Jueves 16/08/2018.

| España

España

Un 'bar del Hobbit' ayuda contra la discriminación a los enanos de Filipinas

  • En la iniciativa fundada por un americano trabajan 20 afectados de enanismo.
  • En el local, ubicado en Manila, ningún camarero supera los 120 centímetros de altura.
    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:
  • Deja tu comentario

Una veintena de filipinos afectados de enanismo ha logrado encontrar estabilidad laboral en un restaurante de Manila llamado 'Hobbit House', en el que no trabaja nadie más alto de 120 centímetros.

Gracias a esta iniciativa, han logrado superar la discriminación laboral que sufrían, con posibilidad sólo de trabajos ocasiones en películas y anuncios. "Tenemos dificultades similares a las de los discapacitados", relata Pidoy Fetalino, gerente del establecimiento, a la agencia EFE.

Mientras habla, Fetalino, de 59 años y 108 centímetros de estatura, no pierde de vista a la decena de camareros bajitos cargados de bandejas para atender a los sorprendidos clientes, casi todos ellos turistas, en el amplio local situado en el bullicioso barrio de Malate.

"Es un modo de ayudar a esta gente, se me ocurrió la idea porque me gusta mucho el libro 'El Hobbit'", explica el estadounidense Jim Turner. A sus 71 años, este norteamericano de ascendencia irlandesa pasa las noches acodado en la barra del local y aparentemente despreocupado, ya que hace tiempo decidió entregar la gestión del restaurante a los empleados.

"Es bonito que sean ellos quienes llevan el negocio", dice lacónico. Fetalino, fiel empleado durante cuatro décadas, se muestra dispuesto a trabajar duro "para que el restaurante llegue a su tercera generación".

"Quiero que siga aquí cuando yo ya no esté, le tengo mucho cariño. Empecé de camarero al inicio del proyecto, después fui cajero y he llegado a gerente. Me he podido comprar una casa en la provincia de mi mujer y espero pasar allí la vejez", afirma orgulloso.

Pidoy, que compagina su trabajo con apariciones ocasionales en programas de televisión y espectáculos circenses, asegura que lleva una vida normal a pesar de las barreras que el colectivo encuentra en todas las ciudades filipinas, pensadas para personas de mayor estatura.

"Me siento bien conmigo mismo, soy pequeño pero no puedo cambiarlo. Ya no me siento discriminado. Ahora trabajo duro para sacar este negocio adelante y seguir ayudando a personas que tienen el mismo problema", recalca.

El empresario relata cómo el mundo del espectáculo, en el que a menudo son ridiculizados, es la salida más habitual para los enanos de Filipinas, que no reciben ningún tipo de ayuda estatal.

"A los filipinos les divierten mucho los enanos. Suelen aparecer en programas de televisión y si alguna ciudad organiza un evento suelen contratarnos para que juguemos partidos de baloncesto y hagamos reír al público", dice.

Casado con una mujer de mayor estatura y con dos hijos sin ningún tipo de discapacidad que trabajan en el extranjero, al gerente del restaurante ya no le afectan, como en su juventud, los comentarios insidiosos que de vez en cuando recibe cuando pasea por la calle.

"A veces la gente se ríe o me ofende cuando se cruza conmigo, sobre todo los niños. Les digo que no me conocen, que no saben cuál es mi situación, es muy difícil hacer que se pongan en nuestro lugar. Pero no me hieren porque estoy contento con mi vida", afirma.

Seguir a teinteresa en...

KIT BUENOS DÍAS (El mejor resumen de prensa en tu mail)

Recibir noticias
    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:
  • Deja tu comentario

Kit Buenos Días

Agosto 2018
Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30 31