Miércoles 13/09/2017.

| Sociedad

Sociedad

¿Sabías que dar una bofetada a tu hijo puede acarrear penas de cárcel?

  •  En España, la ley que permitía “corregir moderada y razonablemente” a los hijos fue derogada en 2007.

Para muchos puede resultar desproporcionado hablar de cárcel por haber dado una bofetada a un hijo, pero las denuncias de hijos a padres son cada vez más comunes en los juzgados y, aunque en ocasiones se considera que los progenitores ejercen su derecho de corrección; otras, la sentencia acarrea penas de cárcel.

El último caso ha tenido lugar en Almería, donde el Juzgado de lo Penal 1 ha condenado a siete meses de cárcel a un hombre que "cogió del pelo" y dio "varias bofetadas" a su hija de 15 años tras una discusión que se desencadenó porque "la menor no acataba las indicaciones de carácter educativo que le daba".

La sentencia de 21 de agosto considera a F.R. autor de un delito de malos tratos del artículo 153, 2 y 3 del Código Penal por el que el fiscal interesó una pena de siete meses de prisión.

Con respecto a si F.R. se encontraba en el correcto ejercicio de los derechos y deberes derivados de la patria potestad, se apunta que no, ya que "hay una extralimitación en su derecho de corrección, pues cuando lo ejerce tiene que ser a través de actos que beneficien a la menor, y que le proteja de alguna manera".

"Esto no ocurre cuando, por llegar un poco tarde con respecto a la hora fijada por el padre, le coge violentamente por los pelos y le da unas bofetadas", subraya el magistrado, quien añade que "el uso de la violencia en este grado en forma alguna puede estar permitido ya que el menor no inicia una actuación violenta sino que desobedece, pero sin emplear en forma alguna la violencia".

Además, en España la ley que permitía “corregir moderada y razonablemente” a los hijos fue derogada en 2007. En su lugar, el nuevo texto del Código Civil, que regula la patria potestad, no solo elimina la posibilidad de corregir con un azote a los vástagos, sino que indica cómo los padres deben reprenderles: “Con respeto a su integridad física y psicológica” y “de acuerdo con su personalidad”.

El fallo indica también que "un tirón de pelos a una hija de 15 años en forma alguna puede tener un sentido educativo, por muchas y reiteradas que sean las desobediencias de la menor, ya que, como hemos señalado, no se obtiene beneficio alguno de carácter educativo". Asimismo, F.R. ha sido condenado a no acercarse a su hija nunca a menos de 100 metros durante un año, siete meses y 15 días.



Seguir a teinteresa en...

KIT BUENOS DÍAS (El mejor resumen de prensa en tu mail)

Recibir noticias

Kit Buenos Días

Noviembre 2017
Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30