Miércoles 07/12/2016.

Gente

Charlene se quedó sola en el paraíso terrenal... y se cambió a una habitación más pequeña

  • La suite presidencial estaba reservada para los príncipes, pero el hotel lo usó Charlene, que durmió en una habitación más modesta.
  • Alberto no la acompañó; prefirió quedarse a 16 kilómetros de su esposa.
    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:
  • Deja tu comentario
  • Suite presidencial del Hotel Oyster Box
  • Suite presidencial del Hotel Oyster Box
  • Suite presidencial del Hotel Oyster Box
  • Suite presidencial del Hotel Oyster Box
  • Hotel Oyster Box, donde los Príncipes de Mónaco iban a pasar su luna de miel

Un paraíso a 16 kilómetros al norte de Durban. Una suite presidencial, de más de 5.000 euros la noche, y con dos plantas con ascensor, dos baños, piscina y bar privados, cocina, y cenador para hasta diez invitados, entre otros, lista para alojar a los príncipes de Mónaco, que, sin embargo, nunca ocuparon. Ese es el Hotel Oyster Box; Charlene y Alberto habían reservado la suite presidencial para pasar su luna de miel.

Sin embargo, una portavoz del hotel aseguró que la princesa de Mónaco, Charlene, durmió en otra de las habitaciones, más modesta, y también se ha sabido, y así lo ha confirmado el propio padre de Charlene, que el príncipe Alberto de Mónaco decidió irse a Durban, al hotel Hilton.

El Oyster Box, de cinco estrellas y con vistas directas al Atlántico, ofrece a sus huéspedes todo el lujo y el relax del que es posible. Con habitaciones de estilo colonial, el hotel cuenta con jardines, piscinas y spas, y habitaciones lujosas y confortables. En una de ellas, la suite presidencial, iban a pasar su luna de miel los príncipes de Mónaco. Al menos, la habitación estaba reservada a su nombre.

Pero todo apunta a que Charlene ha dormido sola en el hotel, donde la noche de su llegada la pareja ofreció una cena para todos los amigos y familiares de Sudáfrica que no pudieron viajar a Mónaco para el enlace. La prensa sudafricana se hace eco del color del vestido que Charlene eligió para la ocasión: el negro. ¿Un presagio de su mala fortuna?, se preguntan.

En vista de que no iba a poder pasar las veladas con su marido, Charlene decidió cambiar de habitación, a una más modesta. Así, la princesa sustituyó los lujos de la suite presidencial, que se le quedaba grande, por otra acomodación mucho más modesta: la Buthelezi suite, cuyo coste es de unos 1.000 euros la noche.


Seguir a teinteresa en...

KIT BUENOS DÍAS (El mejor resumen de prensa en tu mail)

Recibir noticias
    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:
  • Deja tu comentario

Kit Buenos Días

Diciembre 2016
Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31