Martes 17/10/2017.

| España

España

El año negro del lince ibérico en España por culpa del hombre

Un total de 33 linces ibéricos han muerto en lo que va de 2017 por causas no naturales, 21 de ellos por atropellos, con lo que esta especie vive su año más ‘negro’ del siglo después de los cuatro fallecimientos registrados en los últimos días, según WWF España.

El último lince ha perdido la vida tras quedar atrapado en una trampa ilegal en la localidad toledana de San Pablo de Montes, según la información publicada por Iberlince en su web.

El hallazgo del cadáver se produjo el pasado 12 de octubre y se trataba de un lince macho nacido en 2015 y liberado en Montes de Toledo en febrero de 2016. El ejemplar fue trasladado al Centro de Estudios de Rapaces Ibéricas (CERI) en Sevilleja de la Jara (Toledo) para la realización de la necropsia correspondiente.

El responsable del Programa de Especies de WWF España, Luis Suárez, señala que el puente del Pilar comenzó con la misma cifra de linces ibéricos muertos por motivos no naturales que 2014 (29), que ostentaba hasta ahora el récord de fallecimientos.

Suárez apunta que ese récord en el registro histórico, que comienza en 2001, ya se ha superado al localizarse cuatro ejemplares muertos, tres de ellos por ahogamiento (una hembra con sus cachorros) y uno por atropello.

WWF entiende que es una cifra "inaceptable", puesto que aunque representa una amenaza para el proceso de recuperación de la especie que sigue creciendo, supone ralentizar los esfuerzos realizados para sacar al lince ibérico de la categoría 'en peligro crítico' de extinción.


Fuera de peligro

La recuperación del lince no está en peligro, ya que el último censo (2016) arroja unas cifras de 475 linces y se espera que el de este año supere los 500.

Sin embargo, el alto número de linces muertos en lo que se lleva de año está disparando las alarmas, según WWF, que lamenta que los atropellos sigan siendo la primera causa de mortalidad no natural de ejemplares de la especie.

Además, ha señalado que la mayoría de estos atropellos ocurren en varios puntos negros ya identificados por la organización en la campaña 'Ni un lince más atropellado'.

Tras los atropellos, la persecución directa por furtivismo y por la colocación de trampas ilegales como lazos son la segunda causa de muerte no natural de linces, que ya ha acabado con la vida de al menos cinco ejemplares este año.


Cría en cautividad

Es de sobra sabido la efectividad de la cría en cautividad del lince ibérico para evitar su desaparición. De los 5.000 ejemplares en 1960, según datos de Iberlince y el Ministerio de Medio Ambiente, se pasó en 2002 a 135. Desde entonces, los diversos programas de cría en cautividad han permitido aumentar la población hasta los 404 en 2015.

Actualmente el lince ibérico se encuentra asentado en Doñana y Sierra Morena, en Andalucía. Las principales labores del plan Iberlince se centran en extender estas zonas a las que históricamente han habitado estas especies. Portugal, Extremadura, Castilla-La Mancha y las zonas de Guadalemellato o Guarrizas en Andalucía son algunos de los puntos donde se han liberado ejemplares de lince ibérico y donde se espera pueda asentarse definitivamente.



Seguir a teinteresa en...

KIT BUENOS DÍAS (El mejor resumen de prensa en tu mail)

Recibir noticias

Kit Buenos Días

Noviembre 2017
Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30