Sábado 20/10/2018.

Mundo

HRW denuncia que la agencia de Inteligencia iraquí tiene a más de 400 personas detenidas en Mosul

Asegura que carece de mandato legal para mantenerlos arrestados y pide al Gobierno que tome medidas

Human Rights Watch ha denunciado este domingo que el Servicio de Seguridad Nacional (SSN, la agencia de Inteligencia iraquí) tiene detenidas a más de 400 personas en la ciudad de Mosul a pesar de que carece de un mandato claro para poder arrestarlas.

En un comunicado, HRW ha dicho que el SSN ha admitido que tiene a más de 400 arrestados en un centro de detención del este de Mosul. A fecha de 4 julio, la cifra ascendía a 427 hombres individuos detenidos, algunos de ellos desde hace más de siete meses.

La organización no gubernamental ha asegurado que una persona que estuvo allí arrestada en abril le ha contado las "horribles" condiciones del centro y que los detenidos no tienen acceso a abogados ni médicos ni pueden recibir visitas de familiares. El hombre ha relatado que un prisionero se murió en abril tras haber sido torturado durante meses.

HRW consiguió acceso al centro de detención el 4 de julio y comprobó que, aunque las condiciones han mejorado, el centro sigue sobresaturado. "Los responsables del Servicio Nacional de Seguridad en Bagdad nos dijeron que la agencia de Inteligencia no tiene autoridad para quedarse con los prisioneros pero cambiaron de postura cuando pudimos ver nosotros mismos a los prisioneros", ha explicado la subdirectora de HRW para Oriente Próximo, Lama Fakih.

La responsable de HRW ha hecho hincapié en que el Gobierno iraquí tiene que "aclarar públicamente" qué autoridades tienen el derecho a interrogar y a quedarse con los detenidos".

El 17 de abril, un alto cargo del SNN en Bagdad negó que la agencia de Inteligencia tuviera centros de detención y señaló que únicamente mantiene bajo custodia a algunos sospechosos durante 48 horas hasta que los traslada a centros de detención.

Sin embargo, varios investigadores pudieron acceder al centro de detención en Mosul, donde los responsables dijeron que entonces había 427 prisioneros bajo custodia. Posteriormente, la oficina de Bagdad confirmó por escrito que el servicio de Inteligencia tiene a prisioneros en una instalación en Mosul y se refirió a instalaciones para arrestados en plural.

HRW ha subrayado que, dada la "grave contradicción" entre las declaraciones oficiales y los "hechos sobre el terreno", el SSN debería aclarar cuántas personas tiene detenidas y cuántos centros de detención tiene en todo el país. "Las autoridades judiciales deberían investigar las acusaciones incluidas en este informe", ha recalcado.

En mayo de 2016, Faisal Jeber, un arqueólogo, contó que un grupo de oficiales de Inteligencia del Ministerio del Interior y dos hombres armados vestidos de civiles --uno de los cuales dijo que pertenecía a la oficina del primer ministro-- le arrestaron en una excavación arqueológica en el este de Mosul con el argumento de que no tenía autorización para estar allí y bajo la acusación de estar excavando de forma ilegal.

Jeber señaló que primero le llevaron a una oficina del SSN y luego le presentaron ante un juez para respaldara su detención, sin darle oportunidad de hablar con el magistrado. Posteriormente, el SSN le llevó a una casa de dos plantas cercana a la oficina del servicio de Inteligencia en el barrio de Al Shurta en Mosul, en cuya planta baja vio cuatro habitaciones usadas como celdas para detenidos y calculó que al menos había 450 prisioneros con él allí.

Posteriormente, Jeber fue llevado ante un juez de un tribunal penal de Mosul el 4 de abril y le volvieron a trasladar a la prisión para que pasara una segunda noche, hasta que fue liberado al día siguiente a la espera de juicio. En la prisión, los guardas le quitaron el reloj, sus gafas y otros artículos y, cuando le liberaron, no le devolvieron su calzado ni los calcetines, por lo que tuvo que caminar descalzo.

Jeber relató a HRW que habló con seis hombres y un niño en su celda que le dijeron que llevaban detenidos con el SSN entre cuatro meses y dos años. Los investigadores de la ONG visitaron ese centro el 4 de julio y el jefe del SSN en Mosul les mostró un nuevo edificio carcelario construido junto a la cárcel en la que estuvo Jeber. Ese edificio tenía tres habitaciones con 427 prisioneros, según el alto cargo del SSN, que también señaló que los detenidos menores de edad fueron trasladados a otra instalación, además de admitir que algunos arrestados llevaban allí siete meses.

El jefe de la agencia de Inteligencia en Mosul aseguró a HRW que todos los prisioneros eran sospechosos de estar vinculados con el grupo terrorista Estado Islámico y que fueron interrogados antes de pasar ante un juez.

Human Rights Watch ha reclamado a las autoridades de Irak que "aclaren públicamente" si la agencia de Inteligencia tiene "un mandato legal" para detener a sospechosos, quedárselos bajo custodia e interrogarlos. "Deberían trasladar a todos los detenidos a prisiones gestionadas por las autoridades con un mandato legal para detener a personas. Los centros deberían ser construidos para alojar a detenidos y equipados para cumplir los estándares internacionales, incluso aunque eso requiera trasladar a los detenidos fuera de la región de Nínive, de la que forma parte Mosul", ha señalado la ONG.

"Las autoridades deberían haber lo que sea necesario para garantizar que las familias saben dónde están sus seres queridos", ha subrayado la subdirectora de HRW para Oriente Próximo. "El Gobierno debería tomar medidas contra las fuerzas que no tienen mandato legal para tener a personas detenidas durante meses y sin ver a un juez", ha concluido.

Seguir a teinteresa en...

KIT BUENOS DÍAS (El mejor resumen de prensa en tu mail)

Recibir noticias

Kit Buenos Días

Octubre 2018
Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6 7
8 9 10 11 12 13 14
15 16 17 18 19 20 21
22 23 24 25 26 27 28
29 30 31