Sábado 03/12/2016.

| España

Un niño hace de las suyas en la nieve / Getty

Un niño hace de las suyas en la nieve / Getty

Se acogen libro en mano a una interpretación del derecho de admisión. Y aunque su visión es discriminatoria, la realidad es que si la medida se lleva a cabo es porque 'vende'. Las cafeterías, restaurantes y hoteles que prohíben la entrada a los niños alegan el derecho de poder tener paz en sus locales. Incluso, uno de los establecimientos, indica en su puerta que no quieren a "violentos", "incivícos" y "niños", lo que provoca una desafortunada comparación.

En otros locales, las prohibiciones  se restringen a que los usuarios posean diferentes tipos de vestimentas. ¿Es comparable que se prohíba entrar en un establecimiento con un niño o con calcetines blancos? "Es preocupante que esto ocurra y pueda extenderse", nos cuenta Natalia Diez-Caballero, la presidenta de la Federación de Familias Numerosas de Euskadi, que se está enfrentando estos días en primera persona con los restaurantes denunciados.

"Hoy son las cafeterías, pero, ¿qué pasaría si en un futuro son los museos o los supermercados, o se decide que las personas con sillas de ruedas molestan? Incluso, ahora, en época de crisis es más incomprensible que ocurra esto", reflexiona Natalia.

Kit Buenos Días

Diciembre 2016
Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31