Martes 18/09/2018.

| España

España

Oreja para Manzanares y calidad de Marín ante los desfondados "Juanpedros"

La oreja que José María Manzanares le cortó al segundo de la tarde y la calidad del toreo de Ginés Marín en su faena al tercero fueron las notas más reseñables de la duodécima corrida de feria celebrada hoy en Sevilla, marcada por el deslucido y desfondado juego del encierro de Juan Pedro Domecq.
  • Foto 1 de Oreja para Manzanares y calidad de Marín ante los desfondados "Juanpedros" EFE
  • Oreja para Manzanares y calidad de Marín ante los desfondados "Juanpedros" EFE

La oreja que José María Manzanares le cortó al segundo de la tarde y la calidad del toreo de Ginés Marín en su faena al tercero fueron las notas más reseñables de la duodécima corrida de feria celebrada hoy en Sevilla, marcada por el deslucido y desfondado juego del encierro de Juan Pedro Domecq.

FICHA DEL FESTEJO:

Seis toros de Juan Pedro Domecq, el 6ºcomo segundo sobrero, al sustituir al titular y al primer reserva, devueltos sucesivamente por inválidos. Corrida de excelente presentación, con hondura y trapío dentro de sus finas hechuras. En cuanto a juego, resultaron nobles y apuntaron son y calidad, pero sin desarrollarla por su notable falta de fondo y de fuerzas.

Enrique Ponce, de azul turquesa y oro: metisaca en los bajos y media estocada atravesada (silencio tras aviso); pinchazo hondo trasero y tres descabellos (ovación tras aviso).

José María Manzanares, de nazareno y oro: estocada (oreja); cinco pinchazos, media estocada y descabello (silencio tras aviso).

Ginés Marín, de azul purísima y oro: pinchazo y estocada honda (ovación); estocada desprendida (silencio).

Entre las cuadrillas, destacó en la brega del tercero Antonio Punta.

Duodécimo festejo de abono de la feria de Abril, con cartel de "no hay billetes" en las taquillas en tarde nublada y con algunas rachas de viento.

------------------------

REPOSO, PAUSA O PARSIMONIA

La corrida transcurrió demasiado lenta, como una larga siesta conque recobrar las energías de una larga noche de feria y casetas. Dos horas y tres cuartos duró, concretamente, el "espectáculo", que comenzó ya con un cielo encapotado que parecía amortiguar el de por sí moroso ambiente del tramo final de la fiesta.

Pero, más exactamente, fue la falta de bríos y de emoción de los preciosos pero desfondados toros de Juan Pedro Domecq lo que adentró la tarde en una dinámica arrastrada y lenta, mientras los toreros especulaban con las pausas y los tiempos para sacarles un mínimo de partido.

Enrique Ponce, por ejemplo, se movió por el albero con una impostada parsimonia, alardeando despacio de su maestría frente a un lote con el que se enfrascó en sendos trabajos de largo metraje, pero de los que sacó muy poco en claro.

Ni con el primero, cansino y vacío de raza, ni el cuarto, que tuvo tanta nobleza como nula emoción, logró Ponce más que medios muletazos habilidosos y envueltos en una liviana estética.

La lentitud de las faenas de José María Manzanares se debió, como es habitual en el alicantino, a las pausas, a los extendidos paseos y respiros fuera de la cara del toro que hoy también se dio entre serie y serie de muletazos.

Pero gracias a ello fue como consiguió Manzanares que el segundo de los "juanpedros" durase bastante más, y con más energía, que sus hermanos y pudiera mostrar así esa calidad que los demás no llegaron a desarrollar.

Sobre esa base el torero de dinastía compuso una faena de buen nivel, templada y medida, sin romperse ni romper al animal, con fases de buen gusto y otras de cierta superficialidad, pero suficientes para que se premiara con el único trofeo de la tarde. Y, sobre todo, porque fue mucho más concreta que su trabajo a menos con el quinto.

En cambio, la lentitud en la actuación de Ginés Marín no estuvo en lo accesorio ni en lo periférico sino en el meollo de la faena: en el reposo con que se asentó, citó y se trajo toreado al tercer toro y, también, al primero de Manzanares, al que, como luego saludó al suyo, hizo, mecido y entregado, el mejor toreo a la verónica de lo que va de feria.

Tanto con el capote como con la muleta, el joven Marín les echó al hocico, muy despaciosamente, los vuelos de la tela para llevar a ambos prendidos en un trazo también ralentizado y recreado.

Pero a ese tercer de la tarde, que derribó espectacularmente en varas y cuya muerte brindó Marín al futbolista Sergio Ramos, le faltó el empuje suficiente para que ese toreo de pureza y calidad del extremeño, siempre basado estricta y honestamente en lo fundamental, llegara al tendido con mayor fuerza.

Lo intentó también así con el segundo sobrero, después de que la tarde se demorara más todavía con la vuelta a corrales de dos inválidos, pero la negativa actitud del animal, soltando tornillazos a poco que se le exigiera, obligó a Marín a acelerar, por fin, el final de tan dilatada tarde.

Seguir a teinteresa en...

KIT BUENOS DÍAS (El mejor resumen de prensa en tu mail)

Recibir noticias

Kit Buenos Días

Octubre 2018
Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6 7
8 9 10 11 12 13 14
15 16 17 18 19 20 21
22 23 24 25 26 27 28
29 30 31