Sábado 19/10/2019.

Sigue los pasos de Malala

Mundo

Badam Zari no sabe leer ni escribir pero lanza un grito en favor de las mujeres

  • Su principal objetivo es que las mujeres tengan acceso a la educación
  • Reside en una región que se caracteriza por refugiar a los talibanes y muyahidínes. 
    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:
  • Deja tu comentario

Badam Zari no sabe escribir más que su nombre. No sabe leer. No consulta diarios… pero su analfabetismo no es un impedimento para que haga historia. Se ha convertido en la primera mujer candidata a las elecciones las zonas tribales de Pakistán, una región conservadora donde el simple hecho de votar todavía es una lucha para muchas paquistaníes.

Su principal objetivo es que las mujeres tengan acceso  a la educación para que las nuevas generaciones de mujeres pakistaníes tengan la formación académica de la que ella no ha difrutado. "No he sido instruida, fui a la escuela del pueblo uno o dos años, y luego mi familia presionó para que abandonara los pupitres", cuenta.

Badam hará campaña de puerta en puerta. Probablemente acompañada de su esposo, que ha expresado su apoyo y orgullo ante la candidatura de su mujer. Sin medios financieros ni el apoyo de partidos políticos, Badam tiene pocas posibilidades de resultar elegida. Con todo, ya puede cantar victoria.

Miembro de la etnia pastún en una zona dominada por los radicales

Badam se cubre el cuerpo, desde la cabeza a los pies. Pertenece a la etnia pastún. Reside en el Área Central Administrativa Tribal de Pakistán, Bjaur, considerada como una de las áreas más herméticas y tradicionales de Afganistán.  

La sociedad pastún es muy parroquiana. Es celosa de su independencia y resiste a la influencia exterior. Se trata de un pueblo muy tradicional en el que el que un código de honor y justicia no escrito regula su existencia.

El concepto del honor tiene mucha relevancia en  la sociedad pastún, según señala la experta Pilar Requena. De ahí, que se proteja más el honor que la propiedad. En el concepto de de propiedad, no se entiende solo a los bienes materiales sino también la mujer.

El honor depende además del comportamiento de los miembros de su familia. La sola sospecha de adulterio se entiende como violación de la norma. Y si hay sospecha de una violación de la integridad moral, ésta se sanciona con actos de venganza de sangre.

Reside en uno de los refugios de los muyahidín

El Área Central Administrativa Tribal de Pakistán, Bjaur donde reside Badam Zari se sitúa en la frontera con Afganistán. Se trata de una zona que se caracteriza por refugiar a los talibanes y muyahidin. La autoridad la ejerce el khan, pero dependen de las cualidades de liderazgo. Además, la jirga, o asamblea tribal decide conjunatmentem sobre los principales asuntos.

Ir a la escuela en Bjaur supone jugarse la vida. Según denuncia HRW  en 2012, esta ONG detectó 96 ataques contra escuelas, la mayoría en las Áreas Tribales bajo Administración Federal en las fronteras con Afganistán.

Apoyo de los vecinos

“Su candidatura permitirá dar otra imagen, moderada, de nuestra región” dice Bahadur Jan, de 48 años. "Los parlamentarios de Bajaur no lograron resolver nuestros problemas, quizá una mujer lo consiga”, añade otro.

Badam Zari, al igual que ya hizo Lamala, ha querido plantarle cara a  los rebeledes con este gesto. Sabe que nunca sera presidenta de Pakistán pero su historia será un ejemplo para las mujeres en todo el mundo que luchan por defender sus derechos y conseguir que la educación sea un derecho y no un privilegio.



Badam Zari no sabe escribir más que su nombre. No sabe leer. No consultadiarios… pero su analfabetismo no es un impedimento para que haga historia.  Se ha convertido en la primeramujer candidata a las elecciones de las elecciones en las zonas tribales dePakistán, una región conservadora donde el simple hecho de votar todavía es unalucha para muchas paquistaníes.

Su principal objetivo es quelas mujeres tengan acceso  a la educaciónpara que las nuevas generaciones de mujeres pakistaníes tengan laformación académica de la que ella no ha difrutado. "No he sido instruida, fui a la escuela delpueblo uno o dos años, y luego mi familia presionó para que abandonara lospupitres", cuenta

Badam hará campaña de puerta en puerta. Probablemente acompañada de suesposo, que ha expresado su apoyo y orgullo ante la candidatura de su mujer. Sinmedios financieros ni el apoyo de partidos políticos, Badam tiene pocasposibilidades de resultar elegida. Con todo, ya puede cantar victoria.

Miembro de la etnia pastún

Badam se cubre el cuerpo, desde la cabeza a los pies. Pertenece a la etniapastún. Reside en el Área Central Administrativa Tribal de Pakistán, Bjaur,considerada como una de las áreas más herméticas y tradicionales de Afganistán. 

La sociedad pastún es muy parroquiana. Es celosa de su independencia yresiste a la influencia exterior. Se trata de un pueblo muy tradicional en elque el que un código de honor y justicia no escrito regula su existencia.

El concepto del honor tiene mucha relevancia en  la sociedad pastún, según señala la expertaPilar Requena.. De ahí, que se proteja más el honor por encima de la propiedad.Bajo la propiedad, se entiende no solo los bienes materiales sino también lamujer.

El honor depende además del comportamiento de los miembros de su familia.La sola sospecha de adulterio se entiende como violación de la norma. Y si haysospecha de una violación de la integridad moral, ésta se sanciona con actos devenganza de sangre.

Reside en uno de los refugios de los muyahidines

El Área Central Administrativa Tribal de Pakistán, Bjaur donde reside BadamZari se sitúa en la frontera con Afganistán. Se trata de una zona que secaracteriza por refugiar a los talibanes y muyahidines.  

Uno de los sitio más peligrosos para asistir a la escuela

Y es que además, esta región se encuentra entre las más peligrosas para asistir a la escuela, segúndenuncia HRW  En 2012, esta ONGdetectó 96 ataques contra escuelas, la mayoría en las Áreas Tribales bajoAdministración Federal en las fronteras con Afganistán. Es por eso, que lacandidatura y el la valentía de Badam Zari tiene todavía más mérito.

No está sola. Su marido y vecinos le apoya. “Su candidatura permitirá dar otra imagen,moderada, de nuestra región” dice Bahadur Jan, de 48 años.

"Los parlamentarios de Bajaurno lograron resolver nuestros problemas, quizá una mujer lo consiga”, añadeotro.

Probablemente, Badam Zarinunca sea presidenta de Pakistán pero su historia será un ejemplo para las mujeresen todo el mundo que luchan por defender sus derechos y conseguir que laeducación sea un derecho y no un privilegio.



Seguir a teinteresa en...

KIT BUENOS DÍAS (El mejor resumen de prensa en tu mail)

Recibir noticias
    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:
  • Deja tu comentario

Kit Buenos Días

Octubre 2019
Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31