para su salud y a daños al medio ambiente porque las minas han contaminado las vías fluviales con productos químicos tóxicos. Los civiles han sufrido enormemente mientras que grupos armados se han enriquecido a través de la minería", ha relatado la organización.

Tal y como HRW ha detallado, aunque hay algunas compañías que sí que han aplicado medidas importantes para contrarrestar el riesgo de perjuicio a los Derechos Humanos en sus cadenas de suministro de oro y diamantes, otras "se contentan con las garantías sin comprobar a sus proveedores". Muchas empresas no tienen trazabilidad completa de dichos minerales y no estudian el impacto que sus negocios tiene en los Derechos Humanos, no ofrecen informes exhaustivos sobre sus esfuerzos por procurarse materiales de forma responsable y no publican los nombres de sus proveedores.

Según la información que algunas de las empresas le han hecho llegar a HRW (Kalyan, Rolex y TBZ no han querido colaborar con ellos), Tiffany & Co. ha conseguido una nota 'excelente' por sus prácticas; Bulgari, Cartier, Pandora y Signet, una nota 'moderada'; Boodles, Chopard, Christ y Harry Winston, una nota de 'débil'; y Tanishq, por último, una nota de 'muy débil'.

¿CÓMO LUCHAR CONTRA LOS ABUSOS EN LAS MINAS?

HRW ha manifestado que iniciativas existentes, como el Proceso Kimberley para los Diamantes y el Consejo de Joyería Responsable no proporcionan suficientes garantías de que no se cometen abusos de Derechos Humanos en las cadenas de suministros de las empresas ya que el primero "se centra especialmente en los diamantes relacionados con fuerzas rebeldes, se aplica sólo a los diamantes en bruto y no responsabiliza en ningún momento a las empresas" y el segundo "tiene estándares erróneos, de gobernanza y de sistemas de certificación".

La organización ha puesto el foco sobre las buenas prácticas de las compañías estudiadas. Tal y como recoge, Tiffany & Co. sabe todas las paradas que realiza el oro que utiliza desde que es extraído de la mina y hace evaluaciones completas del impacto en los Derechos Humanos durante la adquisición de sus materiales. Cartier, por su parte, obtiene todos los minerales que usa de una mina 'modelo' de Honduras. Chopard trabaja para mejorar las condiciones de trabajo de cooperativas mineras pequeñas de América Latina, a quienes compra su material. Por último, Pandora hace públicos los riesgos de perjuicio a los Derechos Humanos localizados en sus auditorías.

HRW también ha reconocido el esfuerzo de algunas de las compañías con malas notas para mejorar sus prácticas. Boodles ha iniciado la primera auditoría de abastecimiento responsable y, como la compañía Christ, se ha comprometido a publicar su primer código de conducta para sus proveedores de diamantes y de oro, así como un estudio sobre su impacto en los Derechos Humanos para 2019. Además, Boodles también quiere realizar mejores estudios en este aspecto en un futuro.

La organización ha puesto el foco sobre cómo, cada vez más, las pequeñas compañías de joyería se afanan -muchas veces, con la ayuda de ONG- por conseguir los minerales que necesitan de pequeñas minas donde se respetan los Derechos Humanos. Julianne Kippenberg, responsable asociada de los derechos de los niños en HRW, ha declarado que "es alentador ver que algunas empresas de joyería, grandes y pequeñas, están dando pasos en la dirección adecuada. Sus acciones muestran que el cambio es posible".

HRW también ha hablado sobre cómo los consumidores deberían asegurarse de la proveniencia de los materiales antes de comprar una joya o un reloj y que la joyería artesanal y la minería a pequeña escala "tiene el potencial de beneficiar a las comunidades locales".

"Cada vez más consumidores quieren estar seguros de que la joya que están comprando no ha supuesto un perjuicio para los Derechos Humanos", ha destacado Kippenberg. "Las compañías joyeras le deben a sus clientes y a las comunidades que se ven afectadas por sus negocios el proveerse de materiales de manera responsable y permitir el escrutinio público sobre sus acciones", ha zanjado.

Seguir a teinteresa en...

KIT BUENOS DÍAS (El mejor resumen de prensa en tu mail)

Recibir noticias

Kit Buenos Días

Febrero 2018
Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28