Miércoles 13/09/2017.

| España

ARGUMENTOS

España

El jurado popular a juicio, ¿garantía de independencia o costumbre peligrosa?

  • Bruno, el descuartizador de Majadahonda, será juzgado por un tribunal de nueve ciudadanos sin conocimientos en derecho

Bruno, de 34 años, será juzgado por matar supuestamente a su tía Adriana y a su inquilina en 2011, en un día aún sin determinar, y luego intentar descuartizarlas con una trituradora industrial. Sus cuerpos aún no han aparecido. Bruno sufría una esquizofrenia paranoide, un trastorno que “distorsiona el enfoque adecuado de la realidad en la que vive”, por lo que la fiscalía pide una pena de 30 años en un centro de internamiento psiquiátrico.

Un caso tan complejo como el del llamado “descuartizador de Majadahonda” será juzgado por un jurado popular, es decir, un grupo de ciudadanos legos (obligatoriamente sin conocimientos en derecho). El juzgado popular vuelve a ser protagonista de un caso mediático tras su polémica participación en el juicio de la policía Raquel Gago sobre el asesinato de presidenta de la Diputación, Isabel Carrasco. Para este ya fue muy criticada la participación del jurado compuesto por ciudadanos anónimos, ya que su veredicto fue frontalmente contradicho por el juez, que acabó absolviendo a la policía.

Con la celebración del juicio por el crimen de Bruno el debate vuelve a abrirse. ¿Puede un grupo de ciudadanos sin conocimiento jurídico juzgar casos tan complejos como el de Bruno o el de Isabel Carrasco? ¿Es prescindible su participación si luego el juzgado puede recusar su veredicto? Como en todos los casos que abren debate, existen argumentos a favor y en contra.

 

El jurado popular es necesario

  • Representa la participación ciudadana en el poder judicial: La Constitución establece que «los ciudadanos podrán participar en la Administración de Justicia mediante la institución del Jurado, en la forma y con respecto a aquellos procesos penales que la ley determine». Es por ello que el Tribunal del Jurado permite a la ciudadanía participar de forma directa en los asuntos públicos, algo que forma parte del arraigo jurídico español desde el 1820. Además, supone una garantía de independencia para el proceso. Al tratarse de un juzgado anónimo de nueve personas, la decisión no recae en el criterio de una persona, sino que se reparte de forma colegiada. 


  • La ley falla en casos tan subjetivos: El sistema jurídico no es hábil para procesar algunos casos penales. Es por eso que la ley del Tribunal del Jurado reserva para los ciudadanos casos donde las relaciones entre personas son especialmente importantes, como asesinatos, delitos contra funcionarios públicos, contra el honor o contra la libertad y la seguridad, como amenazas o allanamientos de morada. Cuestiones de carácter más subjetivas donde la ley a veces es torpe y precisa del juicio de personas sin conocimientos jurídicos.


El jurado popular debería dejar de usarse

  • Su veredicto puede ser revisado: Tal como ocurrió en el caso de Gago, es dificil que la palabra del jurado sea la última y válida. Si bien el magistrado está vinculado al veredicto del jurado, puede matizarla en conceptos técnicos, directamente contrariarla si hay errores en el procedimiento y en todo caso cabe recurso a órganos superiores, donde revisarán magistrados profesionales. Esto último no es extraño. En 2015 una de cada cinco sentencias acaban revisadas en el Tribunal Supremo. Es por ello que el Tribunal del jurado se está ganando tantodetractores. Reunir un jurado de nueve anónimos requiere tiempo, recursos y complicados procedimientos para garantizar su aislamiento para una sentencia con grandes probabilidades de revisión supone, a todas luces, un gasto innecesario. ¿No resulta más sencillo que directamente juzguen los magistrados profesionales y así ahorrarnos los costos del jurado popular?  

 

  • No tienen conocimientos de derecho y son fáciles de influenciar: La propia ley prohíbe expresamente que los ciudadanos del jurado tengan algún conocimiento de derecho. Su valoración debe basarse en el sentido común y no en la aplicación de una ley fijada. Es por ello que es cuestionable que personas que no conozcan conceptos técnicos clave como “autoría” o “complicidad” tengan tanto protagonismo en un proceso en el que está en juego la pena de cárcel del acusado. Conceptos jurídicos que no pueden ser explicados en 5 minutos. Además, en casos mediáticos influyen factores que se alejan al mero uso del sentido común, sobretodo si el seguimiento es maximo, como en el caso de José Bretón o el de los trajes de Camps. Situaciones donde es dificil que ciudadanos anónimos se mantengan, del todo, imparciales. 


Seguir a teinteresa en...

KIT BUENOS DÍAS (El mejor resumen de prensa en tu mail)

Recibir noticias

Kit Buenos Días

Septiembre 2017
Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
25 26 27 28 29 30