Miércoles 25/04/2018.

Mundo

El M5S propone "un contrato de Gobierno" para Italia a la Liga o el Partido Democrático

La primera ronda de consultas del presidente de la República concluye sin resultado La Liga se muestra abierta a gobernar con el M5S y el PD insiste en pasar a la oposición

La primera ronda de consultas del presidente de la República concluye sin resultado

La Liga se muestra abierta a gobernar con el M5S y el PD insiste en pasar a la oposición

El líder del Movimiento 5 Estrellas (M5S), Luigi di Maio, ha insistido este jueves en su propuesta de un "contrato de Gobierno" a la Liga o al Partido Democrático (PD), a imagen del pactado por conservadores y socialdemócratas en Alemania, tras su encuentro con el presidente de la República, Sergio Mattarela, que ha completado ya la primera ronda de consultas sin resultado.

"Nosotros proponemos un contrato sobre el modelo alemán para que las fuerzas políticas se impliquen ante los italianos sobre cosas a realizar", ha señalado Di Maio, repitiendo su propuesta de gobierno de los últimos días.

Según el líder del M5S, la fuerza más votada en las elecciones del pasado 4 de marzo, su partido solo puede "suscribir un contrato de gobierno o con la Liga o con el PD". "Estos son los dos interlocutores y está claro que son dos soluciones alternativas", ha reconocido. La Liga fue la fuerza más votada dentro de la coalición de centro-derecha mientras que el PD, actualmente en el Gobierno, fue la fuerza del centro-izquierda más respaldada, aunque sufrió un duro varapalo.

Di Maio ha defendido que el M5S, que surgió como un movimiento antisistema y de tinte antieuropeo pero que ha moderado su discurso desde que éste asumió las riendas, Di Maio no es "ni de derecha ni de izquierda y por tanto podemos hablar con aquellos que quieren hacer cosas y mejorar la vida de los italianos".

En su opinión, con el resultado de las elecciones los italianos enviaron tres mensajes: que debe gobernar "quien está legitimado por el pueblo", que se debe "gobernar para cambiar y no para seguir sobreviviendo" y que "se deben poner en el centro soluciones y no juegos de palacio".

PRIMERA RONDA INFRUCTUOSA

Con el M5S ha concluido la primera ronda de consultas iniciada el miércoles con Mattarella para explorar las opciones de designar primer ministro para que intente formar gobierno. Según ha explicado el propio jefe de Estado, por ahora no parece haber ninguna fuerza que cuente con el respaldo necesario.

En este sentido, ha dicho que dejará "unos días de reflexión", algo que le han pedido los propios partidos, y convocará una nueva ronda de contactos. "En el curso de la próxima semana convocaré nuevas consultas para verificar si ha madurado la posibilidad de acuerdos entre las fuerzas políticas para la formación de una mayoría parlamentaria", ha señalado.

Mattarela ha confiado en que el periodo de reflexión sirva a los partidos para que "puedan valorar responsablemente la situación, las convergencias programáticas y las posibles soluciones para dar vida a un gobierno".

Por su parte, el líder de la Liga, Matteo Salvini, ha defendido que la única opción factible y duradera de Gobierno para Italia es una coalición conformada por el centro-derecha y con el M5S, siempre y cuando Di Maio deje de lado sus condiciones de partido, advirtiendo que de lo contrario el país tendrá que volver a las urnas.

Salvini ha dejado claro que su partido no está dispuesto a apoyar "un gobierno temporal" y que no irá al Parlamento a someter ninguna propuesta a votación si no "tiene los números". Así las cosas, ha sostenido que para un gobierno sostenible hay que partir de la coalición de centro-derecha, que fue la más votada en las elecciones del 4 de marzo, y, "si queremos que el gobierno dure", habría que incluir al M5S. "No hace falta ser muy listo para entender que otras soluciones serían temporales e improvisadas", ha recalcado.

En todo caso, ha lanzado un mensaje a Di Maio, al que ha reclamado concesiones. "Si todos se mantienen sus personalismos y sus razonamientos personales o de partido, no habrá gobierno", ha subrayado el líder de la Liga.

"Todos deberían renunciar a algo para encontrar una solución y hacer nacer el gobierno", ha insistido, advirtiendo de que de lo contrario la única opción serían "elecciones". "Haremos todo lo posible para evitarlo pero llegado el caso estamos preparados", ha asegurado Salvini, cuyo partido se convirtió en la primera fuerza dentro de la coalición de centro-derecha.

BERLUSCONI PIDE UN GOBIERNO DE CENTRO-DERECHA

Precisamente, sus socios de coalición, el Forza Italia de Silvio Berlusconi, han pasado antes que la Liga por el palacio del Quirinale. A su salida, el antiguo primer ministro ha dejado claro que el futuro gobierno "solo podrá partir de la coalición que ganó las elecciones" y estar comandando "por el partido más fuerte, la Liga".

Aunque ha reconocido el complicado resultado que arrojaron las urnas, Berlusconi ha recalcado que solo está dispuesto a participar en "programas creíbles y de respiro europeo que hagan salir a Italia de la crisis". "Estamos dispuestos a participar con una presencia de alto perfil en soluciones serias basadas en acuerdos claros y sobre cosas concretas, factibles y creíbles", ha agregado. Asimismo, ha expresado su rechazo a nuevas elecciones.

EL PARTIDO DEMOCRÁTICO, A LA OPOSICIÓN

Los primeros en pasar por la sede de la Presidencia en esta segunda jornada de contactos con Mattarella, han sido los representantes del Partido Democrático (PD), que han expresado su intención de pasar a la oposición. "El resultado electoral negativo para nosotros no nos permite formular hipótesis de gobierno que nos conciernan", ha declarado a la salida de la reunión con Mattarella el secretario general en funciones del PD, Maurizio Martina.

El dirigente de la principal fuerza de centro-izquierda en Italia ha defendido que el "inicio de la legislatura", con la elección de los presidentes de ambas cámaras del Parlamento, "ha hecho emerger una potencial mayoría" entre el Movimiento 5 Estrellas (M5S), el partido más votado, y la Liga, principal fuerza de la coalición de centro-derecha, la alianza que más respaldos recibió.

En este sentido, Martina ha defendido que ambos partidos deberían dejar claro "si están en grado de avanzar una hipótesis de gobierno practicable" para Italia, según informan los medios locales.

El PD obtuvo el 22 por ciento de los votos en las elecciones. El mal resultado empujó a su candidato, el ex primer ministro Matteo Renzi, a anunciar que abandonaba la jefatura del partido. Asimismo, Renzi aseguró que el PD, que ha gobernado durante los últimos cinco años, pasaría a la oposición, si bien en los últimos días se había especulado con que la formación terminara entrando en alguna coalición.

Seguir a teinteresa en...

KIT BUENOS DÍAS (El mejor resumen de prensa en tu mail)

Recibir noticias

Kit Buenos Días

Abril 2018
Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
2 3 4 5 6 7 8
23 24 25 26 27 28 29
30