Lunes 10/12/2018.

| Libros

Libros

Iwasaki: "Visibilizar a la mujer exige cambiar la letra de La Internacional"

  • Andalucía es uno de los grandes laboratorios de la lengua española
  • "Las palabras primas" obtuvo el Premio Málaga de Ensayo y será presentado en esa capital andaluza el jueves por el autor
  • Iwasaki: "Visibilizar a la mujer exige cambiar la letra de La Internacional" EFE

El escritor peruano Fernando Iwasaki (Lima, 1961) ha publicado "Las palabras primas" (Páginas de Espuma), donde retoma el tema del ensayo con el que ganó el Premio Rey de España de Periodismo en la categoría Don Quijote, el presente y futuro de la lengua española.

Afincado en Sevilla desde hace treinta años, Iwasaki, historiador de formación, es profesor de Retórica de la Universidad Loyola Andalucía y, de la estirpe de Guillermo Cabrera Infante, raramente renuncia al humor o al juego de palabras, como demuestra en esta entrevista y en una obra literaria integrada por una docena de ensayos, siete libros de relatos y las novelas "Libro de mal amor" y "Neguijón", ambienta en la Sevilla de Cervantes.

"Las palabras primas" obtuvo el Premio Málaga de Ensayo y será presentado en esa capital andaluza el jueves por el autor, acompañado del escritor Alfredo Taján y del editor Juan Casamayor.

 ¿Acabará considerándose más ensayista que narrador?

En América Latina los escritores somos ensayistas y narradores, mientras que en España abundan los poetas que además son novelistas... Está el caso de Borges, que escribió poemas, ensayos y narraciones memorables, pero Borges es la excepción porque fue excepcional en todo. En la España actual sólo Andrés Trapiello recorre ese camino.

¿Por qué habla de un nuevo ensayismo en español?

 Porque el ensayo, tal como lo creó Montaigne, ha sido rehén del mundo académico durante muchos años, llenándose de teorías y maleza crítica. El ensayo es un paseo, una divagación y una conversación. Según la Real Academia ensayo es un "escrito en el cual un autor desarrolla sus ideas sin necesidad de mostrar el aparato erudito", pero nunca falta el que quiere que le enseñen el aparato.

 ¿Se refiere al ensayo que dedica a "la polla de Cervantes" en "Las palabras primas"?

 No... ¿por qué en América Latina una polla es una apuesta y en España es algo que nadie apostaría? Nuestro vocabulario está lleno de expresiones provenientes de los naipes del siglo XVI como el "Juego del Hombre", donde la polla era el dinero que estaba sobre la mesa y para llevársela o "hacerse un hombre" los jugadores tenían que meterla, sacarla y correrse. La polla cruzó el charco y allá siguió siendo una apuesta, pero la que se quedó en España se convirtió en otra cosa porque la lengua es muy promiscua.

 Deduzco que usted no está a favor del uso de "miembra" y "portavoza", voces que promueven algunas líderes de la izquierda española.

 Soy partidario de que cada uno hable como le dé la gana mientras se le entienda, ya se trate de Tarzán o del maestro Yoda. Lo que no me cuadra es que se consagren esas voces en la norma, como pasó con "toballa" o "murciégalo". ¿Qué pasaría si la Dirección General de Tráfico aceptara como válidas y reglamentarias todas las maniobras que cualquier conductor temerario improvise a toda velocidad? Si la izquierda desea darle visibilidad semántica a las mujeres debería comenzar por cambiar la letra de "La Internacional". ¿Cómo cantar "Arriba los pobres y las pobres del mundo, / en pie los esclavos y las esclavas sin pan" sin que parezca el "Aserejé"? "Agrupémonos todos en la lucha final" sería un verso discriminador y no habría concepto más sexista que el "hombre nuevo". El origen de la desigualdad no hay que buscarlo en la lengua ni podremos corregirla manipulando el diccionario.

¿Por eso es que los políticos terminaron siendo primates como los monos?

 En efecto, la segunda acepción de "primate" según la RAE es "personaje distinguido, prócer", porque a comienzos del siglo XX los políticos españoles creyeron que "primate" era la suma de primado y magnate, y se arrogaron el apelativo.

