Lunes 11/12/2017.

| España

España

Mujeres gitanas: mucho que enseñar al feminismo elitista

El feminismo gitano/romaní existe y lleva actuando más de 500 años. Aunque no haya quedado plasmado en la historia y se le haya impedido el acceso a los mecanismos de transmisión cultural, la Asociación Gitanas Feministas por la Diversidad conoce su historia y ha organizado en Madrid el I Congreso de Feminismo Romaní que tuvo lugar los días 17 y 18 de noviembre. “Gitanas Feministas nace por un reventón y una hartura históricas. Conocemos nuestra historia dormidas, la hemos vivido y además de bebernos los libros tenemos el valor añadido de la experiencia”, cuenta Maria José Jimenez Cortiñas, presidenta de la asociación y trabajadora social.

La iniciativa llega con la intención de ser un punto de inflexión y de visibilizar la múltiple opresión que sufren las gitanas europeas. La cita ha sido un éxito y tendrá más ediciones en la capital, sin embargo, la asociación denuncia que, como esperaban, no ha tenido la acogida que merece en los medios: “no les ha interesado escuchar a mujeres gitanas hablando de política, de participación y de lucha. Si hubiéramos ido por ahí sacando el pañuelo hubieran venido todos”.

Al congreso han  asistido otras asociaciones e invitadas como Brigitte Vasallo, escritora feminista conocida por su trabajo contra la islamofobia. Ella y otras participantes payas han sido elegidas porque son aliadas que “entienden que su feminismo no es el hegemónico, ni el superior a todos los feminismos”, pero han sido las mujeres gitanas las que han llevado la voz cantante. La asociación explica que “hasta ahora cuando hay una jornada de gitanos van las payas como ponentes a enseñarnos a nosotras lo que tenemos que hacer y decir, en el foro y arriba. Hacía falta un espacio donde fuéramos las protagonistas y ponentes”.

El feminismo también puede ser racista

Desde Gitanas Feministas por la Diversidad quieren dejar claro que ser mujer y feminista no te libra de ser racista. Así perciben ellas la doble discriminación a la que se ven sometidas, incluso por algunas compañeras blancas. “Cuando conversamos con las payas feministas parece que están descubriendo que hablamos y pensamos, que queremos organizarnos y decidir”. Así sienten el rechazo de un colectivo feminista que las trata con condescendencia. “Nosotras también creemos en el empoderamiento, la participación política y que las mujeres podemos transformar la sociedad. La lucha feminista ha conquistado muchos derechos para las mujeres blancas, ¿dónde está la conquista para las gitanas?".Siendo mujeres y gitanas sufren un paternalismo que viene por dos frentes. Carmen Fernández Molina, vicepresidenta de la asociación reclama que “creen que tienen que enseñarnos cómo comportarnos”. Además, Cortiñas, que trabaja para el samur social, asegura que payas que llevan años trabajando con gitanas “se permiten el lujo de calcular nuestra madurez y decir que ahora no podemos hablar de violencia de género, que aún estamos en otro proceso”. "En asuntos sociales sólo nos quieren como mediadoras, no se concibe que una paya llegue y haya una trabajadora social gitana para ayudarla. Pero también podemos representarlas como ciudadanas". Se encuentran así con un doble techo de cristal que las detiene en la mediación aunque estén de sobra preparadas como es el caso de Cortiñas y muchas más. "No nos vale con ser intermediarias , queremos su puesto igual que lo querría una mujer blanca por que también somos representantes de la ciudadania". 


El feminismo Gitano, una lucha histórica


Las gitanas feministas llevan luchando años en los hogares, las escuelas, los trabajos y todos los espacios públicos: “estamos aquí desde hace 600 años, a lo mejor son las payas feministas las que tienen algo que aprender”. Las gitanas feministas siempre han existido y el pueblo gitano resiste precisamente gracias a las mujeres. Cortiñas cuenta que su madre "ya vio necesario que nosotras estudiaramos, era mi hermano el que nos hacia la comida al llegar del colegio”. Aseguran que el feminismo payo siempre se ha considerado superior, por lo que las gitanas feministas son nuevas solo en cuanto la categoría que se establece como válida. ”Nuestras abuelas ya ejercían la lucha, pero hacían un feminismo de base, no de concepto. Ahora nos hemos dado cuenta de que para estar en la agenda política y llegar hay que conceptuar, y en eso estamos”.  

 

Aceptación en la comunidad gitana: Hombres y pastoras evangelistas en el congreso


El feminismo romaní ha sufrido, igual que el feminismo convencional, la lacra del desconocimiento. Ha ocurrido con los políticos pero también con algunas familias, que sin embargo se muestran participativas y abiertas a conocer el feminismo como arma integradora: “podría entrar en contradicción con el evangelismo, pero nos hemos preocupado en sentarnos con los pastores y pastoras y al final en el congreso hubo una pastora como ponente hablando de la necesidad de esta lucha”. Además en el congreso hubo varias mesas de hombres gitanos de todas las edades apoyando y organizando. “No vale que estemos solo las gitanas formales, eruditas, queremos a las amas de casa, vendedoras, maestras, lesbianas, trans, gays. Nuestro feminismo incluye a todo el pueblo”. 

En cuatro años han construido una base sólida y las organizaciones progitanas introducen el nominalismo en sus agendas. Es una conquista que las feministas hablen del feminismo gitano, es histórico se reconozca o no. Una conquista en 4 años que a otros movimientos les cuesta 20.

Nadie en la historia ha podido introducir un discurso intelectual y de resistencia con un efecto tan demoledor en la población y en la comunidad paya como el de estas mujeres.



Seguir a teinteresa en...

KIT BUENOS DÍAS (El mejor resumen de prensa en tu mail)

Recibir noticias

Kit Buenos Días

Diciembre 2017
Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 31