Martes 06/12/2016.

| España

España

Sin trabajo, sin calefacción, sin chándal, sin comida y una losa como techo

La Cruz Roja, como ya hizo Cáritas, ha advertido hoy que crecen desmesuradamente las familias abocadas a recurrir por primera vez a pedir comida y ropa para sus hijos porque los pocos ingresos que tienen los han de dedicar a mantener la vivienda: una losa como techo.
    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:
  • Deja tu comentario

La Cruz Roja alerta de que se extiende la pobreza extrema en Cataluña Sin trabajo, sin calefacción, sin chándal, sin comida y una losa como techo

La Cruz Roja, como ya hizo Cáritas, ha advertido hoy que crecen desmesuradamente las familias abocadas a recurrir por primera vez a pedir comida y ropa para sus hijos porque los pocos ingresos que tienen los han de dedicar a mantener la vivienda: una losa como techo.

Esta losa de la vivienda supone el 70% de los pocos ingresos de las familias en desempleo, según un estudio que ha presentado hoy la Cruz Roja de Cataluña.

Las familias que se han quedado sin prestación de desempleo tienen unos ingresos medios de 550 euros al mes, de los que 500 como mínimo son los gastos indispensables de alquiler, luz y agua. Una losa por techo que sólo les deja 50 euros para el resto de gastos familiares: alimentación, ropa, educación, ¿ocio?...

Lucio, un hombre de 50 años que ha perdido el empleo tras muchos años cotizando, afirma: "no podré encender la calefacción hasta no tener la vida solucionada, me pongo en el sofá cuando tengo frío y punto".

"De todas estas cosas ahora tengo que prescindir, no tengo dinero para nada en absoluto", se lamenta Lucio, usuario del Programa de Alimentos de la Cruz Roja.

Otra usuaria, de 42 años, explica que tiene "cinco hijos y sólo una hija se puede quedar en el comedor escolar porque tiene beca, los otros cuatro llevan un bocadillo de casa".

Susana, una madre de 46 años sin empleo, confiesa que "en Navidad estuvimos muy contentos: la Cruz Roja nos dio tres paquetes de regalos para los niños y no nos lo esperábamos. Nos pusimos muy, muy contentos".

Otra madre, de 42 años, que también acude periódicamente a recibir alimentos de la Cruz Roja, se entristece: "nunca puedo pagar a mis hijos ninguna actividad fuera de la escuela, no pueden ni hacer gimnasia porque no les puedo comprar un chándal".

Son algunas de las respuestas que han recibido las operadoras de la Cruz Roja en las encuestas que han hecho para medir la profundidad de una pobreza que se está volviendo extrema en familias que hasta hace dos años vivían con absoluta normalidad, con recursos para pagar la vivienda, la ropa, la escuela y la comida de sus hijos.

Su exclusión del mercado laboral las ha dejado en la miseria literalmente, y cada vez son más, según alertan las organizaciones sociales y humanitarias.

"Recuerdo algunos detalles concretos que me impactaron, como personas que me comentaban que tenían deudas importantes en tiendas de alimentación de su barrio o que no tenían agua caliente desde hacía bastante tiempo porque no se podían permitir reparar la caldera o una persona que no tenía agua corriente por no poder pagar el alta del contador", recuerda Gemma Castell, una de las operadoras de la Cruz Roja que hizo la encuesta sobre la pobreza.

Su compañera Neus Doblas explica que "lo que más me llamó la atención es que, en vez de pedir ayuda, lo que piden en primer lugar es un puesto de trabajo para mantener a la familia".

El presidente de la Cruz Roja en Cataluña, Josep Marqués, ha alertado hoy del problema nutricional para los hijos de estas familias, que no pueden comer carne o pescado al menos una vez al día, pero Pilar Abellán, una de las autoras del estudio, va más allá: "esta es sólo la primera consecuencia de la crisis, pero la segunda consecuencia será la salud mental de estas personas".

Efectivamente, Cáritas Diocesana, otra entidad desbordada por las peticiones de ayuda de familias, ya ha constatado un aumento de depresiones y estados de ansiedad en unos padres que no pueden dar las necesidades más básicas a sus hijos.

Y esto va a más. Y además coincide con los recortes presupuestarios de las administraciones. "Efectivamente, los recortes sociales no ayudan a esta situación, al revés, la empeoran", reconoce Marqués, que tendrá que exprimir la diplomacia humanitaria de su organización para no verse también afectada por una pobreza que cabalga al galope sin ningún obstáculo a la vista.

Por Paco Niebla.

Seguir a teinteresa en...

KIT BUENOS DÍAS (El mejor resumen de prensa en tu mail)

Recibir noticias
    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:
  • Deja tu comentario

Kit Buenos Días

Diciembre 2016
Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31