Jueves 06/12/2018.

| España

España

Sopas de ajo, almendras garrapiñadas y cruces negras en la Madrugada zamorana

Las sopas de ajo que los cofrades desayunan en el descanso de la procesión, las almendras garrapiñadas que reparten a quienes presencian el desfile y las pequeñas cruces negras de madera que cargan son tres de las estampas típicas de la Madrugada zamorana que se han revivido hoy.
  • Sopas de ajo, almendras garrapiñadas y cruces negras en la Madrugada zamorana EFE

Las sopas de ajo que los cofrades desayunan en el descanso de la procesión, las almendras garrapiñadas que reparten a quienes presencian el desfile y las pequeñas cruces negras de madera que cargan son tres de las estampas típicas de la Madrugada zamorana que se han revivido hoy.

La procesión de Jesús Nazareno, la más numerosa de la Semana Santa de la ciudad con cerca de nueve mil cofrades, todos hombres, ha recorrido las calles del centro de Zamora desde las cinco de la mañana en un desfile que ha partido de la Plaza Mayor y al que ha respetado la lluvia caída durante la noche.

Antes del comienzo de la procesión, en la iglesia románica de San Juan de Puerta Nueva se ha revivido el baile del paso de Jesús camino del Calvario, conocido como "el cinco de copas".

Ese grupo escultórico, que encabeza la procesión y muestra a Jesucristo escoltado por cuatro sayones con la posición de la carta del "cinco de copas", se ha levantado a hombros y ha iniciado el recorrido al ritmo de la marcha fúnebre de Thalberg, que constituye todo un himno musical de la Semana Santo zamorana.

Esa melodía que han bailado la mayoría de los once pasos durante la procesión representa uno de los dos sonidos típicos de la Madrugada del Viernes Santo junto al del "merlú".

Con ese nombre se denomina a la pareja de nazarenos que, con corneta destemplada y un tambor, han recorrido los barrios zamoranos desde una hora y media antes del desfile para, con un toque característico, despertar a los hermanos que deben acudir a la procesión.

Una vez en el desfile, las seis parejas que hacen de "merlú" han marcado con ese mismo toque musical el momento en el que los pasos llevados a hombros deben hacer una parada o retomar la marcha en el recorrido procesional.

Tras dos horas y media de trayecto, la procesión de Jesús Nazareno ha hecho parada de media hora en la avenida de las Tres Cruces, donde los establecimientos hosteleros de la zona han servido las típicas sopas de ajo como tentempié con el que los cofrades reponen fuerzas antes de afrontar la segunda parte del recorrido.

En la primera parte de la procesión ha predominado entre el público personas jóvenes que no han dormido en toda la noche mientras que tras el descanso se ha podido ver un público más familiar.

Tanto para unos como para otros, los cofrades han tenido almendras garrapiñadas y caramelos que han repartido entre quienes han contemplado la procesión, especialmente entre amigos o familiares.

En el desfile, los cofrades han vestido túnica de percal negro y caperuz romo del mismo color y han portado una pequeña cruz de madera sujetada con una mano y apoyada al hombro.

La cofradía de Jesús Nazareno de Zamora se fundó en el año 1651 y de ella forman parte también más tres mil mujeres que no pueden salir hoy en procesión y lo hacen mañana en un desfile específico para ellas, junto a la Virgen de la Soledad.

Seguir a teinteresa en...

KIT BUENOS DÍAS (El mejor resumen de prensa en tu mail)

Recibir noticias

Kit Buenos Días

Diciembre 2018
Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30
31