Martes 07/08/2018.

| España

España

Rehabilitación para maltratadores: la realidad virtual les pone en la piel de su víctima

  • No pueden suponer un parche para una situación concreta
  • En ningún caso se busca retaurar la pareja
  • Rehabilitan maltratadores con realidad virtual que les hace sentirse víctimas EFE

El Instituto de Investigaciones Biomédicas Pi i Sunyer (IDIBAPS-Hospital Clínic) y la Universidad de Barcelona han desarrollado un programa de realidad virtual que ayuda a rehabilitar a personas condenadas por violencia machista haciéndoles sentir el mismo miedo que ellos causaron a sus víctimas. El programa, que han presentado hoy públicamente y que consiste en un casco con gafas y altavoces, está ya funcionando en centros de rehabilitación en Barcelona, donde acuden convictos condenados por primera vez por violencia machista, que eligen someterse a una medida penal alternativa, como un curso de rehabilitación.

"Detectamos que a los maltratadores les cuesta más reconocer el miedo, y eso está muy unido a saber empatizar y a entender el sufrimiento que causan a la otra persona", ha explicado la responsable del equipo de investigación Neurociencia de Sistemas del IDIBAPS, Mavi Sánchez. Este es el primer estudio que utiliza la realidad virtual como método para trabajar la empatía de los agresores.

En teinteresa.es hablamos con Andrés Quinteros, director de Cepsim, que ofrece ayuda psicológica a víctimas, pero también terapia para maltratratadores en Madrid."Abordamos todo tipo de violencia, violencia familiar, de parejas de cualquier tipo, pero también exclusivamente la violencia de género", aclara.

La violencia contra las mujeres debe ser considerada de manera independiente en el ámbito social y psicológico, ya que carga con el peso de una cultura machista que se perpetúa: "entre los hombres que acuden a terapia evidentemente econtramos un arraigado precepto cultural machista. Hay que diferenciar al maltratador exclusivo de pareja del de violencia generalizada. El maltratador tiene una necesidad de control, de que su pareja gire en torno a él, y en el entorno social no muestra agresividad, puede presentarse como una persona complaciente e incluso sumisa", destaca Quinteros. 

Maltratadores en la piel de la víctima 

"La principal ventaja de este estudio es que con otros métodos como, por ejemplo, la lectura de testimonios de mujeres maltratadas, dependes mucho de la imaginación. Con realidad virtual el maltratador se pone  en el papel de víctima, por lo que cuesta mucho menos entender la posición de la persona que está sufriendo", ha explicado la investigadora del IDIBAPS Sofia Seinfeld.

Durante esta terápia, se reproduce una situación su pareja le intimida y utiliza violencia verbal y contra los objetos de la habitación: "Muchos aseguran que sentían una sensación de amenaza, de que lo sentían como si fuera real", explican. 

La clave de los buenos resultados que consigue la realidad virtual está, especialmente, en el 'embodiment' (encarnación), que, como ha señalado el director del Event Lab de la Facultad de Psicología de la Universidad de Barcelona, Mel Slater, "consiste en que sientes el cuerpo que te presentan en la realidad virtual como propio, independientemente del color de piel o del sexo."

El programa tiene una fase introductoria en la que el usuario se observa delante de un espejo ficticio y practica unos ejercicios en los que ve que las respuestas del cuerpo virtual y el propio son las mismas. El objetivo principal del estudio es reducir la reincidencia en los casos de violencia de género y plantea la posibilidad que se utilice en otros ámbitos de conductas violentas.

Aprender a establecer relaciones de igualdad 

En Cepsim no trabajan con realidad virtual, ya que este tratamiento solo se está probando en centros de rehabilitación en Barcelona, pero Andrés Quinteros reconoce estar "muy interesado en esta nueva alternativa". Lleva años trabajando en conflictos de violencia familiar y violencia de género y si algo tiene claro es que el perfíl del maltratador no distingue:"Sí que se presenta una forma de resolver conflictos buscando imposición, pero no hay perfil concreto, no distingue en nivel de educación, prodedencia o estatus".

Las terapias con maltratadores se presentan de manera grupal o individual. En aproximadamente una hora se trabajan técnicas y estrategias que les permitan controlar la agresividad, pero Quinteros cree que es necesario "un tratamiento es integral. Comenzar con una valoración exhaustiva de la personalidad". 

Los tratamientos con maltratadores no pueden suponer un parche para una situación concreta, hay que hacer un trabajo de fondo que indague en el origen y ofrezca herramientas útiles de por vida: "El principal objetivo es detener la violencia contra su pareja y mantener el control. Pero la meta final es que pueda establecer relaciones de igualdad. Resolver conflictos de manera no agresiva". "De lo contrario podríamos salvar a esa víctima, pero sin duda volverá a ocurrir", sentencia. 

En las terapias con maltratadores jamás se busca reparar la pareja

Es importante distinguir los tratamientos con parejas y la violencia intrafamiliar recíproca, de las terapias con maltratadores en el contexto de la violencia de género. Para las mujeres se ofrecen "tratamiento reparativo" pero en ningún caso se busca retaurar la pareja. "Si acuden juntos de manera voluntaria y detectamos un caso de violencia de género, no hacemos terapia de pareja", aclara Quinteros.

Los psicólogos que trabajan en estos conflictos están altamente especializados y conocen la urgencia de los casos a los que se enfrentan. Si bien lo primordial es detener la violencia, el proceso no es sencillo y un mal paso podría acabar con todo el trabajo: "para ellas no hay obligatoriedad de abandonar a la pareja antes de la terapia, porque se corre el riesgo de que quieran dejar el tratamiento. Se trata de darles autonomía para que ellas mismas detecten el maltrato y acaben queriendo salir de la relación por voluntad propia". 

El nuevo programa de realidad virtual no incluye violencia física en la sesión porque se perdería el sentido de inmersión, por lo que deciden incluir sólo violencia verbal y violencia contra los objetos.

La intervención psicológica con maltratadores, condenados o no, señala con certeza a los culpables, y supone un primer paso en el empleo de todos aquellos recursos que no educan a las vícitimas para su propia protección, normalizando las agresiones y perpetuando la cultura del maltrato como algo para lo que hay que prepararse desde niñas. 

Seguir a teinteresa en...

KIT BUENOS DÍAS (El mejor resumen de prensa en tu mail)

Recibir noticias

Kit Buenos Días

Septiembre 2018
Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2
3 4 5 6 7 8 9
24 25 26 27 28 29 30