Martes 25/09/2018.

Mundo

Abdulá recalca que los talibán no lograrán una victoria militar y pide que se unan a un proceso de paz

El primer ministro de Afganistán, Abdulá Abdulá, ha recalcado este miércoles que los talibán no lograrán una victoria militar en el país y ha vuelto a pedir a los insurgentes que se unan a un proceso de diálogo.

Abdulá ha insistido durante un acto público en que los insurgentes deben unirse a un proceso de paz para poner fin al conflicto, después de criticar su silencio tras la oferta en este sentido del presidente, Ashraf Ghani, según ha informado la agencia afgana de noticias Jaama Press.

El primer ministro afgano afirmó el lunes que "los que rechazan el mensaje de paz y traicionan (al país) y los que cometieron el crimen del viernes en Kabul --en referencia al atentado perpetrado por Estado Islámico en la capital-- ocuparán un lugar oscuro en la historia de Afganistán".

Así, defendió que "es importante resolver las tensiones políticas para lograr la paz", al tiempo que recalcó que "la paz estará garantizada si existe unidad", tal y como informó la cadena de televisión local Tolo TV.

Los talibán no han ofrecido aún una respuesta formal a la invitación de Ghani, realizada en una conferencia de responsables de varios países que participan en el llamado 'Proceso de Kabul' que busca crear una plataforma para el diálogo que ponga fin a más de 16 años de guerra.

En el marco de su nueva estrategia regional anunciada este año, Estados Unidos ha incrementado la asistencia al Ejército afgano y los bombardeos contra los talibán, en un intento por romper el punto muerto y forzar a los insurgentes a sentarse en la mesa de negociaciones.

Sin embargo, los talibán siguen controlando amplias zonas del país, el propio Gobierno afgano está profundamente divido y miles de soldados y civiles afganos mueren cada año por la violencia.

Los talibán han ofrecido en dos ocasiones en las últimas semanas dialogar con Estados Unidos, pero han descartado hacerlo con el Gobierno afgano.

LA OFERTA DE GHANI

Ghani hizo el 28 de febrero una oferta a los talibán para abrir un proceso de paz que contempla un acuerdo de alto el fuego y la liberación de insurgentes que se encuentran encarcelados en el país.

Así, detalló que las autoridades entregará pasaportes a los miembros de los talibán y a sus familias y abrirá una oficina para que se constituyan como grupo político, además de trabajar para retirar las sanciones contra sus líderes.

El mandatario planteó además la posibilidad de iniciar un proceso de revisión de la Constitución del país y recalcó que lograr la paz en el país está en manos de los talibán, a los que pidió que acepten su oferta y participen en un proceso de conversaciones "para salvar el país".

Además, Ghani reclamó al Gobierno de Pakistán la apertura de conversaciones directas, al tiempo que se ha mostrado dispuesto a "olvidar el pasado e iniciar un nuevo capítulo" en sus relaciones.

En respuesta, Pakistán expresó su apoyo a la propuesta de Ghani y agregó que Islamabad está dispuesto incluso a conversaciones directas con los insurgentes.

Pakistán y Afganistán se acusan mutuamente de respaldar a grupos armados que operan en sus territorios, además de su contencioso territorial en torno a la delimitación de la frontera entre ambos países.

Seguir a teinteresa en...

KIT BUENOS DÍAS (El mejor resumen de prensa en tu mail)

Recibir noticias

Kit Buenos Días

Septiembre 2018
Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2
3 4 5 6 7 8 9
24 25 26 27 28 29 30