 ¿Qué tiene de especial el habla andaluza?

 Desde el XVI Andalucía es uno de los grandes laboratorios de la lengua española, porque Sevilla y Cádiz acogieron varias razas, culturas e idiomas que dejaron sus improntas en nuestro acervo. Ahí están los negros andaluces de las comedias de Lope y las "Novelas ejemplares" de Cervantes, los mestizos como el Inca Garcilaso o la pequeña colonia de japoneses que arraigó en Coria del Río. ¿"Fandango" es una palabra andaluza o una voz africana trasplantada de América en Andalucía?

 Ganó el Premio Don Quijote con "La Mancha Extraterritorial", donde afirmaba que el futuro del español no está en los 500 millones de hispanohablantes sino en quienes lo aprenden como segundo idioma...

R: Claro que sí, porque lo que hace que el inglés sea la lengua universal de la ciencia, el conocimiento, la diplomacia y el comercio, es que los coreanos lo usen para hablar con los noruegos y los senegaleses con los húngaros. Si un empresario chileno hace negocios con chinos lo más seguro es que les hable en inglés, y si un pensionista sueco desea residir en Costa Rica ni siquiera tendría que aprender español porque lo atenderán en inglés... El español es una potencia musical gracias a "Despacito", el ceviche figura en las cartas de los mejores restaurantes del mundo y el Barcelona es el equipo español con más seguidores en el Planeta. Sin embargo, en mi ensayo quise llamar la atención sobre los escritores que escribieron en español aunque nacieron en otros idiomas, como Max Aub y Alejandro Rossi. ¿No es maravilloso que Alejo Carpentier y Elena Poniatowska hayan ganado el Cervantes a pesar de haber tenido otras lenguas maternas? Ni Gelman, ni Sabato, ni Borges, ni Arlt, ni Pizarnik, ni Arguedas, ni Watanabe hablaron sólo español de niños.

 Hay gente que cree que el Barcelona no debe ser un equipo español...

 Pero eso alude a una trifulca estrictamente española, que tiene variantes religiosas, políticas, geográficas y así hasta el infinito -incluidas las futbolísticas- como lo demostró Pitt Rivers cuando descubrió aquel cartel de las fiestas patronales de Haro que decía "Bienvenidos todos los forasteros, menos los de Logroño". Visto desde fuera, renegar de España es lo más español que puede haber. La lengua española se ha enriquecido con muchas palabras catalanas como reloj, clavel, falda, sastre, muelle, cordel, retrete, chuleta, burdel, torta, prensa, papel, buque, crisol y así hasta peseta. ¿Habrá algo más español que la peseta? En realidad, somos 500 millones hablando catalán en la intimidad.

Ante las nuevas tecnologías, ¿es apocalíptico o integrado?

 Siempre he querido integrarme, pero vivo como un apocalipsis cada actualización del software... No soy apocalíptico, sino "discontinuado", y encima un usuario limitado que nunca se ha bajado una película, que no sabe copiar canciones, que prefiere el 'book' antes que el 'face' y que jamás ha dicho ni 'tweet'. Me quiero integrar, pero sin perder el control de mi escritura, sin renunciar a mi ortografía y sin tener que traicionar mi idioma.

¿Pero eso tiene que ver con escribir bien o mal?

Los entornos de la lectura y la escritura han sido modificados por teclados, programas y algoritmos que limitan y condicionan la expresión. Nos quejamos de la ausencia de eñes de los teclados pero no nos inmutamos cuando leemos 'wapa' o 'keso', por no hablar de la comunicación a través de jeroglíficos y pictogramas. Me consta que para muchos analistas todo este proceso es algo positivo porque supone un cambio de paradigma, pero me deprime la indigencia verbal de los jóvenes. Nadie puede hablar bien una segunda lengua siendo incompetente en la suya propia.

Seguir a teinteresa en...

KIT BUENOS DÍAS (El mejor resumen de prensa en tu mail)

Recibir noticias

Kit Buenos Días

Diciembre 2018
Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2
3 4 5 6 7 8 9
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30
31