Sábado 16/11/2019.

según un estudio del Instituto elcano

Mundo

En España no hay lobos solitarios, el 90 por ciento de los yihadistas detenidos en las dos últimas décadas atentaron en compañía

  • En España se han detectado 17 células yihadistas cuyas funciones son adoctrinamiento, reclutamiento, infraestructura, logística, entrenamiento y funciones de carácter operativo.
  • Se han registrado dos campos de entrenamiento de yihadistas: en Valencia y en Chinchón. El primero para hacer ejercicio físico y realizar prácticas de tiro y el segundo donde se adiestró a los terroristas del 11-M en la confección de explosivos.

¿Cómo es la implicación yihadista en España? ¿Qué funciones principales han desarrollado en nuestro país los individuos implicados en actividades relacionadas con el terrorismo yihadista?  El informe Pautas de implicación entre condenados por actividades relacionadas con el terrorismo yihadista o muertos en acto de terrorismo suicida en España (1996-2013) traza la radiografía de los individuos condenados o muertos en actividades yihadidstas en España y revela que pese al aumento de las acciones individuales llevadas a cabo por lobos solitarios en el mundo, los lobos solitarios  se cuentan con la mano en España.

 “Una inmensa mayoría de quienes en España se han implicado en actividades relacionadas con el terrorismo yihadista desde mediada la década de los 90 lo hicieron en compañía”, asegura Fernando Reinares, investigador principal del Real Instituto ElCano durante el Foro de Terrorismo Global que se ha celebrado hoy en Madrid.

Principalmente operanen el seno de pequeños grupos o células, sobre todo integradas en la estructura de organizaciones en el exterior o relacionadas de uno u otro modo con ellas.

Así en España el 40 por ciento de los individuos que se implicaron en una célula integrada en alguna organización yihadista, pertenecía a Al Qaeda. Otro 28,6% se implicaron como yihadistas en células integradas en el Grupo Islámico Armado (GIA). El GIA es una organización constituida a inicios de los 90 tanto argelinos que habían combatido contra las tropas soviéticas en Afganistán y que tenía su base en Argelia. Por otro lado, un 26,2 por ciento de los yihaditas en España estuvo implicado en una célula constituida en Barcelona e integrada en Therik-e-Taliban Pakistán (TTP), organización yihadista fundada en 2007 con base en las áreas tribales al noroeste de Pakistán.

Reinares ha subrayado que el caso español “la contradice la tesis de que el yihadismo global y el terrorismo global se ha convertido en algo amorfo, horizontal y sin estrategia” ya que en España no existen apenas células independientes.

¿Qué función tiene los yihadista españoles?

No todos los terrorista yihadistas ejecutan las mismas acciones dentro de la célula. Se distinguen tres principalmente. Así un individuo puede estar en el centro de la célula, donde se encuentran los dirigentes y sus allegados; o en el círculo intermedio, compuesto por miembros estables que desarrollan actividades especializadas que les encomiendan los situados en el círculo central; finalmente, en la periferia de la célula, donde pueden coincidir colaboradores específicos y simpatizantes próximos con las más recientes incorporaciones al pequeño grupo.

En el caso español, “casi tres de cada 10 detenidos estaba ubicado en círculos centrales. Unos seis de cada 10  estaban localizados en círculos intermedio y uno de cada diez en los intermedios”.

Respecto a la educación  y las características demográficas de los terroristas, la mayoría de estos están casados y tienen hijos. Además, se observa que muchos de los yihadistas que se dedicaban a realizar actividades especializadas tenían precisamente una formación acorde con la función que desempeñaban dentro de la célula.

El yihadista español se dedica a conseguir recursos

El experto ha detectado en España 17 células yihadistas cuyas funciones son adoctrinamiento, reclutamiento, infraestructura, logística, entrenamiento y funciones de carácter operativo.

Alrededor de una tercera parte de los detenidos recibieron algún tipo de adiestramiento o entrenamiento en habilidades propias de la práctica del terrorismo. Algo más de la mitad de esos individuos recibió algún tipo de adiestramiento terrorista puntual dentro de España, mientras que los demás asistieron a programas mucho más reglados y prolongados en campos de entrenamiento de organizaciones yihadistas en uno o más de al menos seis países del mundo islámico: Afganistán, Argelia, Bosnia, Indonesia, Pakistán y Yemen.

Sin embargo, en España se han registrado dos campos de entrenamiento de yihadistas: en Valencia y en Chinchón. “Los miembros de la célula del GIA desarticulada en 1997 en la provincia de Valencia utilizaban una finca rural de la localidad de Picassent (Valencia) para hacer ejercicio físico y realizar prácticas de tiro”, explica Carola García Calvo, coatura del informe. Asimismo, “una finca en Morata de Tajuña, en el municipio de Chinchón, se utilizó desde 2002 como base operativa por la red terrorista del 11-M y donde algunos de sus integrantes fueron adiestrados en la confección artefactos explosivos”, recuerda la experta.

Llama la atención que pese a que cada vez más mujeres se unen a la yihad y que según los cálculos de la policía, son el 10 por ciento de los 65 yihadistas que han salido de España, ninguna ha sido condenada hasta el mometo.

Seguir a teinteresa en...

KIT BUENOS DÍAS (El mejor resumen de prensa en tu mail)

Recibir noticias

Kit Buenos Días

Noviembre 2019
Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30