Sábado 03/12/2016.

| Familia

Familia

"Hemos de educar a nuestros hijos en la belleza"

  • La pintora dice que hay que educar en valores y hacer planes con los hijos más atractivos.
  • A los hijos hay que transmitirles el esfuerzo en saber qué es bonito y qué no.
  • "Mis hijos siempre han visto a una madre trabajadora, que no pierde el tiempo".


    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:
  • Deja tu comentario
  • "Educar en la belleza"
  • "Educar en la belleza"
  • "Educar en la belleza"
  • "Educar en la belleza"

Mercè Flores (Barcelona, 1956), pintora reconocida en el mundo del arte por su trazo y color y madre de familia, afirma que “hemos de reeducar a nuestros hijos en la belleza para contrarrestar la influencia de los movimiento que nacieron en los años 70 como el 'grunge', el feísmo o la estética gótica, que valoran lo feo y dan poca importancia a la imagen personal”.

P.- ¿Le han influido esos movimientos en su paleta?
R.- Como mis inicios fueron en la decoración y el diseño, ello me permitió educar el gusto, lo que me libró en cierto modo de esa influencia, a pesar de que las escuelas de arte y pintura estaban dirigidas por esas corrientes, en las que predomina el uso del color negro.

P.- ¿Y en la estética de los jóvenes actuales?
R.- Sin duda, especialmente en esas edades que son tan influenciables y tienen la autoestima más baja, propio de la adolescencia y de los años posteriores a la misma. Hay una estrecha relación además entre esa forma de vestir y una autoestima baja. Frente a ello, hay que educar en valores y sobre todo, los padres hemos de hacer planes más atractivos con los hijos que lo que les ofrece el entorno.

P.- ¿Qué es para usted la belleza?
R.- Es un don que está muy relacionado con la cultura y la educación y por tanto, con el saber estar y el buen gusto.

P.- ¿Y quién educa el gusto?
R.- Primero la familia y después la escuela y el entorno que cada uno elige libremente. Y es que el buen gusto no tiene nada que ver con el poder adquisitivo.

P.- ¿Todos podemos alcanzarlo?
R.- Sí, si hacemos el esfuerzo de saber qué es bonito y qué no. Por ejemplo: “no hace falta poner mantel” para una cena o comida de diario. En cosas tan pequeñas como éstas hemos de hacer un esfuerzo y no bajar la guardia, pues no es lo mismo comer en una mesa bien puesta que comer tipo camping en el comedor de casa.

P.- ¿Ha influido su parte artística en la educación de sus 8 hijos?
R.- No como pintora pero sí en los hábitos, porque han visto desde pequeños una madre que trabaja, con un horario, que no pierde el tiempo. En las exposiciones además todos arriman el codo pues hemos tratado de educarles en la ayuda común.

LA PINTORA: “MI ÚNICO TEMA ES EL COLOR”

P.- Como artista, viendo sus cuadros, parece que la naturaleza es su único tema…
R.- Mi único tema es el color y el de la naturaleza es impresionante, por eso, junto al colorido de Gaudí, son mis principales fuentes de inspiración. Otra gran influencia en mi pintura es la de mi abuelo, Josep Boix Soler (Solsona, 1891), pintor impresionista de la época de Ramón Casas.

P.- ¿Qué aprendió de él?
R.- Me enseñó a no ensuciar los pigmentos, es decir, a no mezclar los colores y revolverlos de tal manera que se pierde el color de uno y otro. Yo mezclo los tonos sólo en la primera pincelada y así quedan limpios.

P.- La crítica ha escrito sobre usted: mueve y conmueve, vitalidad desbordante, seductora. ¿Por qué desata esas pasiones?
R.- Quizá porque no copio de la naturaleza sino que me inspiro en ella para hacer cosas divertidas, cuadros muy grandes, extravagantes, pero con una buena disposición, con armonía, sin estridencias.

P.- Sus cuadros gustan tanto a ancianos como a niños…
R.- Quizá porque no es una pintura complicada; me gusta que se intuya un tulipán, una margarita o una casa al fondo. Lo que sí es cierto es que no dejo a nadie indiferente. Según la grafóloga Mireia Hernández, mi pintura se reconoce sin firma porque tiene personalidad.

P.- ¿Cuántas exposiciones hace al año?
R.- Ahora que los hijos ya son mayores hago unas tres anuales, que es mucho, pues la media de cuadros es de 30 por exposición y el trabajo previo no es poco: preparar telas, buscar ideas para una temática, hacer esbozos…

P.- ¿Y se gana mucho dinero pintando?
R.- No conozco a ningún artista que se haya forrado con la pintura, creo que es el trabajador menos valorado por todos los sectores. He podido dedicarme plenamente a la pintura gracias a Diego, mi marido, porque ha sido el soporte económico de casa durante muchos años.

Seguir a teinteresa en...

KIT BUENOS DÍAS (El mejor resumen de prensa en tu mail)

Recibir noticias
    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:
  • Deja tu comentario

Kit Buenos Días

Diciembre 2016
Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31