Martes 06/12/2016.

Mundo

La Guardia Revolucionaria iraní afirma que el PJAK se ha rendido

El general de las fuerzas de tierra de la Guardia Revolucionaria iraní, Abdulá Araqi, ha afirmado que las fuerzas del Partido por una Vida Libre del Kurdistán (PJAK) se han rendido y han abandonado el territorio nacional a consecuencia de las operaciones militares desplegadas por Irán durante el verano.
    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:
  • Deja tu comentario

"La semana pasada, el grupo bajó los brazos, se rindió y abandonó los altos de Jasosan, un lugar que ellos llamaban su orgullo y su honor", ha señalado Araqi, tal y como recoge la agencia de noticias semioficial Fars. Asimismo, ha agregado que el grupo ha aceptado retirarse de la zona hasta un kilómetro por detrás de la frontera entre Irán e Irak, así como llevar a cabo operaciones militares u operaciones de reclutamiento en suelo iraní.

Araqi ha anunciado que las Fuerzas Armadas iraníes han acabado con la vida de 180 militantes y que han herido a otros 300 en las últimas operaciones, que han llevado a la toma de los altos de Jasosan, donde se están construyendo búnkeres del Ejército.

A principios del mes de septiembre, el comandante de la División Alí Ibn Abi Taleb de la Guardia Revolucionaria, Mehdi Mahdavinejad, anunció que sus fuerzas habían tomado el control de la base del PJAK en Jasosan y que les habían ofrecido un ultimátum de diez días para abandonar el territorio.

Mahdavinejad especificó que el PJAK había construido un búnker de tres plantas fuertemente fortificado en la ciudadela, con túneles de entre 50 y 60 metros de largo dentro de cada planta. Sobre las capacidades del edificio, aseguró que podían dar albergue a unos 500 ó 600 militantes y especificó que contenían el material logístico necesario para sus operaciones.

La semana pasada, las fuerzas de la Guardia Revolucionaria se ubicaron a lo largo de la frontera noroeste del país tras las operaciones por parte del Ejército para expulsar de la región a las fuerzas del PJAK.

La nueva ronda de combates comenzó en julio después de diversos arrestos de miembros del PJAK por parte de la Guardia Revolucionaria. En respuesta, Irán desplegó alrededor de 5.000 efectivos en la frontera con la región del Kurdistán iraquí. Durante estas operaciones, Irán destruyó las bases del PJAK en el área de Alvatan, cerca de la ciudad de Sardasht. Tras una tregua de un mes coincidente con la celebración del mes sagrado musulmán del Ramadán, las operaciones volvieron a su curso.

CAÍDA DE ALTOS CARGOS

A comienzos de mes, la Guardia Revolucionaria anunció que había arrestado a dos de los principales comandantes del PJAK en una operación en el noroeste del país. El 'número dos' del grupo, Majid Kavian --alias 'Semko Sarholdan'--, falleció en una operación previa en la región, fallecimiento que fue confirmado por el PJAK a través de un comunicado.

Tras las numerosas bajas registradas a causa de la ofensiva iraní, el cabecilla del PJAK, Abdul Rahman Haji Ahmadi, declaró al canal en persa de la cadena británica BBC que el grupo continuaría su lucha contra las fuerzas iraníes.

Como réplica, la Guardia Revolucionaria recalcó que no aceptaría un alto el fuego antes de que el PJAK abandonara el país, algo considerado como un requisito previo por parte de Teherán. Sin embargo, tras varias peticiones del Gobierno regional del Kurdistán iraquí, la Guardia pidió que se especificaran los términos y contenidos del acuerdo de alto el fuego presentados por la rama iraquí del PJAK.

Como condición, las fuerzas de tierra de la Guardia Revolucionaria subrayaron la necesidad de la retirada de todas las fuerzas insurgentes de las zonas que rodean la frontera con Irán, a causa de los informes que señalaban que miembros del PJAK y del Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK) habían estado cavando túneles en Jasosan durante el mes de alto el fuego durante el Ramadán.

Irán afirma que, además, los militantes del PKK y del PJAK han recibido armas y equipamiento, incluyendo morteros y walkie-talkies, por parte del consulado estadounidense en la ciudad iraquí de Arbil.

El PJAK es una escisión del PKK --que tomó las armas en 1984--. Tanto el Gobierno estadounidense como el iraní han catalogado al PJAK como una organización terrorista. Ambos grupos luchan para establecer un estado autónomo en el área que separa las regiones kurdas de Irán, Irak, Turquía y Siria, en el conocido como Kurdistán histórico.

CRÍTICAS A LA INTERPOL

Por otra parte, el jefe de la Policía iraní, Esmail Ahmadi Moghaddam, ha criticado a la Organización Internacional de Policía Criminal (Interpol) por su "negligencia a la hora de detener a terroristas, entre ellos miembros del PJAK".

"Interpol no está haciendo los esfuerzos suficientes para juzgar casos de terrorismo ni para detener a sospechosos de estos actos", ha señalado Ahmadi Moghaddam a la agencia de noticias iraní IRNA.

En este sentido, ha agregado que los países que afirman defender los Derechos Humanos deben ser juzgados por alojar a sospechosos de terrorismo, especialmente a aquellos relacionados con la red del PJAK, y por negarse a entregar a estas personas a Teherán.

"En vez de enfrentarse a los miembros de las células terroristas del PJAK, estos países les apoyan inmediatamente después de que lleven a cabo operaciones para asesinar a gente inocente", ha dicho, según recoge el canal de televisión iraní Press TV.

Por último, ha subrayado que, pese a este supuesto apoyo por parte de "determinados países occidentales", la Guardia Revolucionaria y las fuerzas de la Policía "han asestado duros golpes a este grupo terrorista".

Seguir a teinteresa en...

KIT BUENOS DÍAS (El mejor resumen de prensa en tu mail)

Recibir noticias
    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:
  • Deja tu comentario

Kit Buenos Días

Diciembre 2016
Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31