La Información

Toto Riina rompe su silencio

Mundo

El capo de la Cosa Nostra acusa a la Inteligencia italiana de asesinar a dos jueces

  • Toto Riina ha roto su silencio para acusar al gobierno y a los servicios secretos italianos de asesinar a dos jueces y negociar con la mafia en 1992.
  • La supuesta confesión del 'capo dei capi' llega en pleno proceso contra la mafia en el denominado "juicio del siglo".
    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:
  • Deja tu comentario
  • Toto Riina Toto Riina
  • Toto Riina, capo de la Cosa Nostra Toto Riina, capo de la Cosa Nostra

La relación entre la mafia italiana y el gobierno de la nación siempre ha estado en boca de periodistas, jueces y políticos. Nadie ha conseguido demostrar esta vinculación delante de un juez, pero eso, ahora, puede cambiar con el 'chivatazo' que el capo de capos de la Cosa Nostra ha podido dar a dos agentes que le custodiaban durante la vista del denominado "juicio del siglo" en Italia.

Toto Riina lleva encerrado más de 20 años en una celda de aislamiento y, en estas dos décadas bajo llave, solo ha abierto la boca dos veces. Riina sabe que su silencio garantiza la superviviencia de su organización criminal y solo se tiene constancia de que hablara con alguien cuando en julio de 2009 y en julio de 2010 realizó ante los jueces dos declaraciones en un tono misterioso y con mucho mensaje de fondo, que no de forma. Ahora, 'La Bestia', como se conoce a Riina por su pasado sanguinario, ha vuelto a tomar la palabra y sus declaraciones han creado un revuelo mediático en Italia.

El capo de la Cosa Nostra acusa a los servicios secretos italianos de estar detrás de los asesinatos de los jueces Giovanni Falcone y Paolo Borsellino, asegurando que fue el Gobierno italiano el que se puso en contacto con ellos y no al revés. Riina, incluso, tacha al ex primer ministro Andreotti de "caballero". El capo, supuestamentem habría "besado" al líder italiano y confesado que era muy afin a él.

Toto Riina hizo estas confesiones a dos agentes que le custodiaban en el conocido como "juicio del siglo" en Italia, los pasados 21 y 31 de mayo. Riina está condenado a 13 penas de cadena perpetua y la fiscalía le considera el responsable de decenas de asesinatos.

Las palabras de Riina confirmarían la tesis de la fiscalía de Palermo, que sostiene que los primeros contactos entre los mafiosos y el gobierno tuvieron lugar a instancias de altos cargos del ejecutivo italiano.

Antes de realizar las confesiones a los dos agentes, Riina les aseguro que "con los jueces no hablo, no quiero tener nada que ver con ellos. Pero si quieren, a usted le cuento cosas". En su desahogo, Riina aseguró a los agentes que en el asesinato del juez Falcone, azote de la mafia durante décadas, "hubo mano de los servicios secretos", y que lo mismo sucedía con el atentado contra el juez Paolo Borsellino. Y, de una manera asombrosa, Riina sentenció ante los policías: "Yo no busqué a nadie (refiriéndose al gobierno italiano), fueron ellos los que me buscaron a mi".

Toto Riina, una 'carrera' bañada en sangre

La carrera de Salvatore el Corto Riina hacia la cúpula de la Cosa Nostra se sigue con facilidad gracias al reguero de sangre que fue dejando a su paso. Comenzó como lugarteniente del sanguinario capo Luciano Leggio, un hombre de mirada gélida y temperamento sádico que era temido incluso entre los propios mafiosos. Leggio y Riina eran la cabeza visible del clan de Corleone, y junto a Gaetano Baladamenti y Stefano Bontate, formaron una suerte de triunvirato mafioso a principios de los años setenta. Durante una década el triunvirato funcionó con mayor o menor equilibrio y todas las familias pudieron enriquecerse con el negocio de la heroína, hasta que a principios de los ochenta se desató una terrible guerra por el control de Palermo. La ‘mattanza’ se inició el 23 de abril de 1981 con el asesinato de Stefano Bontate, ametrallado en su Alfa Romeo cuando regresaba de su fiesta de cumpleaños. El siguiente capo en caer fue Salvatore Inzerillo, ejecutado cuando salía de mantener un encuentro amoroso. 

Los ‘corleonesi’ estaban matando uno a uno a todos sus rivales mediante una táctica que el juez Falcone calificó de ‘ejército fantasma’. Los asesinos ejecutaban a sus víctimas y desaparecían sin dejar rastro, tal y como les había enseñado Luciano Leggio, que se vio obligado a emplear una estrategia similar cuando eliminó al que por entonces era el padrino de Corleone, el doctor Michele Navarra, un lejano día de 1958. 

Entre 1981 y 1983, los noticiarios italianos dieron cuenta de más de 200 asesinatos. Sólo el 30 de noviembre de 1982 murieron de forma violenta doce miembros de la Cosa Nostra en distintos puntos de Palermo. El clan de Corleone estaba llevando a cabo una auténtica operación de exterminio que convertiría aquel consejo trilateral en una dictadura, con Salvatore Riina en la cúspide.

Kit Buenos Días

El capo de la Cosa Nostra acusa a la Inteligencia italiana de asesinar a dos jueces Recibe toda la actualidad a primera hora

Enviar
Campeones del mundo
    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:
  • Deja tu comentario

Síguenos en...

Facebook Twitter Youtube Tuenti
Mapa autonómico de España