Miércoles 07/06/2017.

| España

España

EL NITRATO DE LOS FERTILIZANTES EN EL CAMPO CONTAMINA EL AGUA DURANTE DÉCADAS

La utilización de fertilizantes nitrogenados en la agricultura contamina el agua potable durante décadas, lo que incrementa el riesgo del síndrome del bebé azul (niños que nacen con una coloración azulada en la piel) y otros problemas serios de salud.
Así se desprende de un estudio realizado por investigadores de la Universidad de Waterloo (Canadá) y publicado en la revista ‘Environmental Research Letters’, el cual revela que las elevadas concentraciones de nitratos en ríos y lagos se mantendrán durante décadas, incluso si los agricultores dejan de aplizar ahora fertilizantes nitrogenados para abonar sus campos.
Los investigadores indican que los suelos acumulan nitrógeno por el uso de esos fertilizantes, lo que supone a largo plazo una fuente de contaminación en las aguas subterráneas y superficiales.
“Una gran parte del nitrógeno aplicado como fertilizante se ha contabilizado a lo largo de las últimas décadas”, dijo Nandita Basu, profesora del Departamento de Ciencias Ambientales y de la Tierra e Ingeniería Civil y Ambiental de la Universidad de Waterloo y coautora del estudio, quien añadió que el hecho de que este elemento químico se almacene en el suelo implica que “todavía puede ser una fuente de niveles elevados de nitrato mucho después de que no se utilicen fertilizantes”.
El trabajo de los investigadores supone la primera evidencia directa de un legado de nitrógeno a gran escala en toda la cuenca del río Mississippi (Estados Unidos).
Obligada a invertir millones de dólares para actualizar sus plantas de tratamiento de Agua, Des Moines Water Works (la mayor empresa de agua potable de Iowa) ha demandado a tres condados por no hacer frente a los niveles nocivos de nitratos en las aguas superficiales, que duplican el estándar del agua potable del país.
OCHO DÉCADAS
Basu y su equipo analizaron datos a largo plazo de más de 2.000 muestras de suelo en la cuenca del Mississippi, en las que detectaron una acumulación sistemática de nitrógeno en los suelos agrícolas, lo que incluso apareció no sólo en lugares con surcos de arado, sino también entre 25 y 100 centímetros por debajo de la superficie del suelo.
“Nuestra hipótesis es que esta acumulación se produjo no sólo por el aumento del uso de fertilizantes, sino que también aumenta por el cultivo de soja y los cambios en las prácticas agrícolas durante los últimos 80 años”, indicó Kim van Meter, estudiante de doctorado de la Universidad de Waterloo.
Al igual que en el fósforo, el nitrógeno es un nutriente que limita el crecimiento de las plantas y ayuda a aumentar el rendimiento en los cultivos cuando se aplica como fertilizante. Sin embargo, cuando se emplea en exceso penetra en los cursos de agua, lo que amenaza la calidad de este recurso y una exposición a niveles excesivos de nitratos en el agua potable puede causar problemas graves de salud, como el síndrome del bebé azul o la metahemoglobinemia (niveles anormalmente altos de metahemoglobina en la sangre).
Desde la década de 1970, agricultores y políticos han trabajado para reducir la cantidad de fertilizante que llega de los campos agrícolas a las aguas subterráneas, lagos y arroyos cercanos, pero, según los investigadores, en algunas zonas rurales se han encontrado niveles de nitrato 10 veces superiores al nivel estándar de agua potable.

Seguir a teinteresa en...

KIT BUENOS DÍAS (El mejor resumen de prensa en tu mail)

Recibir noticias

Kit Buenos Días

Julio 2017
Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2
3 4 5 6 7 8 9
24 25 26 27 28 29 30
31